Una familia vuelve a buscar hogar tras salir de Venezuela rumbo a Chicago

Una familia vuelve a buscar hogar tras salir de Venezuela rumbo a Chicago

En After the Buses, Block Club Chicago y Borderless Magazine rastrearon a 10 de los miles de inmigrantes venezolanos enviados a Chicago como parte del truco político del gobernador de Texas, Abbott, este año. Block Club Chicago es una sala de redacción sin fines de lucro centrada en los vecindarios de Chicago; Suscríbete a su boletín diario. Borderless Magazine es una sala de redacción multilingüe sin fines de lucro que se enfoca en y con los inmigrantes de Chicago; Suscríbase a su boletín semanal.

PORTAGE PARK — Hace poco un lunes por la mañana, Tomás Alvarado y su esposa Carmen Ollarves llevaron a su hija Grecia, de 2 años, a un parque infantil en Portage Park, en el lado noroeste de Chicago. Se aseguran de llevarla allí con la mayor frecuencia posible mientras el clima lo permita.

La familia llegó a la frontera sur de Estados Unidos hace apenas unos meses. Pero salieron de Venezuela por primera vez en 2018. A pesar de tener tres trabajos en total, apenas podían proporcionar una comida a la semana para su familia. Junto a Luis, el hermano de Carmen, la pareja viajó a Perú a pie. para escapar del régimen autoritario del presidente venezolano Nicolás Maduro.

Tomás y Carmen todavía luchaban por llegar a fin de mes en Perú. Carmen recuerda haber sido rechazada por sus empleadores debido a sus raíces venezolanas. Después de cuatro años de luchar por ganar suficiente dinero para comprar comida y pagar una casa, la familia decidió abandonar Perú e intentar ingresar a Estados Unidos.

Grecia Alvarado y sus padres, Tomás Alvarado y Carmen Ollarves en la cocina de su apartamento en el sótano en el vecindario Portage Park de Chicago, Illinois, el lunes 17 de octubre de 2022. La familia llegó a Chicago en agosto de 2022 desde Perú, donde pasaron un tiempo. después de haber huido de Venezuela. Crédito: Jonathan Aguilar para la revista Sin Fronteras

Cuando Alvarado y su familia viajaron a El Paso, Texas, fueron arrestados y retenidos por la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos durante tres días. Luis permaneció allí durante tres semanas.

La única persona que conocían en Chicago era un viejo vecino de Perú, que se había mudado a Estados Unidos años antes. Armados con su dirección, lograron salir del centro de detención de inmigrantes diciéndoles a los consejeros de UNICEF que tenían patrocinadores esperándolos en Chicago. Nadie les pidió pruebas.

Un par de días después, un martes de agosto de 2022, los tres llegaron al Aeropuerto Internacional O'Hare.

Borderless habló con la familia de tres sobre cómo llegar a fin de mes en Sudamérica, su viaje a Chicago desde Perú y sus esperanzas para el futuro.


TOMAS ALVARADO: Nos conocimos en Caracas. Trabajamos en Locatel, una farmacia muy conocida. Carmen era auxiliar de farmacia y yo era auxiliar de seguridad. También trabajé en Pizza Hut. Carmen y yo nos conocimos como compañeras de trabajo y nos fuimos conociendo poco a poco hasta que empezamos una relación.

READ  Mantenga a los adolescentes alejados de las computadoras y las pantallas de televisión: estudio

OLLARVI DEL CARMEN: En Venezuela, en nuestros días libres, solíamos ir al cine cuando podíamos, antes de que la situación se volviera crítica. Cuando empezamos nuestra relación yo vivía en Maracay y él vivía en Caracas, a unas dos horas de distancia. En nuestros días libres íbamos a la casa de mi madre en Maracay y pasábamos todo el tiempo allí hasta que me mudé a Caracas.

ALVARADO: Como trabajábamos en una farmacia, compraba medicinas que no necesitaba y podía cambiarlas por comida. Habíamos llegado a ese extremo y esa no es forma de vivir para una persona.

Llegó un momento en que teníamos que madrugar o quedarnos despiertos toda la noche para comprar un kilo de arroz. Es la realidad de muchos venezolanos, por eso decidimos salir e irnos a algunos países de América Latina porque en ese momento Estados Unidos era imposible por nuestras finanzas.

OLARIO: Iniciamos el viaje a Perú en febrero de 2018. Nos tomó 12 días, con mi hermano, hacer el viaje incluyendo caminatas y algunos pasajes que nos regaló la gente. Tomás llegó más tarde.

Era difícil encontrar trabajo en Perú. No querían que los venezolanos aceptaran empleos allí. Había muchos trabajos en los que a mi marido no le pagaban, a pesar de trabajar de 12 a 14 horas.

ALVARADO: Elegimos Perú porque pensamos que era la mejor de las peores opciones. Pero Perú está empezando a tener los mismos problemas que Venezuela. Los alquileres suben y los salarios se mantienen iguales. Es muy gradual. Quizás el impacto no sea enorme, pero estás empezando a verlo.

Entonces salimos y fuimos de Perú a Ecuador, a Colombia, a través de la selva, para llegar a Estados Unidos.

Vinimos con nuestra hija y mi cuñado Luis, que traía tres maletas. Mi esposa duró dos días en la montaña, descalza y en ropa interior, porque el barro se comió su ropa. Pasamos dos días en la selva, un día sin comer. Teníamos que comer cebollas con mayonesa porque era todo lo que teníamos.

OLARIO: Yo todavía estaba amamantando a Grecia en ese momento. Después de salir de la selva, fuimos a un campamento en Panamá y pudimos comer allí.

ALVARADO: Panamá, Costa Rica, Nicaragua, fuimos país por país y finalmente llegamos a Texas, en la frontera. Luego, la policía fronteriza tomó nuestra información y nos dijo que tiráramos todo lo que teníamos. Le dejamos la ropa y los pañales a Grecia. Luego tomaron nuestros datos.

Grecia y Tomás Alvarado juegan en el patio de juegos de Portage Park en el vecindario Portage Park de Chicago, Illinois, el domingo 23 de octubre de 2022. Crédito: Jonathan Aguilar para la revista Sin Fronteras

OLARIO: La Patrulla Fronteriza retuvo nuestros documentos y nos llevó desde la frontera hasta El Paso. Nos entregamos y nos quedamos allí tres días, detenidos. Luis vino con nosotros, pero a él le tomó más tiempo, unos 22 días.

Nos llevaron a un lugar para darnos un documento que nos identificara y pudiéramos dirigirnos a la ciudad que habíamos elegido. Luego nos llevaron a un refugio en Las Cruces, Nuevo México.

El albergue verificó que teníamos dinero para viajar. Nos hicieron el favor de llevarnos al aeropuerto y hubo un Unicef consultor allí que nos ayudó a comprar boletos para viajar.

ALVARADO: Mientras Luis estuvo detenido en El Paso, allí conoció a otros centroamericanos que se entregaron como nosotros. Habían estado allí entre ocho meses y un año, por lo que temía que a él le pasara lo mismo.

OLARIO: Cuando viajábamos a Estados Unidos ya teníamos la mentalidad de que vendríamos a Chicago.

ALVARADO: Elegimos Chicago por un vecino de Perú que vino aquí y estaba feliz.

Y conocía más o menos Chicago por las películas americanas. Conocía Chicago tan bien como la Torre Trump. ¿Quién no lo sabe? El lago Michigan, el centro, esas cosas, pequeñas cosas. La historia que Chicago tuvo con los mafiosos, con Capone, ese tipo de historia interesante. No pensé en Estados Unidos y Chicago en comparación con otras ciudades.

Creo que escuché en un albergue en Panamá que Chicago era una ciudad que protegía a los inmigrantes. No lo sabía, pero ya había elegido Chicago.

OLARIO: Después de que llegamos a Texas y nos dejaron ir, comenzamos nuestro viaje aquí.

Aguantamos tres días en el refugio de Nuevo México, luego nos entregamos un viernes y el martes por la mañana estábamos camino a Chicago.

ALVARADO: Nos llevaron al aeropuerto de El Paso. Tuvimos un aviso de treinta minutos y no tuvimos tiempo de ducharnos.

Por ahora vivimos en la casa del jefe de uno de nuestros antiguos vecinos en Perú. Nuestro vecino era como nuestro intermediario. Nos llevó a Chicago.

Tuvimos algunos problemas con la casa. Las tuberías se congelaron y estallaron. Hay agujeros en el techo que tapamos con una sábana para que no se viera. Limpiamos y el dueño de la casa vio todo lo que hicimos y no nos cobró alquiler durante los primeros dos meses y medio.

READ  De la tecnología de audio de la Facultad de Artes y Ciencias a una carrera internacional en edición de sonido

OLARIO: A diferencia de Perú, aquí tengo una cama para dormir. Gracias a Dios tengo un lugar para cocinar. Tengo un frigorífico que es pequeño pero aún funciona. En otras palabras, hay una gran diferencia.

Estamos buscando hospital tras hospital para ver dónde pueden tratar a nuestra hija por su tos. Grecia ya tenía la barriga muy hinchada por haber bebido agua contaminada durante el viaje, porque o era eso o se moría.

Somos parte de un grupo de mensajes donde compartimos información de recursos. Pero necesitamos algún tipo de identificación estatal para utilizar muchos de estos servicios.

Tomás Alvarado, Grecia Alvarado y Carmen Ollarves caminan en el vecindario Portage Park en Chicago, Illinois, el domingo 23 de octubre de 2022. Grecia había estado enferma durante ocho semanas y no había recibido tratamiento hasta hace poco. Crédito: Jonathan Aguilar para la revista Sin Fronteras

ALVARADO: También fuimos a varios hospitales que nos dijeron que no regresáramos, porque como «inmigrantes ilegales» hay lugares y albergues donde podemos cuidar a nuestro hijo enfermo.

Grecia fue tratada recientemente en un hospital de Humboldt Park. Posteriormente llegó la factura a nuestra casa por un total de $645.

Como no tengo permiso de trabajo, trabajo como empresa de limpieza y construcción. Pinto casas, limpio jardines, cosas que un inmigrante indocumentado puede hacer.

Si tuviéramos mejores ingresos, podríamos ayudar más. Vinimos no sólo por nosotros, sino por nuestros seres queridos que quedaron en Venezuela. ¿Cómo podemos ayudarlos?

La madre de Carmen necesita medicamentos que en Venezuela son muy caros o no se consiguen. Entonces pudimos enviarle algo de dinero.

No tuvimos que gastar dinero en ropa, lo cual estamos muy agradecidos.

OLARIO: Con el tiempo me gustaría tener mi propia casita, mi propio coche, mi propio cachorro… cualquiera de esas cosas, porque sería algo mío.

Siento que una vez que aprenda inglés, se me abrirán muchas puertas.


Alvarado le dijo a Borderless que sueña con convertirse en chef y que algún día le gustaría ser dueño de un restaurante con su esposa. Está buscando un trabajo permanente en la cocina y le gustaría quedarse en Chicago. Ollarves recientemente encontró trabajo como limpiador de casas. Espera poder continuar sus estudios pronto. Alvarado está inscrito en clases nocturnas para adultos a través de la Asociación Polaca Americana de Chicago para aprender inglés. Ambas parejas tienen el objetivo principal de aprender inglés. Cuando regresa a casa, los tres practican inglés juntos tanto como pueden.

Esta historia fue reportada con el apoyo de Se funda el Headline Club de Chicago.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *