Palestinos cruzan puestos de control para las oraciones del viernes en Al-Aqsa |  Conflicto israelí-palestino

Palestinos cruzan puestos de control para las oraciones del viernes en Al-Aqsa | Conflicto israelí-palestino

El cuarto y posiblemente último viernes del mes sagrado musulmán del Ramadán, cientos de palestinos cruzaron el puesto de control militar de Qalandiya de camino a la mezquita de Al-Aqsa en el este de Jerusalén ocupado para las oraciones del mediodía.

Muchos otros han hecho lo mismo en otros puestos de control en toda la Cisjordania ocupada.

Bajo la atenta mirada de los soldados israelíes, a las mujeres palestinas de todas las edades y a los hombres menores de 12 años y mayores de 55 se les permitió pasar a través de la terminal hacia la Cisjordania ocupada sin un permiso militar difícil de obtener.

Pero pasar el punto de control es una hazaña en sí misma.

A través de uno de los torniquetes de seguridad, Wafaa Ramaha, de 60 años, ingresó a un pasillo dentro del puesto de control militar, donde encontró a docenas de otros palestinos esperando para pasar de camino a Jerusalén.

Ramaha era de Naplusa, en el norte de la Cisjordania ocupada. Utilizando el transporte público, llegó al puesto de control después de un agotador viaje de 75 minutos.

«Dentro del puesto de control, encontré un hacinamiento severo», dijo. “Espero poder llegar a Jerusalén antes del final de las oraciones del viernes, porque los procedimientos en el puesto de control son realmente difíciles”, dijo a Al Jazeera, y agregó que es “importante que vayamos a rezar a la mezquita de Al Aqsa, porque es para todos los musulmanes y árabes”.

En el puesto de control, aquellos que esperan pasar deben pasar por cuatro o cinco puntos de entrada diferentes. Sin embargo, sonó el llamado a la oración del mediodía, ya que Ramaha aún esperaba su turno para cruzar. Ella no llegó a tiempo.

Otros fueron rechazados por «razones de seguridad» o restricciones de edad. Majida Al-Hajj Hussein, de 47 años, de Naplusa, tuvo que abandonar el puesto de control con sus dos hijos después de que los soldados israelíes impidieran el paso a su hijo de 15 años.

Hajj Hussein creía que su hijo podía pasar mientras todavía estuviera registrado en su tarjeta de identificación, pero las fuerzas israelíes en el puesto de control solo permitían el paso a niños varones menores de 12 años.

“Vine de Nablus, de muy lejos y estaba conduciendo. Llegué aquí y me tomó un tiempo antes de que pudiera llegar a la entrada correcta «, dijo. «Esta es la primera vez que mis circunstancias me permiten venir desde el comienzo del Ramadán. Llegué a una de las puertas y me preguntaron yo para ir a la otra.

Hajj Hussein describió los procedimientos dentro del puesto de control como un laberinto largo y complicado. “[There are] muchos corredores, varias puertas, nos piden que nos detengamos, luego se realiza el control de seguridad y luego no sabes si pasarás o no. Ellos [the soldiers] son caprichosos”, dijo a Al Jazeera.

A ella le costó volver. “No es fácil para mí llegar aquí y luego regresar, porque mi hijo no tiene cédula de identidad, y no sé cómo dejarlo solo e irme. Es difícil para mí porque no pude llegar a la Mezquita de Al-Aqsa mientras estamos en nuestra tierra. Esto está más allá de mi poder.

Pero otros lograron llevarlo a cabo. Si bien la policía israelí estimó el número de personas que ingresaron al complejo el viernes en 130.000, sin tener en cuenta cuántos de ellos eran de Cisjordania, el Waqf o Islamic Trust administrado por Jordania que administra el complejo, informó 250.000 fieles.

READ  La Fuerza Aérea India busca detalles de Boeing mientras que la flota de helicópteros Chinook de EE. UU. está en tierra: informe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *