Muere el físico británico Peter Higgs, premio Nobel, a los 94 años

Muere el físico británico Peter Higgs, premio Nobel, a los 94 años

Peter Macdiarmid/Getty Images

El fallecido físico Peter Higgs se encuentra frente a una fotografía del Gran Colisionador de Hadrones en la exposición 'Collider' del Museo de Ciencias en noviembre de 2013, en Londres.



Londres

El físico Peter Higgs, cuya teoría de una partícula no detectada en el universo cambió la ciencia y fue confirmada por un descubrimiento ganador del Premio Nobel medio siglo después, murió a los 94 años, informó el martes la Universidad de Edimburgo.

El descubrimiento del bosón de Higgs en 2012 en el centro de investigación CERN cerca de Ginebra fue ampliamente aclamado como el mayor avance en la comprensión del cosmos en más de 30 años y ha empujado a la física hacia ideas que alguna vez fueron ciencia ficción.

«Para mí, personalmente, es sólo la confirmación de algo que hice hace 48 años, y es muy satisfactorio haber demostrado de alguna manera que tenía razón», dijo entonces el científico británico a Reuters.

«Al principio, no esperaba estar todavía vivo cuando sucedió».

La Universidad de Edimburgo, donde Higgs ocupó una cátedra durante muchos años, dijo que murió pacíficamente el lunes en su casa después de una breve enfermedad.

«Peter Higgs fue un individuo extraordinario, un científico verdaderamente talentoso cuya visión e imaginación enriquecieron nuestro conocimiento del mundo que nos rodea», afirmó el profesor Sir Peter Mathieson, director y vicerrector de la universidad.

Higgs se describió a sí mismo como “incompetente” en el laboratorio de física de la escuela e inicialmente prefería las matemáticas y la química. Pero inspirado por el físico cuántico Paul Dirac, que había asistido a la misma escuela, se especializó en física teórica.

READ  Investigadores del MIT detectan una señal de radio inusual de una galaxia distante

Lo que se conoció como el bosón de Higgs resolvería el enigma de dónde obtienen su masa las diferentes partículas fundamentales: interactuando con el invisible «campo de Higgs» que impregna el espacio.

Esta interacción, conocida como mecanismo “Brout-Englert-Higgs”, le valió a Higgs y al belga Francois Englert el Premio Nobel de Física en 2013. El colaborador de Englert, Robert Brout, murió en 2011.

En 1964, el primer artículo de Higgs sobre el modelo fue rechazado por una revista académica de física del CERN por considerarlo «no relevante para la física». Su artículo revisado, aunque publicado semanas después del de Englert y Brout, fue el primero en predecir explícitamente la existencia de una nueva partícula.

“Durante un fin de semana… gradualmente me di cuenta de que sabía que había que unir dos cosas”, dijo. «Tuve que volver a mi oficina el lunes y asegurarme de no haber cometido ningún error al respecto».

La tentadora visión prometía llenar un vacío en el “Modelo Estándar” –el marco teórico básico de la física– si tan sólo se pudiera demostrar la existencia de la partícula.

Durante casi tres décadas, los físicos del CERN y el Fermilab de Chicago han replicado el “Big Bang” chocando partículas entre sí, con la esperanza de vislumbrar el bosón de Higgs en las miniexplosiones resultantes.

El enorme Gran Colisionador de Hadrones del CERN finalmente resultó ser el mazo necesario para romper la nuez, y en 2012 dos experimentos independientes encontraron el bosón de Higgs.

Englert y Higgs estuvieron en el auditorio abarrotado del CERN para escuchar el anuncio del descubrimiento, mientras cientos de miles de personas lo observaban en línea.

READ  Inmunodeprimidos con alto riesgo de infección por COVID-19: estudio

«Hemos alcanzado un hito en nuestra comprensión de la naturaleza», afirmó el director general del CERN, Rolf Heuer, entre atronadores aplausos.

Higgs, claramente abrumado, con los ojos llenos de lágrimas, dijo a sus compañeros investigadores: «Es algo asombroso que haya sucedido en mi vida».

El bosón de Higgs ha completado el modelo estándar, pero comprenderlo plenamente es un trabajo en progreso. Su descubrimiento permitió a los teóricos centrar su atención en la vasta porción del universo que seguía sin explicación, así como en ideas esotéricas como la posibilidad de universos paralelos.

Higgs, ateo, detestaba el apodo de “partícula de Dios”, que los titulares de titulares a menudo otorgaban al bosón que llevaba su nombre.

Tenía opiniones firmes sobre lo bueno y lo malo de la ciencia y renunció al movimiento de desarme nuclear cuando éste inició una campaña contra la explotación de la energía nuclear.

En 1962, Higgs se casó con Jody Williamson, una lingüista estadounidense y activista por el desarme nuclear, que murió en 2008. Tuvieron dos hijos.

Higgs fue modesto acerca de sus logros y tímido ante los medios. En una entrevista en el sitio web del Premio Nobel, contó cómo, la mañana en que se iba a anunciar el Nobel de 2013, anticipó la atención de los medios y tomó medidas para evitarla.

Dejó su casa en Edimburgo, donde era profesor emérito de la universidad, y fue a dar un paseo por el puerto, luego a almorzar y asistir a una exposición de arte.

Mientras caminaba a casa, un antiguo vecino lo felicitó por el premio.

“Dije: '¿Qué premio?'”, recordó, riéndose.

Información de Robert Evans y Tom Miles, información adicional de Farouq Suleiman; edición de Pravin Char y Mark Heinrich

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *