UNICEF Guyana a través de Fundación Esperanza da esperanza a migrantes venezolanos

UNICEF Guyana a través de Fundación Esperanza da esperanza a migrantes venezolanos

Isabella López (nombre ficticio), de dieciséis años, se sintió devastada por la decisión de sus padres hace unos dos años de emigrar a Guyana en un momento en que su país de origen, Venezuela, estaba sumido en una prolongada crisis social, económica y social. político.

A pesar de una serie de desafíos al llegar a Guyana, incluida la barrera del idioma, el choque cultural, la financiación insuficiente y el acoso, López, con el apoyo de la Fundación Hope y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), está superando gradualmente estos desafíos y ahora busca Espero convertirme en restaurantero que ofrezca una combinación de cocina guyanesa y venezolana.

Hablando a través de un intérprete, López explicó que poco a poco está aprendiendo el idioma inglés. Desde hace más de un año, junto con otros migrantes venezolanos, aprende a hablar inglés a través de un programa de idiomas ofrecido por la Fundación Esperanza con sede en Bartica, Séptima Región (Cuyuni-Mazaruni).

El programa ha resultado beneficioso ya que ahora puede comunicarse mejor con sus profesores y compañeros de clase en la escuela secundaria Bartica.

Mientras tanto, mientras persigue su sueño de ser dueña de un restaurante, López, dos veces por semana, pasa la tarde aprendiendo a preparar platos tradicionales de Guyana, desde arroz cocido hasta arroz frito y barbacoa al estilo guyanés en el Hope Foundation Center ubicado en Bartica. .

María Hernández (nombre ficticio), de veintitrés años, otra migrante venezolana que ha estado viviendo en Guyana durante unos cuatro años, dijo que el “proyecto de capacitación en habilidades para la vida” facilitado por la Fundación Hope despertó su interés en el espíritu empresarial.

READ  El restablecimiento de las operaciones de Chevron en Venezuela depende del ministro de Estados Unidos

El director ejecutivo de Hope Foundation, Ivor Melville, dijo que el proyecto, oficialmente llamado “Promoción de la resiliencia de los adolescentes comunitarios a través del empoderamiento y la capacitación en habilidades para la vida para jóvenes vulnerables, incluidos los inmigrantes venezolanos y los miembros de la comunidad anfitriona de las regiones uno y siete”, es parte de una serie de proyectos en curso lanzados. por la fundación en la Región Uno (Barima-Waini) y la Región Siete (Cuyuni-Mazaruni) con el apoyo financiero y técnico de Global Affairs Canada y UNICEF.

Dijo que el programa de formación profesional en Bartica actualmente está dirigido a 10 adolescentes y jóvenes adultos, entre ellos siete inmigrantes venezolanos y tres guyaneses, y tiene una duración de tres meses. Un grupo anterior incluyó a 60 participantes de las Regiones Uno y Siete.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *