Muere el presidente de Samsung, Lee Kun-hee, a los 78 años

El grupo Samsung, el conglomerado empresarial más grande de Corea del Sur, anunció este sábado la muerte de su presidente a los 78 años, Lee Kun-hee, el hombre más rico del país que había sido ingresado en un hospital en Seúl desde 2014 debido a un infarto que lo dejó incapacitado.

Samsung dijo en un comunicado que Lee “murió el 25 de octubre acompañado de su familia, incluido el vicepresidente (del grupo) Jay Y. Lee”, conocido como Lee Jae-yong y que, como heredero del imperio que lidera su padre Ha estado a cargo del conglomerado desde que su padre estuvo postrado en cama hace más de seis años.

Lee Kun-hee, el tercer hijo del fundador de Samsung, Lee Byung-chul, era el mayor Suerte de Corea del Sur con un neto calculado superior a los 20.000 millones de dólares (unos 16.860 millones de euros), según Forbes, y fue el hombre que transformó el conglomerado en una entidad multinacional con el gigante tecnológico Samsung Electronics a la cabeza.

Nacido en 1942 en el condado de Uiryeong, provincia de Gyeongsang del Sur (sureste del país), asumió la presidencia del grupo en 1987 tras la muerte de su padre.

A partir de 1993, decidió cambiar el curso del negocio para internacionalizarlo y convirtió a Samsung Electronics en el mayor fabricante de chips de memoria del mundo y una de las marcas de electrónica de consumo más reconocidas.

Se estima que Samsung Electronics por sí sola genera actualmente alrededor del 20% del producto interno bruto (PIB) de Corea del Sur.

Tras sufrir un infarto en mayo de 2014, fue trasladado de urgencia al prestigioso Centro Médico Samsung en el sur de Seúl, donde permaneció hasta su muerte en medio de constantes especulaciones sobre su salud.

READ  El huracán Laura ha obligado a la evacuación de 400.000 personas a Estados Unidos y amenaza la costa del Golfo de México

Después de su muerte, se espera que su hijo Lee Jae-yong asuma oficialmente como presidente del grupo y Samsung Electronics.

Lee Jae-yong enfrenta actualmente dos juicios por presuntas prácticas de corrupción, incluido su papel en la llamada conspiración surcoreana “Rasputina”, que resultó en la destitución en 2017 del entonces presidente surcoreano Park Geun-hye, condenado a 32 años de prisión. . .

lsm

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *