Todo lo que pensamos sobre la nueva normalidad puede estar mal

El consenso entre los empresarios de todo el mundo es que las cosas no volverán a los mismos niveles de actividad social o económica en al menos los próximos 24 meses. También existe la idea de que las cosas adquirirán cierta normalidad. La idea es que esta nueva normalidad girará en torno a la digitalización del trabajo a distancia y la eficiencia en las decisiones de compra. La realidad es que nadie tiene información precisa sobre lo que sucederá. Por ejemplo, las grandes empresas tecnológicas Uber, Google y Facebook han anunciado que no regresarán al trabajo de oficina hasta julio de 2021. Debería servir como un mejor ejemplo de que las empresas más grandes con los presupuestos más generosos tienen un criterio de lo que va a suceder.

El desafío para las empresas es admitir que las decisiones tomadas en los últimos 6 meses tendrán reacciones y consecuencias duraderas. Es decir, para aquellos que han reaccionado rápidamente y transformado su oferta en el mundo digital, se enfrentarán a consumidores que no quieren volver al mundo físico y que se enamoran de esa oferta, sin embargo es posible que estos modelos digitalizados no sean suficientes para mantener. la empresa a flote. Por el contrario, al reiniciar los productos tradicionales que existían antes de la pandemia, las empresas encontrarán que la demanda ya no está en ese nivel.

Tomemos un restaurante, estas empresas llevan varios meses vendiendo a través de plataformas de reparto como Rappi o Uber Eats, durante este tiempo en muchos casos han trabajado con una plantilla reducida -y si tenían suerte- con concesiones en el coste del alquiler. Al finalizar el cierre en muchas partes del mundo, estos restaurantes pudieron reabrir con una afluencia reducida. Pero habrá consumidores que no volverán, pero que tampoco prefieren el producto digital. En otras palabras, el restaurante estaría entre dos tierras: el mundo digital y el físico; Lamentablemente, podría ser cierto que ninguno de ellos alcanza niveles reales de rentabilidad.

Este es el fenómeno de pesadilla que muchas empresas se niegan a reconocer. ¿Qué pasaría si cayéramos entre 2 modelos de negocio de baja rentabilidad con una gran cantidad de nuevos competidores? Es una realidad para una gran cantidad de modelos de negocio, pensemos en los cines. Se quedaron con altos niveles de inversión en puntos de venta y arrendamientos sin tener audiencia el año pasado. Los ganadores serán sin duda modelos de negocio totalmente digitales. Pero también recibirán una gran cantidad de nuevos competidores que buscan agresivamente participación de mercado.

Los grandes almacenes han invertido enormes sumas para hacer que su oferta de comercio electrónico sea la mejor. Sin embargo, cuando sus puertas se abrieron, sus puntos de venta no lograron atraer visitantes. Los supermercados también se encuentran en una fase extraña en la que pueden atender a los consumidores pero no acogen a familias enteras. Parece un problema menor, pero restando al niño que acompaña a los padres al supermercado, se ven afectadas categorías enteras; por ejemplo, cereales.

Las empresas pueden abrir a mediados del próximo año, pero es posible que la fuerza laboral no tenga el apetito o la energía para volver a esos formatos de trabajo. El problema va más allá del concepto de trabajar desde casa. El trabajo tal como lo conocemos pierde sentido, para demostrar que basta con ver cómo los bancos han comenzado a desarrollar planes de recuperación de deudas vencidas. Las tasas de desempleo podrían disminuir, pero la disposición de los consumidores a trabajar podría verse afectada permanentemente. El concepto moderno de trabajo se remonta a la cultura del trabajo de oficina de la década de 1950. Esta pandemia ha puesto todo eso en duda.

Hay que pensar en las escuelas, el concepto de una nueva normalidad impone que habrá medidas de distanciamiento social y saneamiento dentro de las aulas. España intenta disponer de profesores suplentes en caso de que la infección ataque una escuela y así se cubra la educación de los niños. Sin embargo, para muchos padres está claro que lo que se paga por las escuelas no guarda proporción con el beneficio que puedan tener en el futuro. No es sorprendente que muchos padres se sientan decepcionados cuando perdieron sus trabajos durante la pandemia después de la escuela. La llegada del mundo digital al aula nos hace pensar en la eficiencia en el pago de las tasas escolares y la educación de los niños a través del ipad. La llamada nueva normalidad no se trataría de irse, podría ser un abandono colectivo y sistemático de la estructura educativa global. La educación vertical y especializada podría desaparecer a favor de los niños que tienen muchas más habilidades sociales.

El cambio más radical será el papel del gobierno. Durante años, Hollywood ha preparado al mundo con escenas en las que los presidentes mundiales tienen que tomar decisiones imposibles sin informar al público para salvaguardar el bien común. Ahora que es la realidad que copia la ficción, más de un presidente ha tenido que admitir que no comunicó la gravedad del COVID-19 por miedo a sembrar el pánico. La alianza indispensable de un gobierno se rompe: los gobernados no necesariamente pueden creer lo que les dice el gobernador.

El mundo no tendrá una nueva normalidad, será un replanteamiento completo de las relaciones entre seres humanos, empresas y gobiernos. Más que una nueva normalidad, enfrentaremos una nueva realidad. Para las empresas, se trata de reconocer que las acciones para contener la crisis solo serán parte del producto final que el consumidor esperaba recibir a finales de 2022. Ya no es el momento de la transformación, es el momento de renacer en nuestra oferta al Consumidor final.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *