Se declara incendio en puerto cubano de almacenamiento de combustible; México y Venezuela envían ayuda

Un incendio masivo alimentado por petróleo ardió por segundo día el sábado cerca del puerto de superpetroleros de Cuba en Matanzas, cuando México y Venezuela enviaron equipos para ayudar a combatir el infierno y Cuba aceptó una oferta de Estados Unidos de «consejos técnicos» no especificados.

El viernes por la noche, un rayo cayó sobre uno de los ocho tanques de almacenamiento en la instalación a 60 millas al este de La Habana. El calor del fuego alcanzó un segundo depósito el sábado y el viento sopló las llamas peligrosamente cerca de un tercero.

“Expresamos un profundo agradecimiento a los gobiernos de México, Venezuela, Rusia, Chile… quienes ofrecieron oportunamente ayuda material ante esta compleja situación”, tuiteó el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel.

“Agradecemos también la oferta de asesoría técnica de Estados Unidos”, dijo.

Las autoridades cubanas dijeron que al menos 121 personas resultaron heridas en la segunda explosión, de las cuales 36 fueron hospitalizadas, cinco en estado crítico. Una persona fue declarada muerta y 17 bomberos estaban desaparecidos. Más de 1.000 civiles han sido evacuados de la zona.

«Hubo una gran explosión ayer alrededor de las 8:00 p. m. y hoy a las 5:00 a. m. una segunda explosión tan grande que iluminó el área como el sol», dijo el residente local Alfredo González.

LEER TAMBIÉN | El fabricante de Snickers se disculpa por la publicidad que sugiere que Taiwán es un país

Díaz-Canel visitó el lugar alrededor de la medianoche y luego regresó para pasar el sábado coordinando la respuesta mientras la televisión estatal transmitía en vivo la cobertura del desastre en curso.

READ  Victoria histórica en Roland Garros

Antes de la segunda explosión, Díaz-Canel publicó en Twitter que los socorristas estaban «tratando de evitar la propagación de las llamas y cualquier derrame de combustible» en la bahía de Matanzas.

Helicópteros militares arrojaban agua de mar en tanques de almacenamiento cercanos mientras el humo llegaba a La Habana y se advertía a los residentes que evitaran la lluvia ácida.

Cuba sufría apagones diarios y escasez de combustible. La pérdida de combustible y capacidad de almacenamiento corre el riesgo de agravar la situación que ha dado lugar a pequeñas protestas locales en los últimos meses.

Jorge Pinon, director del Programa de Energía y Medio Ambiente para América Latina y el Caribe de la Universidad de Texas en Austin, dijo que el área tenía ocho tanques grandes cada uno con una capacidad de 300,000 barriles.

«La zona es un punto de transbordo de combustible a varias centrales térmicas, no solo a la cercana, por lo que esto podría ser una mala noticia para la red eléctrica», dijo.

— FINAL —

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.