Migrantes venezolanos expulsados ​​de Estados Unidos bajo nueva política deciden próximos pasos en México

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — En un refugio del este de la Ciudad de México, el mecánico venezolano José Cuicas espera ansioso a un amigo estadounidense para que responda a su solicitud de auspiciarlo para una de las 24.000 visas que el gobierno de Biden dice otorgará a los venezolanos.

Cuicas fue uno de los aproximadamente 1.700 venezolanos que las autoridades estadounidenses deportaron a México la semana pasada bajo un pacto entre las dos naciones negando a los venezolanos el derecho de asilo en los Estados Unidos y tratando de evitar que lleguen a la frontera. Muchos de ellos fueron luego transportados en autobús a la capital para aliviar la presión sobre las ya saturadas ciudades fronterizas de México.

La nueva política se produjo en respuesta a un aumento significativo en el número de venezolanos que llegan a la frontera. Ahora son superados solo por los mexicanos entre las nacionalidades que la cruzan.

LEE MAS: Un pequeño pueblo en el sur de México recibe inesperadamente a miles de migrantes

Dado que Cuicas fue deportado el 13 de octubre, poco antes del lanzamiento oficial del plan de visas esta semana, es elegible para solicitar una visa bajo el programa. Los venezolanos que presenten su solicitud en línea, encuentren un patrocinador estadounidense y cumplan con otros requisitos podrían volar directamente a los EE. UU. si se les otorga una visa.

El viernes, funcionarios estadounidenses y mexicanos brindaron la primera actualización del programa: se estaban procesando 7.500 solicitudes y se permitió volar a los primeros 100 venezolanos. Los funcionarios de la administración de Biden dijeron que alrededor de 150 venezolanos cruzaban la frontera desde México todos los días, frente a los alrededor de 1200 antes de que se anunciara la política el 12 de octubre.

READ  El huracán Hanna tocó tierra en Texas con vientos de 145 mph

«Mi sueño es estar allá (en Estados Unidos) para hacer una nueva vida», dijo Cuicas, un hombre de 31 años que dejó atrás a su esposa y dos hijos pequeños. El regreso no es una opción, dijo. «No hay futuro, no hay trabajo».

Si bien Cuicas es optimista sobre sus posibilidades de inscribirse en el programa estadounidense, los observadores han señalado que la cantidad de visas que se ofrecen es minúscula en comparación con la demanda. Solo en septiembre, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU. informó más de 33,000 encuentros con venezolanos en la frontera.

Para los venezolanos que ya se dirigían a la frontera entre Estados Unidos y México, el anuncio fue un shock. Para algunos, como Cuicas, todavía había esperanza de ingresar legalmente a los Estados Unidos, pero para otros agregó una nueva incertidumbre a lo que fue una migración de meses o incluso años.

En la Ciudad de México, grupos de venezolanos circulan entre albergues, una terminal de autobuses en la zona norte de la ciudad y las oficinas de la agencia mexicana de asilo, donde unos 30 han dormido en la calle, a la espera de iniciar los trámites.

LEE MAS: El cambio en la política de EE. UU. sobre los migrantes venezolanos agrega más tensión a los albergues en México

Darío Arévalo se vio separado de su familia por primera vez en su vida y vivía en un albergue. Por razones que dijo que no le habían sido concedidas, las autoridades estadounidenses en la ciudad fronteriza de El Paso, Texas, permitieron la entrada a seis miembros de su familia, pero lo enviaron de regreso a México.

READ  La lucha del liderazgo venezolano en la Corte Suprema de Reino Unido

El joven de 20 años está aprendiendo a vivir solo y está pensando en regresar a Venezuela, un país que lucha con crisis económicas y políticas que han expulsado a más de 7 millones de personas del país.

«Esta es la primera vez que me alejo de ellos, que estoy solo», dijo. Intentará reunir suficiente dinero para regresar a Venezuela, un lugar en el que no vive desde hace cuatro años desde que su familia emigró a Pereira, la vecina Colombia.

Un migrante venezolano juega con su hijo en el albergue Cafemin, en la Ciudad de México, el 21 de octubre de 2022. Foto de Raquel Cunha / REUTERS

Aunque Venezuela finalmente salió el año pasado de más de cuatro años de hiperinflación, todavía sufre una de las inflación más altas del mundo y su economía sigue siendo precaria. Los pobres tienen poco poder adquisitivo, lo que ha provocado otra ola de migración.

El éxodo original comenzó en 2015, cuando miles de personas huyeron de la peor crisis política, económica y social que había vivido el país petrolero en más de un siglo.

Previo al anuncio del acuerdo que afectaba a los venezolanos la semana pasada, México estaba dispuesto a aceptar solo a migrantes de algunos países centroamericanos expulsados ​​de Estados Unidos.

La administración de Biden está ampliando una autoridad utilizada durante la administración de Trump para evitar que los migrantes que llegan a la frontera soliciten asilo deportándolos en virtud de una ordenanza de salud pública conocida como Título 42 que se utilizó durante la pandemia de COVID-19.

Afuera de las oficinas de la agencia mexicana de asilo en la Ciudad de México, Jonathan Castellanos, de 29 años, es uno de los venezolanos que durmió en la acera luego de ser deportado de Estados Unidos. Dijo que su madre y sus tres hijos han regresado a Venezuela, pero que no tiene planes de regresar.

READ  Para que pueda eliminar el "tipeo" de WhatsApp

Luego de vivir seis años en Chile y Colombia, emigró al norte y llegó a la frontera con Texas a fines de septiembre. Fue deportado la semana pasada junto con otros 95 venezolanos.

Castellanos dijo que las autoridades mexicanas ya le otorgaron un permiso humanitario que le permitirá buscar trabajo y un lugar para vivir, sumándose a los aproximadamente 140.000 venezolanos que ahora viven en México.

Cuicas, por otro lado, dijo que no solicitaría asilo en México porque temía que perjudicaría sus posibilidades de obtener una visa estadounidense.

Castellanos dijo que no tiene tiempo para eso. “Mi sueño es llegar a Estados Unidos, pero no lo logré. … La vida sigue y no puedo parar”, dijo. “Tengo que seguir y encontrar la manera de trabajar, de producir para ayudar a mis hijos en Venezuela”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.