Los trabajos ocasionales ofrecen un sustento después de cruzar la frontera hacia los Estados Unidos

Los trabajos ocasionales ofrecen un sustento después de cruzar la frontera hacia los Estados Unidos

Un migrante que cruzó la frontera de Estados Unidos hacia México pinta la pared de una gasolinera en Brownsville, Texas, el 10 de mayo de 2023

A dos días de ser admitidos en Estados Unidos, Roberto Martínez y Javier Liendo ya se encuentran haciendo trabajitos, reparando paredes y lavando autos.

Los dos venezolanos dicen que vinieron al país a trabajar, y lo son.

En Brownsville, Texas, directamente al otro lado del río desde Matamoros, México, los migrantes son liberados en la ciudad después de convertirse en patrulleros fronterizos y comprometerse a presentar los detalles de su solicitud de asilo ante un juez.

Pueden pasar hasta tres años para que sus casos pasen por el sistema de justicia de inmigración y, mientras tanto, tienen que comenzar a construir una nueva vida por sí mismos.

Martínez está «preparando el… concreto, preparándose para sellar (el muro) y, bueno, terminar el trabajo», dice sobre su trabajo arreglando la estructura de un negocio local.

“Estamos pintando, dejando todo impecable, todo hermoso, lindo, como está aquí”, explica el artesano de 36 años.

En una gasolinera local, ayuda a renovar una plataforma de concreto, donde se dispensa combustible, raspando una paleta cargada con mezcla de concreto a lo largo de su base.

Después de ser liberado de la detención, «tomé este trabajo diario porque necesito salir adelante», dice Martínez, y explica que espera terminar en Nueva York.

Martínez dice que llegó a Brownsville después de viajar desde Venezuela en autobús ya pie.

«Es un viaje largo que no le deseo a nadie», dice.

READ  "Vivía con miedo": Kate del Castillo reveló que Luis García le pidió perdón de rodillas y lloró hasta cansarse

“Pero seguí, siempre con mi Dios Todopoderoso”.

Con la política del Título 42 de la era de la pandemia, que permitió la deportación rápida de migrantes, que finaliza el jueves a la medianoche, miles optan por cruzar el río Grande a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México y entregarse a los funcionarios fronterizos.

Si bien la regla restante, el Título 8, permite que los migrantes transfronterizos soliciten asilo, muchos temen que también podría acelerar las deportaciones y las sanciones, como imponer una prohibición de cinco años para solicitar la entrada legal a cualquier persona que intente cruzar ilegalmente por primera vez. .

En la gasolinera, a unos metros de Martínez, otro hombre unta pintura blanca en las paredes de la gasolinera, mientras un estéreo suena música mientras trabajan.

– ‘Aquí a trabajar’ –

Al otro lado del estacionamiento, el venezolano Javier Liendo, de 23 años, lleva un letrero amarillo brillante que proclama «LAVADO DE AUTOS»: el gerente de la gasolinera ha permitido que los hombres ganen algo de dinero al establecer una operación de lavado y enjuague en la propiedad.

El puente internacional que conduce a México es visible en la distancia.

“Vinimos aquí a trabajar, hombre”, dice Liendo. «Estamos aquí para ganar dinero para viajar, pero… trabajando, trabajando».

“Al principio vinimos aquí a pedir dinero, pero aquí nos apoyaron” ofreciéndonos trabajo, explica.

“Estamos lavando autos y la gente nos está ayudando con algo”, dijo.

Muchos de este grupo, en su mayoría jóvenes, también sueñan con estudiar en Estados Unidos.

Sair Medina se ha ido de Venezuela “para buscar otro futuro”.

READ  Hija de Potrillo comparte foto en mini bikini en Instagram

“Me gusta estudiar, me gusta todo, y tuve que irme de mi país por una situación que terminó siendo inútil”, dijo la joven de 19 años, quien también se sumó al lavado de autos.

Gracias a las turbias regulaciones sobre el permiso de trabajo de los migrantes que ingresan al país por esta vía, las personas que han contratado a este grupo prefieren permanecer en el anonimato. También lo hacen los vecinos que pasan con donaciones de comida y ropa.

En medio de todo, Cleiber Colmenares, quien acaba de ser liberado en Brownsville, dice que mira a su alrededor y se siente esperanzado.

«Tengo una hija de cuatro años y un hijo de cinco a quienes quiero darles un futuro mejor», dice.

«Tengo 26 años y tengo toda la vida por delante. Estoy emocionada de estar aquí, porque quiero trabajar y ahorrar dinero», agrega.

“Para poder ganar dinero aquí, mira, vamos a lavar autos, para que la gente sepa que también hay gente buena (entre nosotros)”, dice Eli Gonzales, de 23 años.

“Muchas personas nos discriminan, pero Dios los bendiga a todos. Todos somos seres humanos”.

mav/caw/tjj

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *