Política exterior de Estados Unidos: cómo Joe Biden está impulsando un cambio complicado en la política de Estados Unidos hacia América Latina | Estados Unidos de América

Joe Biden durante su discurso del Día Internacional de la Mujer el 8 de marzo.Patrick Semansky / AP

El estatus de protección temporal otorgado a los ciudadanos venezolanos en los Estados Unidos por la administración del presidente Joe Biden, debido a la crisis en curso en su patria, representa la primera señal tangible de un cambio de dirección en el enfoque de Washington hacia América Latina. Es uno que podría ser largo y complicado en comparación con los dos conflictos más apremiantes de la región: Venezuela y Cuba. La Casa Blanca destacó que un cambio en su estrategia hacia el Castro El régimen “no está entre las máximas prioridades” de la política exterior de Biden e indicó que aunque el presidente ha colocado el restablecimiento de la cooperación internacional en un lugar destacado de su agenda y no comparte el celo del anterior gobierno republicano por las sanciones contra Caracas, no existe ni siquiera un Date prisa para que Washington suavice los que existen actualmente. El mensaje está diseñado para mantener la presión antes de futuras negociaciones, pero también destaca las dificultades subyacentes. Las decisiones tomadas al final de la presidencia de Donald Trump también sirvieron para aumentar las tensiones internacionales.

La doctrina de Trump para América Latina se basó en la idea de una “troika de tiranía” que incluía a Venezuela, Cuba y Nicaragua, una repetición del llamado “eje del mal” de Irak, Irán y Corea del Norte popularizado por el entonces El presidente George W. Bush en 2002. Hay pocas coincidencias en Washington y esta no es una de ellas. Trump se rodeó de halcones que habían servido bajo Bush, como el asesor de seguridad nacional John Bolton, quien acuñó la frase de la troika pero finalmente se peleó con su presidente, y Elliott Abrams, el jefe de la jaula de Ronald Reagan en América Latina, quien se desempeñó como representante especial de Trump para Venezuela.

“Tenemos muchas opciones para Venezuela, incluida una posible opción militar si es necesario”, dijo Trump en agosto de 2017 mientras estaba de vacaciones en su club de golf en Bedminster, Nueva Jersey. “No descartaré una opción militar, este es nuestro vecino y tenemos tropas en todo el mundo en lugares lejanos. Venezuela no está muy lejos y allí la gente sufre y muere ”, agregó con ese particular estilo suyo, que tan casualmente podría vincular la intervención armada con la comodidad del lugar.

La administración Biden continuará buscando formas de ‘ejercer presión coordinada a menos que el régimen de Maduro demuestre que está listo para sentarse a la mesa’

Pero este aparente ardor bélico, para disgusto de algunos viejos nostálgicos, no se extendía más allá de la retórica. Y las palabras de apoyo de Trump al pueblo venezolano, para frustración de muchos otros, no se concretaron durante su presidencia en el estatus de protección que exigían los opositores al régimen de Nicolás Maduro. No fue hasta el último día de Trump en la Oficina Oval, el 19 de enero, que firmó una orden para posponer la deportación de los solicitantes de asilo venezolanos por 18 meses, lo que los dejó en un limbo administrativo y contraviniendo los plazos del estatus de protección temporal. (TPS) ahora otorgado bajo la administración de Biden, les impidió funcionar. Lo que Trump logró fue girar el tornillo aplicando sanciones, duplicando las dirigidas a las personas y apuntando al alma de la economía venezolana, el petróleo, con el objetivo de obligar a Maduro a convocar elecciones.

READ  Coppel lanza Fashion Market, una nueva marca para sobrevivir

La actual administración estadounidense ha subrayado los magros frutos que ha producido la estrategia de sus antecesores: “Lo que hemos visto claramente es que el régimen se ha adaptado a las sanciones. Los mercados petroleros, hace mucho tiempo, se adaptaron a las sanciones petroleras. Podríamos continuar con las sanciones unilaterales y permanecer en esta situación quién sabe cuánto tiempo. Estados Unidos no tiene prisa por levantar las sanciones, pero debemos reconocer aquí que las sanciones unilaterales no han logrado un resultado electoral en el país durante los últimos cuatro años. En ningún lugar del mundo las sanciones unilaterales han conducido realmente a una transición democrática en ausencia de un enfoque multilateral y coordinado entre la comunidad internacional, que es lo que la administración anterior no logró “, dijo un funcionario de la administración de la Casa Blanca durante una entrevista. conferencia de prensa con reporteros el 8 de marzo.

Aun así, la administración Biden continuará buscando formas de “ejercer presión coordinada”, según el mismo informe, “a menos que el régimen de Maduro demuestre que está listo para sentarse y demostrar que esta vez será diferente”.

Es posible que los tambores de guerra hayan estado en silencio en la Casa Blanca y se haya asegurado la tan esperada concesión del TPS, pero Washington no ofrece una pizarra limpia en sus tratos con Caracas. A diferencia de la Unión Europea, Estados Unidos sigue reconociendo a Juan Guaidó como presidente electo de Venezuela a pesar de la Asamblea Nacional, de la que se originó la legitimidad constitucional de Guaidó, cambiando de tono tras las elecciones de diciembre (cuyos resultados no son reconocidos por la UE) . Estados Unidos no se ha alejado ni un ápice de su posición de que el gobierno de Maduro es ilegítimo, aunque la campaña electoral de Trump, acusando a Biden de inclinaciones socialistas, dejó su huella en la rama más conservadora del electorado latino y ayudó al candidato republicano a ganar la codiciada. estado de Florida.

READ  "Todos mueren": Musk ataca a Bill Gates y asegura que ni él ni su familia serán vacunados contra el coronavirus

“La política de cabildeo contra Venezuela es en realidad bastante bipartidista y es normal que Biden no tenga prisa por suavizar este enfoque sin una razón clara”, dijo Dany Bahar, economista del programa de Economía y Desarrollo Global de Brookings Institution. “Es poco probable que él también se apresure a ir a Cuba, es un moderado. ¿Por qué intentar elegir esta pelea a nivel nacional? “

Un cambio de política hacia Cuba no ocupa un lugar destacado en la lista de prioridades del presidente, que son la pandemia, la recuperación económica y la reconstrucción de alianzas en el exterior.

Portavoz de la Casa Blanca

El camino tomado por Trump en Cuba, que Biden ha prometido revisar, es uno que será difícil de seguir para el presidente mientras mantiene contentos a todos. En uno de sus últimos actos como presidente, Trump agregó a Cuba a la lista de patrocinadores del terrorismo de Estados Unidos junto a Siria, Corea del Norte e Irán, encomendándole a su sucesor la tarea de removerla. La designación, que viene con la imposición de “sanciones contra países e individuos” que hacen negocios con la isla, ha recibido la desaprobación del secretario general de la ONU, António Guterres, y de políticos latinoamericanos, incluido el expresidente colombiano Juan Manuel Santos.

La Unión Europea, y España en particular, también estipulan que Biden cancelará la aplicación del artículo III de la Ley Helms-Burton, que permite a los ciudadanos estadounidenses buscar una compensación contra las empresas internacionales que se benefician de los activos confiscados por el régimen de Castro después de la revolución cubana. Todos los presidentes de Estados Unidos habían suspendido la ley desde su introducción inicial en 1996, pero Trump decidió reactivarla en 2019.

La administración actual ha indicado que tampoco es probable que suceda rápidamente en este asunto. “Un cambio de política hacia Cuba no ocupa un lugar destacado en la lista de prioridades del presidente, que son la pandemia, la recuperación económica y la reconstrucción de alianzas en el exterior”, dijo un vocero de la Casa Blanca. Aun así, la administración Biden está a punto de “revisar cuidadosamente” las decisiones tomadas por la administración anterior. Más allá de los cambios en estos dos frentes específicos, que también podrían causar problemas a los aliados europeos de Estados Unidos, también parece improbable un proceso de deshielo similar al emprendido por Barack Obama en el corto plazo.

READ  Precio del dólar hoy martes 8 de septiembre de 2020, tipo de cambio

“Estamos comprometidos a hacer de los derechos humanos la piedra angular de nuestra política exterior y esto incluye duplicar nuestra dedicación a la promoción de los derechos humanos en el hemisferio”, dijo un portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca (NSC). El equipo de política exterior de Biden incluye a varios veteranos de la administración Obama, como el secretario de Estado Anthony Blinken, quien también trabajó en el departamento con Bill Clinton. Juan S. González, quien se desempeñó como asesor de Biden durante su mandato como vicepresidente, fue nombrado subsecretario adjunto de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental por segunda vez.

Reforma migratoria

La llegada de Biden a la Casa Blanca también ha generado mayores expectativas en el frente de la migración. La nueva administración ha iniciado reformas enfocadas en los motivos de la emigración de Centroamérica con un plan de inversión de 4 mil millones de dólares en cuatro años para reactivar la economía regional. También se comprometió a “humanizar” el proceso de llegada y entrada de Estados Unidos después de la política de mano dura de Trump, pero eso también llevará tiempo, a pesar de la voluntad de Estados Unidos, y Washington se apresuró a señalar que no debe interpretarse. como una política de puertas abiertas.

Durante una reciente “visita virtual” a México de Blinken, el Secretario de Estado envió un mensaje claro a quienes buscan escapar de la pobreza en Centroamérica para una nueva vida en Estados Unidos: “Quien piense en emprender ese viaje, el nuestro mensaje es: no hagas eso. Estamos haciendo cumplir estrictamente nuestras leyes de inmigración y medidas de seguridad fronteriza. La frontera está cerrada a la migración irregular “.

Sin embargo, hay pocos signos de una disminución en el número de personas que intentan hacerlo. De acuerdo a un New York Times informe publicado la semana pasada, se triplicó el número de menores no acompañados detenidos en la frontera durante las últimas dos semanas de febrero.

Versión en inglés de Rob Train.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *