Migrantes venezolanos llenan albergues en Panamá por la prohibición de ingreso a Estados Unidos:

Cerca de medio millar de migrantes venezolanos llenaron un refugio improvisado en la capital panameña tras ser bloqueados por la nueva orden de Estados Unidos de deportar a las personas de Venezuela que lleguen ilegalmente a su frontera, señaló el domingo AFP.

inmigrantes, que han atravesado la peligrosa selva del Darién, en la frontera con Colombia, permanecen en una bodega utilizada como refugio donde son asistidos por las autoridades panameñas y venezolanas mientras esperan para regresar a su país en avión, pero deben obtener un boleto que digamos que cuesta 280 dolares.

“Como lo hemos perdido todo pasó por la selvaestamos sin boletos, sin economía (recursos) para tomar el vuelo que supuestamente es humanitario, pero nos cobran $280” por persona, le dijo a Douglas Gálvez, quien viaja con su esposa y dos hijos menores de edad.

Gálvez quiere volver a su país «para empezar de nuevo» y ha pedido el apoyo de la comunidad internacional para pagar los billetes.

Los migrantes descansan dentro del edificio sobre colchones, otros prefieren deambular afuera. También están llegando otros venezolanos que viven en Panamá para brindarles alimentos.

Judy Meana, teniente de alcalde de la capital, dijo que esta es la primera vez que se atiende la crisis migratoria en la ciudad porque “se vivía solo en las fronteras”, y precisó que están coordinando la recepción de la ayuda humanitaria porque “ hay niños que necesitan atención pediátrica”, entre otras urgencias.

El viernes, la canciller panameña, Janaina Tewaney Mencomo, dijo que «parece que el flujo» de migrantes por el Darién «está disminuyendo» tras la medida puesta en marcha el 13 de octubre por Estados Unidos para frenar la inmigración ilegal de venezolanos.

READ  La orquesta de refugiados venezolanos juntos de nuevo tras el bloqueo argentino

Washington ha cerrado la puerta a los migrantes venezolanos que han pasado ilegalmente por Panamá y México, y solo aceptará con autorización previa a 24.000 que lleguen en avión y tengan un patrocinador en suelo estadounidense.

Ronald Pacheco, otro migrante que viajaba con su familia y que se negó a ser trasladado a un centro de acogida en la frontera con Costa Rica, dijo: “Me falta un pasaje para la niña”.

Según datos del gobierno panameño, entre enero y la semana pasada habían llegado a su territorio 184.433 migrantes irregulares en tránsito desde la selva, de los cuales 133.597 eran venezolanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.