Reseña: Érase una vez en Venezuela

– En el contexto de una Venezuela políticamente dividida, Anabel Rodríguez Ríos muestra a dos titanes locales haciendo olas en el olvidado pueblo flotante de Congo Mirador.

En el corazón del desplazamiento global se encuentran la desigualdad y los desastres ambientales. Ambos nacieron a orillas del lago de Maracaibo. Una vez que fue una mina de oro de toda la población venezolana gracias a sus enormes reservas de petróleo crudo, la región que rodea el lago ahora está contaminada, descuidada y plagada por la sequía. La sedimentación ha alterado la forma de vida junto al lago palafitos, o aldeas sobre pilotes, ya que los niveles de agua han caído. El río Catatumbo está contaminado con petróleo y transporta peces muertos, serpientes y enfermedades a ciudades flotantes como Congo Mirador. Si bien el agua es crucial para la calidad de vida, dragar el área alrededor de Congo Mirador o invertir en su economía no podría estar más abajo en la lista de prioridades del gobierno. En Caracas, nadie parece ver más allá de las riquezas de la capital y la disputa del país con Estados Unidos.

(El artículo continúa más abajo – Información comercial)

serie serie

Con Érase una vez en Venezuela [+see also:
trailer
film profile
]
, que se estrenó recientemente en el World Cinema Documentary de la Competencia Festival de Cine de Sundance, Anabel Rodríguez Ríos explora estas dinámicas políticas desde un punto de vista local. Filmado durante un período de siete años, cubre una serie de momentos cruciales en la historia de Venezuela al enfocarse en dos matriarcas locales, más grandes que la vida. Sra. Tamara, difícil de morir chavista Ferozmente leal al partido, es el representante del gobierno local y ha sido reelegido en tres ocasiones. Nathalie, que no es miembro del partido, es la única maestra del pueblo. Dentro del microcosmos de las peleas mezquinas, personales y partidistas de la ciudad, encontramos un reflejo del caos en la nación en su conjunto. El documental, sin apenas imágenes tomadas fuera del Congo Mirador, es conmovedor y dice mucho sobre las ejemplares habilidades de narración de Ríos.

READ  "Puede tener consecuencias muy graves": Vanessa López, exnovia de Eleazar Gómez, habló sobre la detención del actor

Las diferencias entre las dos mujeres se amplifican con las próximas elecciones parlamentarias. La flagrante corrupción no está bajo Tamara, ya que breves momentos de resignación se apoderan de Nathalie. La gente abandona sus aldeas. En Congo Mirador, esto significa literalmente trasladar toda la casa: la estructura de la casa se arranca del fondo y se transporta en dos barcos. Si bien esta imagen surrealista es estéticamente gratificante para un director, también es esencial para el mensaje que transmite Ríos. Desde el baño y el afeitado hasta la pesca para el sustento y el transporte a la escuela, el río lo es todo para la ciudad, y aquí funciona como un tercer personaje que teje todo y dicta la forma en que fluye el documental.

Con la cabeza fuera del agua y las manos tanteando ciegamente el fondo del río, la joven maestra y su familia recogen conchas. Estos tesoros recuperados son pintados, personalizados y convertidos en joyas. Para compensar la falta de alimentos y suministros, Nathalie vende aretes y brazaletes para recaudar fondos para la escuela. La escena es ejemplar del estilo de Anabel Rodríguez Ríos: registra momentos fugaces de la vida cotidiana. Aunque aparentemente triviales, los episodios tienen un significado inmenso y relatan las situaciones urgentes que debe enfrentar la Venezuela rural. Como el destello de calor que caracteriza a la región del Lago de Maracaibo, Érase una vez en Venezuela puede que no sea ruidoso, pero ciertamente es poderoso.

Al salir de la ciudad, una de las lanchas se desliza por una pared pintada con “CHAVEZ” como recordatorio de que este desorden es un legado de antaño y que las autoridades, de ambos lados del espectro político, tienen algo en común: tienden para olvidar estos pequeños pueblos. Esta idea de abandono se enfatiza durante una breve reunión con Venezuela, un viejo barco varado no muy lejos del pueblo. Está allí, oxidado y atascado sobre el sedimento acumulado en el lago. “Nadie vino por esto”, dice un viejo músico cuyas notas melancólicas nos han acompañado a lo largo del documental, una imagen adecuada para el otrora próspero pero ahora olvidado Congo Mirador.

READ  Cómo ver Bislet Diamond League 2021

Érase una vez en Venezuela es una coproducción internacional liderada por Sancocho Público (Venezuela), Spiraleye Productions (Reino Unido), Golden Girls Films (Austria), Pacto Films (Brasil) y Tres Cinematografía (Venezuela).

(El artículo continúa más abajo – Información comercial)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *