Venezuela recortará a Bolívar seis ceros para simplificar transacciones

Venezuela se está preparando una vez más para eliminar los ceros de la moneda nacional en un esfuerzo por simplificar las transacciones diarias que a veces apenas caben en una calculadora o requieren que pases tarjetas varias veces para completar una compra.

El banco central planea eliminar seis ceros del bolívar a partir de agosto, luego de que los intentos anteriores de emitir billetes de mayor denominación no lograron resolver los problemas creados por la inflación endémica, según tres personas con conocimiento de primera mano del asunto que no están autorizadas para hablar. públicamente sobre los planes.

Esto significa que un dólar valdría 3,2 bolívares en lugar de 3.219.000 en este momento.

Venezuela llevó a cabo el último “cambio de nombre” del bolívar en 2018 y en marzo comenzó a imprimir un Billete de 1 millón de bolívares, el más grande de la historia del país. Pero esa cuenta ahora es de solo $ 0.32 y eso no es suficiente para comprar una taza de café. Desde 2008, el gobierno, primero bajo el difunto Hugo Chávez y luego bajo el actual presidente Nicolás Maduro, ha eliminado 8 ceros de la moneda, ya que la hiperinflación ha diezmado los ahorros de las personas.

Si bien el país ha adoptado informalmente el dólar estadounidense para muchas transacciones diarias, la mayoría de los venezolanos solo ganan bolívares y la moneda local es necesaria para cosas como boletos de autobús, estacionamiento y propinas.

Con los pagos electrónicos en aumento en Venezuela, no se espera que el banco central imprima tantos billetes nuevos como en el “cambio de nombre” anterior, dijeron las personas. El banco probablemente lanzará seis denominaciones diferentes que van desde 2 hasta 100 bolívares, dijeron. El nombre seguiría siendo “bolívar soberano”.

READ  Pío López Obrador. "Dime de qué presumes", reaccionan políticos y periodistas al video del hermano de AMLO recibiendo dinero

El impulso para simplificar las transacciones de Bolívar provino en gran parte de empresas que plantearon el asunto al gobierno. Cosas como pagar impuestos y hacer otros cálculos contables se han vuelto absurdamente complejas.

“Esto ha sido esperado desesperadamente por las empresas debido a las graves consecuencias operativas del desbordamiento de cifras en el sistema”, dijo la economista Tamara Herrera, titular de la consultora Sintesis Financiera.

El banco central no respondió a varias solicitudes de comentarios, mientras que el gobierno se negó a comentar sobre el asunto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *