Sundance 2020: “Érase una vez en Venezuela”

El documental de Anabel Rodríguez Ríos sobre la tensión en el pequeño pueblo del Congo, Mirador, es singular y específico.

(Esta revisión es parte de nuestra cobertura del Festival de Cine de Sundance 2020).

A medida que el cielo nocturno arroja algo de luz sobre el pueblo venezolano de Congo Mirador, comienza el encendido del calor. También es un fenómeno regular: un ciclo constante de casi oscuridad cegado por espirales estroboscópicas que se entrelazan dentro y fuera de las nubes. Así llega nuestra primera vista decente del lugar. Mirador, ubicado en la región noroccidental de Zulian del país, sangra desde Colombia en el oeste hasta el Mar Caribe en el noreste.

La comunidad, sin embargo, se encuentra sobre el lago de Maracaibo, que se considera uno de los lagos más antiguos del planeta de 20 a 36 millones de años. Solo recientemente los ciudadanos lo han hecho funcionar económica y ambientalmente, pero el lugar que alguna vez fue próspero ha comenzado a hundirse. Al menos, no según la Sra. Tamara, cuya lealtad al gobierno venezolano excluye cualquier preocupación real por el bienestar de la zona. Exhibe los carteles de Hugo Chávez en su pared; colecciona muñecos del ex presidente y los muestra con orgullo.

Ayudante de la maquinaria de propaganda, actúa como canal Congo Mirador para el gobierno nacional. Además, a pesar del colapso de la protección ambiental y el daño económico que siguió, está moviendo los hilos para promover su corrupción. El pueblo prosperó económica y culturalmente, pero con las elecciones en el horizonte, depende de la maestra local Natalie hacer retroceder al estado.

READ  Familias de 6 estadounidenses condenados en Venezuela lloran falta

La política partidista ha sido un tema importante para las comunidades de todo el mundo y, a pesar de sus respectivas especificidades, casi siempre recopilan algo mucho más universal. Este es el caso de Érase una vez en Venezuela. La primera película en solitario dirigida y el primer proyecto de Anabel Rodríguez Ríos desde 2008 suele encajar en este molde. Es una mirada tranquila y, a veces, divertida a una aldea que soporta el abandono y la corrupción, pero lo que es más importante, también es una mirada abrumadora al sistema bipartidista y sus tendencias más autocaníbales.

En general, es el efecto microcósmico el que permite al público entrar en este mundo. Adoración al gobierno, nacionalismo, pensamiento regresivo de que sería cómico si no fuera tan dañino, es fácil caer. También es una especie de excursión, con sus 99 minutos de autonomía. Ríos establece rápidamente sus motivos y paralelos utilizando la iconografía del gobierno en contextos de cultura pop similares, pero no totalmente dictados por ellos, y los paralelos se materializan con facilidad.

Está tan bien hecho en la forma en que ella y el director de fotografía John Márquez capturan la naturaleza purgatoria del pueblo. Cuando las casas comienzan a deslizarse y las escuelas se vacían, siguen la decadencia sin sentirse toscos o casuales. El verdadero éxito aquí, sin embargo, es la forma en que Ríos sigue las elecciones correspondientes e informa las acciones respectivas de cada partido. Las leyes que implican la economía de la aldea implican además el medio ambiente al igual que las leyes que afectan el medio ambiente dañan la economía.

[T]La película no es injustamente cínica. Puede ser pesimista en un sentido filosófico, por supuesto, pero también reconoce cómo los ciudadanos pueden recuperarse y evitar una conclusión demasiado ordenada.

La película, que Ríos disparado en siete años– le da a sus problemas tiempo para respirar, y el aparentemente populista de la Sra. Tamara muestra los límites del capitalismo tanto en términos de autosostenibilidad como de ética. Sin embargo, la película no es injustamente cínica. Puede ser pesimista en un sentido filosófico, por supuesto, pero también reconoce cómo los ciudadanos pueden recuperarse y evitar una conclusión demasiado ordenada.

READ  Anel Norea demanda a Alejandra Valos y la llama "MENTIRA"

Este final es lo que consolida las decisiones de Ríos tan íntimas como desapegadas. Su película tiene algunos problemas de ritmo y no es la más consistente en cómo oscila y se entrelaza entre interiores y exteriores a veces. Además, da la casualidad de que deja algo que desear en la forma en que se acerca a los aldeanos, pero es fácil de seguir. Érase una vez en Venezuela profundiza su alcance en el Congo Mirador tal cual es. Se desborda, se hunde, es el purgatorio. También es asombroso y lleno de posibilidades, sentado firmemente en el borde de lo desconocido. En este punto, podría ser de cualquier manera, y Ríos lo ama tanto como ella lo teme.

Érase una vez en Venezuela se proyecta en la sección World Documentary del Festival de Cine de Sundance 2020 y será distribuida por Cargo Film & Releasing.

Último mensaje de Matt Cipolla (ver todo)

¿Me gustó? ¡Tómese un segundo para apoyar a The Spool on Patreon!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *