Reducir el volumen del dolor: cómo volver a entrenar el cerebro cuando está sensibilizado

Reducir el volumen del dolor: cómo volver a entrenar el cerebro cuando está sensibilizado

Resumen: Para aquellos con dolor crónico, puede ser posible volver a entrenar el cerebro para ayudar a controlar o reducir los síntomas cuando se vuelven hipersensibles a otros métodos de tratamiento.

Fuente: La conversación

Por cada sensación que experimentamos, hay mucha biología compleja debajo de nuestra piel.

El dolor afecta a todo nuestro cuerpo. Ante posibles amenazas, la sensación de dolor se desarrolla en una fracción de segundo y puede ayudarnos a “detectar y proteger”. Pero con el tiempo, nuestras células nerviosas pueden volverse demasiado sensibles. Esto significa que pueden reaccionar con más fuerza y ​​facilidad a algo que normalmente no les dolería o les dolería menos. Se llama «conciencia”.

La sensibilización puede afectar a cualquier persona, pero algunas personas pueden ser más propensas que otras debido a posibles factores genéticos, factores ambientales o experiencias previas. La sensibilización puede contribuir a condiciones de dolor crónico como fibromialgia, síndrome del intestino irritable, migrañas o dolor lumbar.

Pero puede ser posible volver a entrenar nuestros cerebros para controlar o incluso reducir el dolor.

‘¡Peligro!’

Nuestro cuerpo percibe posibles amenazas a través de unas terminaciones nerviosas llamadas nociceptores. Podemos pensar en ellos como micrófonos que transmiten la palabra «peligro» a través de cables (los nervios y la médula espinal) a un altavoz (el cerebro). Si se tuerce el tobillo, se desencadena una serie de pequeñas reacciones químicas.

Cuando se produce sensibilización en una parte del cuerpo que siente dolor, es como si varios micrófonos se unieran durante un período de semanas o meses. Ahora los mensajes se pueden transmitir por cable de manera más eficiente. El volumen del mensaje de advertencia está subido.

READ  Las vías neuronales para vomitar después de comer alimentos infectados

Entonces, en la médula espinal, las reacciones químicas y la cantidad de receptores también se ajustan a esta nueva pregunta. Cuantos más mensajes ingresan, más reacciones se desencadenan y más fuertes se envían los mensajes al cerebro.

Y la conciencia no siempre se detiene ahí. El cerebro también puede subir el volumen haciendo uso de múltiples cables en la médula espinal que llegan al altavoz. Este es uno de los mecanismos propuestos de sensibilización central. Con el tiempo, un sistema nervioso sensibilizado creará más y más sensaciones de dolor, aparentemente sin importar la cantidad de daño físico en el sitio inicial del dolor.

Cuando estamos sensibilizados, podemos experimentar un dolor fuera de proporción con el daño real (hiperalgesia), dolor que se extiende a otras áreas del cuerpo (dolor referido), dolor prolongado (dolor crónico o persistente), o dolor desencadenado por cosas inofensivas como el tacto, la presión o la temperatura (alodinia).

Debido a que el dolor es una experiencia biopsicosocial (biológica, psicológica y social), también podemos experimentar otros síntomas como fatiga, cambios de humor, problemas para dormir o dificultad para concentrarse.

neuroplasticidad

Nuestros cuerpos y cerebros cambian y se adaptan constantemente las 24 horas del día. neuroplasticidad es cuando el cerebro cambia en respuesta a las experiencias, buenas o malas.

La investigación de la ciencia del dolor sugiere que tal vez podamos hacer esto volver a entrenar nosotros mismos para mejorar el bienestar y aprovechar la neuroplasticidad. Existen algunos enfoques prometedores que se enfocan en los mecanismos subyacentes a la sensibilización y pretenden revertirlos.

Pero puede ser posible volver a entrenar nuestros cerebros para controlar o incluso reducir el dolor. La imagen es de dominio público

un ejemplo es Imágenes de motor grade. Esta técnica utiliza ejercicios mentales y físicos como la identificación de las extremidades izquierda y derecha, imágenes y terapia de caja de espejo. Era probado para condiciones como síndrome de dolor regional complejo (una afección que causa dolor intenso e hinchazón en una extremidad después de una lesión o cirugía) y en dolor del miembro fantasma después de la amputación. Una exposición muy gradual a estímulos crecientes puede ser la base de estos efectos positivos en un sistema nervioso sensibilizado.

READ  El rover Perseverance de la NASA lleva su propio volante para viajar a Marte

Si bien los resultados son prometedores, se necesita más investigación para confirmar sus beneficios y comprender mejor cómo funciona. Los mismos mecanismos posibles de exposición graduada subyacen en algunos desarrollos recientes aplicación para los enfermos

El ejercicio también puede volver a entrenar el sistema nervioso. La actividad física regular puede disminuir la sensibilidad de nuestro sistema nervioso cambiando procesos a nivel celular, aparentemente recalibrando la transmisión de mensajes de peligro. Es importante destacar que el ejercicio no tiene que ser de alta intensidad ni implicar ir al gimnasio. Las actividades de bajo impacto, como caminar, nadar o hacer yoga, pueden ser efectivas para reducir la sensibilidad del sistema nervioso, lo que posiblemente brinde nueva evidencia de seguridad.

Los investigadores están explorando si aprender sobre la ciencia del dolor y cambiar la forma en que lo pensamos podría fomentar las habilidades de autocontrol, como actividades estimulantes y exposición gradual a cosas que han sido dolorosas en el pasado. Comprender cómo se siente el dolor y por qué lo sentimos poder ayudar mejorar la función, reducir el miedo y reducir la ansiedad.

Crédito: TEDED

pero no vayas solo

Si tiene un dolor crónico o severo que interfiere con su vida diaria, debe consultar a un profesional de la salud como un médico y/o especialista en dolor que pueda diagnosticar su condición y prescribir los tratamientos activos adecuados.

En Australia, una gama de clínicas multidisciplinares del dolor ofrecemos terapias físicas como el ejercicio, terapias psicológicas como la atención plena y la terapia cognitiva conductual. Los expertos también pueden ayudarlo a hacer cambios en su estilo de vida para mejorar dormir Y dieta para controlar y reducir el dolor. Un enfoque múltiple tiene más sentido dada la complejidad de la biología subyacente.

La educación podría ayudar a desarrollar alfabetización del dolor y hábitos saludables para prevenir la sensibilización, incluso a una edad temprana. Los recursos, como libros para niños, videos y juegos de mesa, se desarrollan y prueban para mejorar comprensión del consumidor y la comunidad.

El dolor no es un sentimiento que cualquiera deba sentir en silencio o soportar solo.

Acerca de esta noticia de investigación del dolor

Autor: Josué Paté
Fuente: La conversación
Contacto: Joshua Pate – La conversación
Imagen: La imagen es de dominio público

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *