Sanciones contra Venezuela amenazan su desarrollo científico

Sanciones contra Venezuela amenazan su desarrollo científico

La denuncia fue presentada por la vicepresidenta sectorial de Ciencia, Tecnología, Educación, Gabriela Jiménez-Ramírez, en el marco de la XIV Convención Internacional sobre Medio Ambiente y Desarrollo que culmina hoy en la capital cubana.

Tales medidas punitivas limitan el acceso a la tecnología, impiden que las instituciones de investigación desarrollen nuevas capacidades educativas y dificultan la adquisición de equipos, reactivos e insumos que permitan modernizar la infraestructura para enfrentar los desafíos del cambio climático.

Jiménez-Ramírez llamó a pensar la ciencia de otra manera ya romper con los paradigmas clásicos del capitalismo, que hoy hacen más daño al planeta ya la especie humana.

Poner al hombre y la naturaleza en el centro de atención significa responder racionalmente, poniendo en práctica nuevas metodologías basadas en la investigación, la experiencia y la innovación, dijo.

El desafío debe ser incorporar a más mujeres y jóvenes a la ciencia. Necesitamos repensar los procesos educativos en este ámbito, teniendo como pilar principal la epistemología del buen vivir, agregó.

La ciencia, la tecnología y la educación son las mayores herramientas para la transformación de la sociedad, pero también un motor para cambiar los cimientos económicos que hoy forman parte de las acciones que generan consecuencias que ponen en riesgo la vida en el planeta.

Precisó que pensar en ciencia es por tanto un reto y hay que ser audaces y atreverse a asumir este esfuerzo, por lo que Venezuela lleva a cabo una serie de planes diseñados y educados en el marco de un Consejo Científico Presidencial que acompaña al dignatario Nicolás Ripe.

READ  La UE envía observadores electorales a Venezuela para impulsar a Maduro

En estas acciones se concibe un programa nacional de reforestación, así como el funcionamiento de centros que se dedicarán al estudio del cambio climático, la oceanografía y la química ambiental. Estas instituciones permitirán la construcción de nuevas dinámicas de conocimiento y buenas prácticas.

Venezuela -subrayó Jiménez-Ramírez- no limita el conocimiento científico a los laboratorios, sino que lo lleva a las calles, las escuelas y las comunidades.

ef/lam/joe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *