Una nueva fuerza de la naturaleza está remodelando el planeta

Una nueva fuerza de la naturaleza está remodelando el planeta

Los científicos Erle Ellis han sintetizado investigaciones interdisciplinarias para ilustrar cómo las prácticas culturales humanas han permitido históricamente la transformación de los ecosistemas, desde el uso del fuego hasta el desarrollo de cadenas de suministro globales. Al destacar los desafíos ambientales del Antropoceno, como el cambio climático y la pérdida de biodiversidad, Ellis aboga por aprovechar las capacidades sociales y culturales de la sociedad humana hacia una coexistencia sostenible con la naturaleza, enfatizando la cooperación y reimaginando nuestra relación con el medio ambiente para un futuro mejor.

Reuniendo una serie de estudios interdisciplinarios de arqueología, ecología, antropología y teoría de la evolución, Erle Ellis, profesora de geografía y sistemas ambientales en la Universidad de Maryland, condado de Baltimore, explica la evolución de las prácticas culturales que han permitido a las sociedades desarrollar capacidades sin precedentes para ampliar y transformar los sistemas ecológicos que los sustentan.

Desde el uso del fuego para cocinar alimentos y gestionar la vegetación hasta las tecnologías e instituciones que apoyan la agricultura intensiva, las sociedades cada vez más urbanizadas y las cadenas de suministro globales que se extienden por todo el planeta, las sociedades humanas han desarrollado capacidades sociales, culturales y ecológicas para remodelar el planeta y para prosperar en el proceso.

Ellis es un destacado científico que investiga el Antropoceno, la era geológica actual definida por la transformación humana del planeta. Es el fundador y director del Laboratorio de Antroecología, que estudia las relaciones entre las sociedades humanas y los ecosistemas a escalas local y planetaria con el objetivo de impulsar relaciones humanas más sostenibles con la biosfera. Actualmente es miembro visitante de la Oxford Martin School, donde recientemente presentó su trabajo sobre las oportunidades del Antropoceno.

READ  El telescopio espacial James Webb se enfrenta a una prueba crucial de estabilidad térmica

Hacia un futuro mejor

Aunque las sociedades humanas han adquirido capacidades sin precedentes para mejorar la calidad y la longevidad de la vida humana, Ellis demuestra que las consecuencias no deseadas de estos avances han sido generalmente negativas para el resto de la vida en la Tierra, desde el cambio climático hasta la contaminación. especies extinciones a una contaminación cada vez más generalizada. Estos disruptivos desafíos ambientales del Antropoceno requieren acción si queremos un futuro mejor tanto para las personas como para el resto de la naturaleza.

Sin embargo, como demuestra Ellis, describir el Antropoceno como una crisis ambiental ignora su mensaje más importante. Cuando las personas trabajan juntas, realmente pueden cambiar el mundo para mejor. La urgencia de los actuales desafíos ambientales planetarios no significa que las narrativas de crisis, limitaciones y colapso ambiental serán más efectivas para unir a las personas para forjar un futuro mejor. Los esfuerzos exitosos para configurar un futuro mejor a largo plazo requieren aprovechar estos esfuerzos a las capacidades sociales sin precedentes de las sociedades humanas y mejorar su aplicación a través de aspiraciones humanas ampliamente compartidas.

Conexión entre nosotros y con la naturaleza.

Ellis evalúa los límites de las ciencias naturales para predecir y gestionar con éxito los cambios transformadores sin precedentes en las sociedades, los entornos y las interacciones que ejemplifican la condición del Antropoceno. Más bien, las capacidades que siempre han permitido a las sociedades humanas sobrevivir e incluso prosperar en condiciones ambientales adversas son sociales y culturales, construidas sobre instituciones, prácticas y narrativas que permiten esfuerzos cooperativos para apoyar el bien común. Y si queremos un futuro mejor para el resto de la naturaleza, estas capacidades sociales y culturales deben extenderse a la vida más allá de las sociedades humanas.

READ  El equipo del telescopio espacial James Webb se toma un descanso antes de apretar la sombrilla vital

“Volver a enfatizar las relaciones de parentesco entre todos los seres vivos –nuestros ancestros evolutivos comunes– es un comienzo, combinado con nuevas formas de conectar a las personas y la naturaleza, desde la teledetección hasta las cámaras web, las aplicaciones naturales, las reservas comunitarias de conservación, las redes de corredores y el ecoturismo”. comparte Ellis. “Las aspiraciones a un futuro mejor también deben hacer las paces con el pasado mediante la restauración de la soberanía indígena y tradicional sobre las tierras y las aguas”.

Ellis señala que las capacidades sociales para forjar un futuro mucho mejor que el que están creando ahora existen desde hace décadas. La clave para implementarlas es motivarlas aumentando la conciencia pública de que estas capacidades no sólo existen sino que pueden implementarse con éxito a través del poder planetario sin precedentes de nuestras aspiraciones humanas compartidas de vivir en un mundo mejor.

Referencia: “La condición del Antropoceno: evolucionando a través de transformaciones socioecológicas” por Erle C. Ellis, 1 de enero de 2024, Transacciones filosóficas de la Royal Society B.
DOI: 10.1098/rstb.2022.0255

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *