Luis Arce, el delfín de Evo Morales regresa al poder en Bolivia

El candidato presidencial Luis Arce del partido Movimiento al Socialismo (MAS) habla durante una manifestación de clausura antes de las elecciones presidenciales bolivianas, en El Alto, en las afueras de La Paz, Bolivia, el 14 de octubre de 2020. REUTERS / David Mercado

El siniestro Luis Arce aspira a convertirse en presidente de Bolivia gracias al capital político construido durante décadas por su mentor, el ex presidente Evo Morales.

Arce despliega la bandera de fortuna económica del gobierno de Morales (2006-2019), cuando fue ministro de Hacienda, y atribuye ese logro a la nacionalización de los hidrocarburos en 2006. El ex presidente indígena y fiel amigo de Cuba y Venezuela dice que su delfín es “garantía de estabilidad, crecimiento económico y redistribución de la riqueza”.

Arce, economista de 57 años, estudió en la Universidad Estatal Mayor de San Andrés en La Paz y tiene una maestría de la Universidad Británica de Warwick.

Trabajó durante 18 años en el Banco Central, donde ocupó diversos cargos, y fue Ministro de Economía y Finanzas durante la mayor parte del mandato de Morales, con una pausa de 18 meses. Tiene un perfil más tecnocrático que político.

Bajo Morales, Bolivia aumentó su producto interno bruto de $ 9.5 mil millones anuales a $ 40.8 mil millones y redujo la pobreza del 60 por ciento al 37 por ciento, según datos oficiales.

La suerte hizo posible pagar bonificaciones a miles de embarazadas, escolares y ancianos, e inversiones millonarias para intentar industrializar el litio y el gas natural. “Hemos tomado las decisiones oportunas que han llevado a nuestro país a liderar varios indicadores económicos y sociales en la región”, dice el exministro, quien fue nombrado abanderado presidencial del Movimiento al Socialismo (MAS) en enero, un honor que Morales siempre había tenido.

READ  El curioso caso de Denís Vashurin, un ruso de 32 años que dejó de envejecer a los 13. Cuenta su historia

Con dardos al gobierno de transición de derecha Jeanine Áñez, Arce afirma que “la economía no es un juego”, una forma de llevar agua a su molino como conoce los acontecimientos de la economía boliviana.

Nació el 28 de septiembre de 1963 en La Paz en una familia de clase media. Sus padres fueron maestros. Su origen y formación son diferentes a los de Morales, quien nació en una familia de modestos campesinos y pastores de llamas, trabajó toda su infancia, luego fue a la escuela por un corto tiempo, y su lengua materna es el aymara.

Incluso en el deporte son diferentes, ya que al exministro le gusta el baloncesto, mientras que al ex presidente le encanta el fútbol.

El expresidente boliviano Evo Morales habla con el candidato presidencial del Movimiento al Socialismo (MAS), Luis Arce Catacora, durante una reunión del partido en Buenos Aires, Argentina. 17 de febrero de 2020. REUTERS / Agustín Marcarian
El expresidente boliviano Evo Morales habla con el candidato presidencial del Movimiento al Socialismo (MAS), Luis Arce Catacora, durante una reunión del partido en Buenos Aires, Argentina. 17 de febrero de 2020. REUTERS / Agustín Marcarian

¿Ganar en la primera ronda?

Arce lidera las urnas gracias al capital político Morales, segundo en las elecciones de 2002 (20,94%), ganado por el magnate minero Gonzalo Sánchez de Lozada, y luego ganó con más del 50% en 2005, 2009 y 2014.

Sin embargo, también lleva el legado de críticas a Morales y la impugnada elección de 2019, que posteriormente fue cancelada.

Las denuncias de fraude a favor de la reelección de Morales dieron lugar a protestas que llevaron a su renuncia en noviembre de 2019. Se refugió primero en México y luego en Argentina, donde es el jefe de campaña virtual de Arce.

El delfín de Morales busca ganar la presidencia en la primera vuelta, pues sus opciones podrían complicarse en una posible votación si todos sus oponentes se unen.

READ  El huracán Laura ha obligado a la evacuación de 400.000 personas a Estados Unidos y amenaza la costa del Golfo de México

El gobierno y los demás candidatos han dirigido toda su artillería contra el abanderado del MAS. Además, la Fiscalía General, que depende del gobierno, lo acusa de “enriquecimiento ilícito” mientras era ministro, acusación que Arce niega.

El candidato de derecha Luis Fernando Camacho afirma que “Luis Arce no es un candidato, es un títere del dictador Evo Morales”. El ex presidente de derecha Jorge Quiroga, candidato pero marginado en el último momento, lo describe como el “cajero derrochador” por gastar un millón de dólares en obras públicas durante 14 años.

Mesa asegura que los resultados económicos de Arce y Morales no fueron “gracias a ellos”, sino a los altos precios de las materias primas “que ningún gobierno ha recibido jamás” en Bolivia. “El resultado fueron edificios, aviones, lujos, desperdicios, corrupción. El responsable, por supuesto, fue el presidente Morales, pero en particular su ministro de Hacienda ”, dijo.

Con información de AFP

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *