Nicolás Maduro asegura a Lula que habrá elecciones en Venezuela después de junio |  Internacional

Nicolás Maduro asegura a Lula que habrá elecciones en Venezuela después de junio | Internacional

Nicolás Maduro afirmó en la VIII Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) que las elecciones se realizarán en el segundo semestre de 2024. La fecha quedó establecida en los acuerdos de Barbados y el compromiso de llevarlas a cabo fue atestiguado por Luiz Inácio Lula da Silva, informó la presidencia brasileña. El anuncio se produjo después de que los dos presidentes mantuvieran una reunión bilateral como parte de la cumbre. Maduro dijo que Venezuela celebrará “elecciones totalmente confiables y transparentes” en 2024.

Según la legislación venezolana, es el Consejo Nacional Electoral (CNE) el que convoca a elecciones en Venezuela, y aún no ha dado este paso. El oficialismo ha movilizado a sectores aliados para proponer distintos cronogramas para la celebración de los comicios, y este viernes entregó un documento con 27 fechas posibles, en función de distintos criterios. El presidente del CNE, Elvis Amoroso, acusó recibo de las propuestas y dijo que comenzarán a analizarlas. Los especialistas electorales han advertido que, técnicamente, debe transcurrir un plazo de al menos seis meses entre la fecha de convocatoria de las elecciones y el día de la votación propiamente dicha.

“Este año Venezuela celebrará sus 31 elecciones en 25 años. Creo que Venezuela tiene uno de los índices más altos de procesos electorales y consultivos en la historia electoral de las últimas tres décadas en nuestro continente y en el mundo. Siempre que fue necesario, según la Constitución, se realizaron elecciones”, dijo Amoroso.

Las condiciones en las que se desarrollaron las últimas elecciones presidenciales en Venezuela en mayo de 2018 –fecha anticipada elegida por el propio Maduro y que vio a la mayoría de los candidatos de la oposición excluidos de la carrera por descalificación y sin misiones de observación internacional calificadas– llevaron a la victoria de chavismo, pero socavó la legitimidad del gobierno reelecto tras la decisión de varias democracias del mundo de no reconocer un proceso que consideraban imperfecto.

READ  Debate de la UE. Trump le pide a Biden una prueba de drogas

Maduro pidió a la CELAC y también a Naciones Unidas -cuyo secretario general, Antonio Guterres, estuvo presente en la cumbre- que enviaran sus misiones de observación, pese a haber expulsado días atrás a los equipos de la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para la Humanidad. Derechos. “Venezuela se prepara para unas elecciones totalmente confiables y transparentes, con un sistema electoral que me gustaría que la CELAC conociera y pudiera transmitir más allá de manipulaciones, tergiversaciones y mentiras”, afirmó.

En la CELAC, Maduro encontró un espacio para regresar al diálogo internacional, luego de varios años de aislamiento por la deriva autoritaria del país. Y Lula Da Silva fue mediador en la última disputa diplomática entre Venezuela y la vecina Guyana sobre la región del Esequibo.

Ambos se reunieron en diciembre en San Vicente y las Granadinas -sede de la presidencia pro témpore de la CELAC- para aliviar el conflicto surgido tras la celebración de un referéndum en Venezuela para aprobar la anexión del territorio en disputa. Allí, Venezuela y Guyana acordaron no amenazarse mutuamente ni utilizar la fuerza para resolver la disputa, aunque días después hubo movilizaciones de tropas y equipo militar a lo largo de la frontera.

En la cumbre también se concluyó el intercambio de prisioneros con Estados Unidos, como parte de las negociaciones directas entre Caracas y Washington. En la isla caribeña, el empresario colombiano Alex Saab, procesado por presunto lavado de dinero derivado de la corrupción del gobierno venezolano, ha sido entregado a Venezuela y ahora ha sido nombrado funcionario del gabinete de Maduro.

La fecha de las elecciones se ha convertido en un tema crucial en las últimas etapas de las negociaciones entre el gobierno venezolano y la oposición. Pero varios acuerdos preelectorales colapsaron en los últimos meses, cuando el chavismo intensificó su persecución a los disidentes -con arrestos de activistas y líderes políticos- y decidió bloquear la candidatura de la principal líder de la oposición, María Corina Machado. El gobierno recurrió a un fallo de la Corte Suprema, que iba más allá de los preceptos constitucionales. El chavismo está tratando de organizar elecciones en las que no puede perder, a pesar de que el 85% de los venezolanos quiere un cambio de gobierno y Maduro tiene un índice de aprobación inferior al 20%.

READ  Venezuela recortará a Bolívar seis ceros para simplificar transacciones

Según la presidencia brasileña, el encuentro entre Lula y Maduro también abordó la cuestión de Guyana, donde el presidente brasileño había hecho escala antes de asistir a la cumbre. También se discutió la millonaria deuda que Venezuela tiene con Brasil, la intensificación del comercio entre ambos países y la lucha conjunta contra la minería ilegal en el territorio indígena yanomami, a ambos lados de la frontera.

Registro para nuestro boletín semanal para obtener más cobertura de noticias en inglés de EL PAÍS Edición USA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *