Me mudé a Estados Unidos desde Venezuela;  hacer amigos es dificil

Me mudé a Estados Unidos desde Venezuela; hacer amigos es dificil

El autor se mudó de Venezuela a Vermont hace dos años y comparte los mayores choques culturales.
Cortesía del autor

  • Me mudé de Venezuela a Estados Unidos hace dos años.
  • Extraño mucho a Venezuela, pero Estados Unidos me ha enseñado muchas lecciones valiosas.
  • Mudarme a Vermont me hizo apreciar los cambios de estación como nunca antes.

Como inmigrante que se mudó de Venezuela a los Estados Unidos hace menos de dos años, el anhelo se ha convertido en una parte constante de mi vida diaria. Después de la universidad, tuve que abandonar mi país por motivos personales, sin mencionar la inestabilidad política y económica del país.

La decisión no fue fácil; significó dejar atrás a mi familia, mis amigos y la cultura que me formó.

Extraño profundamente a Venezuela: el calor de la casa de mis abuelos cada domingo, las calles llenas de gente que conozco y la comunidad de la que simplemente me sentía parte. Esta mudanza destacó las diferencias culturales entre mi hogar y mi nuevo entorno, recordándome los recuerdos que me mantienen conectado con mi país.

Todo es muy diferente aquí, pero estas son las mayores diferencias entre Venezuela y Vermont.

He aprendido a apreciar el tiempo.

Debido a mis limitadas experiencias de viaje, no conocí el privilegio de tener el sol entrando por mi ventana todas las mañanas hasta que me mudé a Vermont una semana de otoño. Nací en Los Llanos, una región de Venezuela conocida por sus praderas y ranchos, rico folklore y clima soleado. Incluso durante la temporada de lluvias, los días son generalmente cálidos, con sólo breves intervalos de fuertes aguaceros: ese fue mi invierno.

Fui a una ciudad más urbana para asistir a la universidad, rodeada de montañas, edificios y universidades. Sin embargo, también en la ciudad el tiempo se mantuvo estable, con una ligera brisa y mucho sol. El tiempo todavía no era nada comparado con los inviernos fríos y nevados de Vermont.

He aprendido a apreciar las cambiantes hojas del otoño y me he preparado con anticipación con suéteres de punto más gruesos, pero adaptar mi cuerpo y mi mente a este clima es un trabajo en progreso. Me gusta pensar en cómo las estaciones representan un cambio muy necesario en la vida cada pocos meses. Es bueno estructurar el año sabiendo que sólo se puede montar en trineo en Navidad y que la playa sólo parece atractiva durante un caluroso fin de semana de julio.

Tengo más oportunidades profesionales en Estados Unidos.

Me impresionó la variedad de oportunidades profesionales disponibles y la libertad para explorar diferentes sectores. En Venezuela, tenía la expectativa de seguir una trayectoria profesional lineal, me sentí presionada a seguir mi trayectoria profesional planificada y convertirme en psicóloga clínica, y desviarme de esa trayectoria sentí que estaba fallando en mi plan.

Vivir en Vermont me ha permitido reconsiderar mis objetivos profesionales. Aquí descubrí oportunidades en campos en los que nunca antes había pensado, como mi puesto actual en una empresa B2B SaaS local.

Me exigí altos estándares, creyendo que el éxito significaba apegarme a una carrera única y bien definida. Sin embargo, adoptar una perspectiva más flexible me ha ayudado a buscar lugares de trabajo que se alineen con mis valores y ha hecho que mi trayectoria profesional sea mucho más satisfactoria.

READ  Tocorón: Venezuela recupera el control del penal donde los reclusos construyeron piscinas y restaurantes

Fue difícil hacer amigos aquí.

En Venezuela, era parte de una comunidad a la que realmente sentía que pertenecía, aunque era una niña tímida. Desde mi familia en mi pequeño pueblo hasta mis amigos en la universidad, conocía mi entorno y las normas culturales que formaban parte de mi identidad. Las conexiones sociales eran una parte regular y fácil de mi vida, brindando inclusión y apoyo.

Aquí en Estados Unidos he tenido que construir conexiones de diferentes maneras y al mismo tiempo apreciar la independencia que caracteriza a la comunidad. Hacer amigos no era tan fácil como conocer al amigo de un amigo. En cambio, recurrí a grupos de Facebook y Bumble BFF, más allá del trabajo, para conocer gente.

Si bien he tenido altibajos, esta experiencia me ha hecho más empático con otras personas que experimentan sentimientos similares de desplazamiento.

Soy más independiente ahora

Mudarme a los Estados Unidos me introdujo a una cultura que enfatiza la independencia y la autosuficiencia, mientras que en mi pequeña ciudad las familias nucleares eran la norma. Este cambio me obligó a repensar mi comprensión del apoyo y la conexión. Todavía me siento aislado al no tener el mismo nivel de participación familiar en las decisiones y actividades diarias aquí en los Estados Unidos.

Con el tiempo, he aprendido a valorar la autonomía empoderadora. Esto, sin embargo, no significa desligarme de mis raíces. Más bien, significa mantener una comunicación regular con mi familia, buscar su consejo y apoyo emocional y, al mismo tiempo, tomar mis propias decisiones y gestionar mi vida de forma independiente.

Adaptarse a una nueva cultura requiere una autoevaluación constante. Poco a poco, me he vuelto más paciente conmigo mismo y aprecio más las pequeñas victorias en el camino.

READ  Brasil abrirá la Copa América contra Venezuela en Brasilia; Rio acogerá la final

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *