Seis ceros cortados mientras Venezuela recalibra moneda maltratada

Venezuela presenta nuevos billetes el viernes para volver a reducir a cero su moneda, golpeada por una inflación galopante que ha agravado el colapso económico del país y ha dejado a muchos luchando por poner comida en la mesa.

La economía nacional se ha contraído un 80% desde 2013 cuando los precios del petróleo se desplomaron y la producción disminuyó durante décadas de subinversión, sanciones estadounidenses y mala gestión de los sucesivos gobiernos socialistas.

La última reforma del billete es la tercera en 13 años y le da a Venezuela la dudosa distinción de convertirse en el país sudamericano que ha eliminado la mayor cantidad de ceros de su moneda.

Se necesitaban siete millones de billetes de bolívares, la denominación más alta y más difícil de encontrar, para pagar en efectivo una barra de pan en la nación que alguna vez fue rica en petróleo, que ahora lucha contra la tasa de inflación más alta del mundo.

Los consumidores han luchado para pagar incluso los bienes o servicios más básicos, y los trabajadores del sector público se han encontrado recibiendo salarios pagados en millones de bolívares que en realidad no valen nada.

«Ganamos, quincenalmente, menos de tres dólares», dijo a la AFP la maestra Marelys Guerrero, de 43 años, en Caracas.

Alquilar un apartamento en un modesto suburbio de la capital comienza en alrededor de $ 150, mientras que una canasta de alimentos básicos para una familia de cinco cuesta alrededor de $ 220.

La mayoría de los pagos en bolívares se realizan con tarjeta de débito o transferencia bancaria, pero el setenta por ciento de las transacciones ahora se realizan en dólares estadounidenses, según estimaciones del sector privado, y los precios en muchos estantes de las tiendas se muestran en moneda estadounidense, para facilitar las cosas.

READ  Venezuela, la oposición de peso pesado pide el fin del gobierno interino

El Bolívar perdió tres ceros en 2008 ante el actual difunto presidente Hugo Chávez, cuyo sucesor Nicolás Maduro eliminó cinco más en 2018.

Con el tipo de cambio del viernes, un millón de bolívares se convertirá en uno de la noche a la mañana, nuevamente el equivalente a alrededor de 25 centavos de dólar.

En las regiones fronterizas de Venezuela, además del dólar, también es común pagar las mercancías en pesos colombianos o reales brasileños e incluso gramos de oro.

En el resto del país, el efectivo se utiliza casi exclusivamente para la compra de boletos de transporte público, pero esto también presenta dolores de cabeza ya que los billetes son escasos y solo se pueden obtener haciendo largas colas en el banco.

«¡Compraré tu dólar!» – Niños con grandes fajos de bolívares gritan en los buses que, junto con las paradas, se han convertido en oficinas informales de cambio de moneda.

«Pagamos un dólar por cuatro millones de bolívares. La tarifa cuesta dos millones», dijo William Hernández, un conductor de autobús de 56 años.

El gobierno emitirá nuevos billetes en denominaciones de cinco, 10, 20, 50 y 100 bolívares, así como una moneda de un bolívar después del canje del viernes.

Pero el gobierno también ha dicho que quiere que la economía se vuelva completamente digital, una medida, dicen los expertos, destinada a evitar la impresión de dinero que continuará devaluándose.

«Es muy probable que en unos tres o cuatro años el gobierno tenga que reconvertirse», dijo a la AFP Luis Arturo Bárcenas, de la consultora económica Ecoanalitica.

READ  Minuto a minuto: la audiencia de Emilio Lozoya sobre el caso Odebrecht

El bolívar ha perdido casi todo su valor en poco más de una década, perdiendo casi el 73% solo en 2021.

El presupuesto anual del país de 115 mil millones de bolívares en 2007, por lo tanto, el equivalente a $ 50 mil millones, si se mantiene en la moneda local, valdría menos de un dólar en la actualidad.

Venezuela está luchando contra su octavo año de recesión e hiperinflación, que alcanzó casi el 3.000% en 2020 y más del 9.500% el año anterior, según datos del banco central.

En mayo, el gobierno triplicó el salario mínimo mensual, pero la nueva cifra no alcanzó ni para comprar un kilo de carne.

Tres de cada cuatro venezolanos viven hoy en la pobreza extrema, según un estudio académico publicado el miércoles, con el colapso económico agravado por la pandemia de coronavirus.

Millones de personas han huido del país en los últimos años para probar suerte en otros lugares, pero muchos han terminado como refugiados.

Mientras consumidores como Guerrero temen que el reajuste del bolívar del viernes les aplaste aún más los bolsillos con los comerciantes redondeando los precios, otros como el contador de Caracas Rodrigo Bermúdez dan la bienvenida al cambio.

«Es un alivio … La cantidad de dígitos lo hizo muy desordenado», dijo a la AFP, mostrando una factura con demasiados ceros para tener sentido.

Vea los últimos videos de DH aquí:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.