Los talibanes se reúnen con Occidente en Noruega, suscitando un nuevo debate sobre el reconocimiento

OSLO, Noruega – Una delegación talibán encabezada por el ministro de Relaciones Exteriores interino, Amir Khan Muttaqi, comenzó el domingo tres días de conversaciones en Oslo con funcionarios occidentales y representantes de la sociedad civil afgana en medio del deterioro de la situación humanitaria en Afganistán.

Las reuniones a puerta cerrada tuvieron lugar en un hotel en las montañas cubiertas de nieve sobre la capital noruega y son la primera vez desde que los talibanes llegaron al poder en agosto que sus representantes celebran reuniones oficiales en Europa.

Las conversaciones no estuvieron exentas de controversia, sin embargo, reavivaron el debate sobre la legitimidad del gobierno talibán, especialmente porque tuvieron lugar en Noruega, un país de la OTAN involucrado en Afganistán desde 2001 hasta la conquista de los talibanes el verano pasado.

Hablando al final del primer día de conversaciones, el delegado talibán Shafiullah Azam dijo a The Associated Press que las reuniones con funcionarios occidentales fueron «un paso hacia la legitimación del gobierno afgano», y agregó que «este tipo de invitación y comunicación ayudará (a) comunidad europea, (los) EE. UU. o muchos otros países para borrar la imagen equivocada del gobierno afgano”.

Esto choca con los comentarios anteriores de la ministra de Relaciones Exteriores de Noruega, Anniken Huitfeldt, quien enfatizó que las conversaciones «no fueron una legitimación o un reconocimiento de los talibanes».

El domingo, 200 manifestantes se concentraron en una plaza congelada frente al Ministerio de Asuntos Exteriores noruego en Oslo para condenar los encuentros con los talibanes, que no han recibido el reconocimiento diplomático de ningún gobierno extranjero.

READ  Venezuela celebra aniversario de la Revolución Bolivariana, apoya cárcel para ejecutivos de empresas estadounidenses

«Los talibanes no han cambiado, como dicen algunos en la comunidad internacional», dijo Ahman Yasir, un afgano noruego que vive en Noruega desde hace casi dos décadas. «Son tan brutales como lo eran en 2001 y antes».

Los líderes talibanes se reunieron con activistas de los derechos de las mujeres y de los derechos humanos el domingo, pero no hubo noticias oficiales sobre esas conversaciones.

A partir del lunes, representantes talibanes se reunirán con delegaciones de naciones occidentales y seguramente insistirán en su demanda de que se liberen casi $ 10 mil millones congelados por EE. UU. y otros países occidentales mientras Afganistán enfrenta una situación humanitaria precaria.

“Les pedimos que desbloqueen los activos afganos y que no castiguen a los municipios afganos por el discurso político”, dijo Shafiullah Azam. «Debido al hambre, debido al invierno mortal, creo que es hora de que la comunidad internacional apoye a los afganos, no los castigue por sus controversias políticas».

Las Naciones Unidas lograron proporcionar algo de liquidez y permitieron que la administración talibán pagara las importaciones, incluida la electricidad. Pero la ONU ha advertido que hasta 1 millón de niños afganos corren el riesgo de morir de hambre y la mayoría de los 38 millones de habitantes del país viven por debajo del umbral de la pobreza.

Enfrentados al pedido de fondos de los talibanes, es probable que las potencias occidentales coloquen los derechos de las mujeres y las niñas en Afganistán en la parte superior de su agenda, junto con la demanda recurrente de Occidente de que la administración talibán comparta el poder con los grupos étnicos y religiosos minoritarios de Afganistán. .

READ  Resultó peor: ASF reveló que CFE pagará $ 6,836,274.5 millones adicionales por la renegociación del oleoducto con empresas privadas

Desde que tomaron el poder a mediados de agosto, los talibanes han impuesto restricciones generalizadas, muchas de ellas dirigidas a mujeres. Se prohibió a las mujeres muchos trabajos fuera de los campos de la salud y la educación, se restringió su acceso a la educación más allá del sexto grado y se les ordenó usar hijabs. Los talibanes, sin embargo, se detuvieron antes de imponer el burka, que era obligatorio cuando gobernaron Afganistán en la década de 1990.

Los talibanes atacaron cada vez más a los grupos de derechos humanos sitiados de Afganistán, así como a los periodistas, deteniendo y, en ocasiones, golpeando a los equipos de televisión que seguían las manifestaciones.

Una delegación estadounidense, encabezada por el Representante Especial para Afganistán, Tom West, tiene la intención de discutir “la formación de un sistema político representativo; respuestas a crisis humanitarias y económicas urgentes; cuestiones de seguridad y lucha contra el terrorismo; y los derechos humanos, especialmente la educación de niñas y mujeres”, según un comunicado difundido por el Departamento de Estado de Estados Unidos.

El país escandinavo, sede del Premio Nobel de la Paz, no es ajeno a la diplomacia. Ha estado involucrado en esfuerzos de paz en numerosos países, incluidos Mozambique, Afganistán, Venezuela, Colombia, Filipinas, Israel y los Territorios Palestinos, Siria, Myanmar, Somalia, Sri Lanka y Sudán del Sur.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.