Prepárate para el segundo nuevo y mejorado

Ese mismo pensamiento astronómico los llevó a remendar el antiguo método babilónico de contar por 60, el sistema sexagesimal, a lo largo de la hora. Así como dividieron los 360 grados de un círculo o la esfera de la Tierra en 60 partes, o minutos, luego dividieron cada minuto en 60 segundos.

La primera división de las 24 horas del día (conocidas en latín como partes minutae primae) les dio la duración del minuto, que era una 1440 de un día solar promedio. La segunda división (partes minutae secundae) les dio la duración -y el nombre- de la segunda, que fue de uno-86.400 días. Esa definición se mantuvo, de hecho, hasta 1967. (Hubo un breve desvío hacia algo llamado tiempo de efemérides que era tan complicado que incluso los metrólogos no lo usaron).

Pero la definición tenía problemas. La Tierra se está desacelerando gradualmente en su rotación diaria; los días se alargan y también los segundos astronómicos. Esas pequeñas diferencias se suman. Con base en extrapolaciones de eclipses históricos y otras observaciones, la Tierra como reloj se ha atrasado más de tres horas en los últimos 2000 años.

Por tanto, la unidad de tiempo estándar, basada en el cálculo astronómico, no es constante, una realidad que se hizo cada vez más intolerable para los metrólogos durante las primeras décadas del siglo XX cuando descubrieron lo errática que era la rotación de la Tierra. La ciencia requiere consistencia, confiabilidad y replicabilidad. También lo hizo el tiempo, y a fines de la década de 1960, la sociedad se estaba volviendo cada vez más dependiente de las frecuencias de las señales de radio, que requerían una sincronización extremadamente precisa.

READ  Los científicos quieren construir una bóveda apocalíptica en la luna

Los metrólogos han recurrido al movimiento mucho más predecible de las partículas atómicas. Los átomos nunca se desgastan ni se ralentizan. Sus propiedades no cambian con el tiempo. Son los relojes perfectos.

A mediados del siglo XX, los científicos persuadieron a los átomos de cesio 133 para que divulgaran sus garrapatas internas secretas. El cesio, un metal plateado y dorado que es líquido a temperatura ambiente, tiene átomos lentos y pesados, lo que significa que son relativamente fáciles de rastrear.

Los científicos colocaron los átomos de cesio en el vacío y los expusieron a la energía de microondas, en el rango no visible del campo electromagnético. La tarea consistía en averiguar qué longitud de onda, o frecuencia, excitaría tantos átomos de cesio como fuera posible en la emisión de un paquete de luz, o fotón. Los fotones fueron detectados por un detector y contados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.