Los migrantes en Nueva York están agradecidos por la ayuda. Pero quieren trabajar.

Génesis Chirino no les dijo a sus padres que planeaba salir de Venezuela para emprender el peligroso viaje a los Estados Unidos.

La Sra. Chirino, de 26 años, del estado de Falcón en la costa caribeña de Venezuela, tenía un título en ingeniería de la universidad. Pero nunca ha podido encontrar un trabajo en su campo debido al colapso de la economía del país.

Como muchos venezolanos, se fue a Colombia y luego a Perú para tratar de ganarse la vida allí. Tenía trabajo en un restaurante y conoció a su pareja, Carlos Querales, de 28 años, que trabajaba en la construcción. Pero las oportunidades eran limitadas y no veía futuro en su país de origen, donde los gastos se disparaban y las libertades políticas se reducían.

Cuando escucharon que a los venezolanos se les había permitido ingresar y permanecer en los Estados Unidos, fue difícil resistir el impulso de irse, a pesar de los peligros, dijo. A finales de agosto, la pareja partió siguiendo a miles de venezolanos mientras viajaban por tierra hasta la frontera con Texas.

Caminaron por la selva y durmieron principalmente en autobuses, buscando el consejo de otros migrantes en el camino. La suerte estuvo de su lado: en un mes llegaron sanos y salvos y se entregaron a los agentes de la patrulla fronteriza en El Paso. Después de dos días en un centro de procesamiento, los llevaron a un albergue, donde les preguntaron si querían abordar un autobús a Nueva York o Chicago en unas horas. No fue una decisión difícil.

«Siempre quise ir a Nueva York», dijo la Sra. Chirino. «Se sentía como una ciudad de oportunidades».

Ahora tiene una prioridad por encima de todas las demás: encontrar trabajo.

«Mientras sea un trabajo decente, lo haré», dijo mientras estaba sentado en el auditorio de una biblioteca del Bronx la semana pasada, esperando para solicitar una tarjeta IDNYC.

La Sra. Chirino había pospuesto la creación de su propia familia debido a los problemas económicos que enfrentaba y estaba ansiosa por hacerlo. La Sra. Mora, que también había viajado con su pareja, dejó a su hijo Kleyber, de 9 años, con familiares, por temor a llevarlo a través del Tapón del Darién, la franja de selva que separa Colombia y Panamá. Aunque miles de inmigrantes de todo el mundo pasan por él, es un lugar remoto y lleno de peligros.

Llegar a todos parecía una bendición. Ahora viene la parte más difícil de llegar a una ciudad desconocida. La Sra. Chirino está tratando de aprender inglés y ha trabajado por turnos en un restaurante, pero la mayoría de los lugares requieren un permiso de trabajo, que ella no tiene. Su socio se encuentra entre los muchos recién llegados que buscan trabajos de construcción y que tendrán que completar un curso de Administración de Seguridad y Salud Ocupacional, que puede costar cientos de dólares.

Los solicitantes de asilo no pueden solicitar un permiso de trabajo hasta 150 días después de presentar su solicitud de asilo, una regla que los funcionarios de la ciudad y el estado han pedido al gobierno federal que cambie. Hasta entonces, muchos recién llegados se están uniendo a un gran grupo de trabajadores indocumentados que trabajan duro en los sectores de servicios y construcción y que son particularmente vulnerables a la explotación.

El centro de empleo dirigido por New Immigrant Community Empowerment, una organización sin fines de lucro en Jackson Heights, Queens, se ha visto abrumado con recién llegados que buscan ayuda para encontrar trabajo, dijo José Payares, coordinador de desarrollo de la fuerza laboral. Casi 750 personas visitaron en busca de trabajo solo en septiembre.

El centro conecta a empleadores y trabajadores y ofrece una alternativa más organizada a las esquinas de las calles donde docenas de hombres y algunas mujeres esperan cada mañana. La mayoría de los trabajos que se ofrecen son trabajos de construcción o reformas menores, aunque hay algunos en restaurantes, jardinería y limpieza. El grupo también ofrece cursos gratuitos de OSHA, pero están llenos hasta noviembre.

«Hay mucha competencia por los trabajos y algunos contratistas también se están aprovechando de eso», dijo Payares. “Tratamos de que la gente sea consciente de sus derechos”.

READ  La vida de un inmigrante: City of Opportunity trae lucha por la estabilidad

Renee Chicaiza, de 31 años, y su pareja, Lenen Naranjo, de 25, estaban entre los que esperaban en la estrecha ventana del grupo en Roosevelt Avenue la semana pasada. La pareja, de Ambato, en el centro de Ecuador, llegó en autobús desde Texas hace un mes.

Las pandillas habían ganado el control de la ciudad después de que la pandemia devastara la economía, dijeron. Se fueron solos con su hijo de 20 meses, James Connor, quien se recuperó de una infección intestinal que desarrolló al beber agua de río en la selva. Ahora están con un pariente en Queens mientras intentan hacerse un hueco. Habían tenido la opción de elegir un autobús a Washington o Nueva York y habían elegido este último.

«Hemos escuchado que mucha gente prospera aquí», dijo el Sr. Naranjo.

La Sra. Chicaiza se echó a llorar cuando recordó lo conmovida que estaba por la cálida bienvenida que recibieron cuando llegaron a la terminal de autobuses de la Autoridad Portuaria. La última etapa del viaje a través de México había sido particularmente difícil, con policías corruptos que exigían dinero y personas que les negaban cualquier tipo de ayuda. El viaje en autobús en sí mismo le había parecido una bendición, y la vista de rostros amistosos la llenó de una profunda sensación de alivio.

“Nos abrazaron, nos dieron la bienvenida al país, nos dieron ropa”, dijo Chicaiza, secándose las lágrimas. «Fue maravilloso».

En ese momento, el Sr. Naranjo sintió que el largo viaje valió la pena. Pero su futuro sigue siendo incierto; deben presentarse en la corte de inmigración esta semana.

Según la alcaldía, más de 19.400 solicitantes de asilo han pasado por el sistema de acogida de la ciudad. La mayoría dijo que eran de Venezuela, pasaron por Texas y les ofrecieron asientos en autobuses a Nueva York, dijo la oficina. A principios de este mes, el alcalde Eric Adams declaró el estado de emergencia debido a que los refugios de la ciudad estaban desbordados.

Estados Unidos no tiene relaciones diplomáticas con el gobierno autoritario de Venezuela y no ha enviado de regreso a la mayoría de los migrantes. Pero el miércoles, en medio de una intensa presión para abordar el número récord de cruces fronterizos ilegales, la administración Biden anunció que cerraría la frontera a los solicitantes de asilo venezolanos. En cambio, requerirá que los venezolanos soliciten de forma remota un programa humanitario limitado de libertad condicional.

READ  Barbados encabeza a los países "económicamente libres" de la región - Análisis Económico

La oficina del alcalde dijo el domingo que los autobuses seguían llegando. Como el procesamiento y el viaje en sí demoran varios días, es posible que el flujo se interrumpa esta semana.

Pero esto no cambiará nada para las personas que ya llegaron. La ciudad alberga a inmigrantes en hoteles y todavía planea usar tiendas de campaña para pasar el invierno en Randalls Island, en medio del East River.

En el vecindario de Travis en el extremo oeste de Staten Island, los recién llegados fueron alojados en hoteles modestos, lo que generó quejas tanto de la comunidad como de los propios migrantes.

El sábado por la tarde, decenas de migrantes hicieron fila en la acera frente a los hoteles para recolectar donaciones de los residentes de Staten Island que pasaban con comida caliente, ropa y otros artículos. Si bien estaban agradecidos, algunos también estaban frustrados porque parecían estar abandonados en un área relativamente aislada. Muchos de los niños sufrían de resfriados y fiebres.

“Queremos trabajar, no molestar a la gente aquí”, dijo Karla Gutiérrez, de 47 años, de Maracaibo, Venezuela.

Trabajaba en una farmacia pero estaba dispuesta a aceptar cualquier trabajo, dijo mientras repartía platos de papel para compartir un pequeño pollo rostizado y otros bocadillos que un residente local había dejado atrás.

Alberto Trujillo, de 24 años, también venezolano, dijo que hizo un trabajo repartiendo volantes en los hogares locales caminando y preguntando si alguien necesitaba ayuda. Había llegado 15 días antes en un vuelo del gobierno desde San Antonio, dijo. Esperaba un trabajo estable para poder pagar el alquiler.

«No queremos depender de otros», dijo. «Queremos trabajar».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.