Venezuela tiene un nuevo consejo electoral. No te emociones demasiado

La designación de un nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE) por parte de la “Asamblea Nacional” elegida en 2020 plantea tres cuestiones de suma importancia para la “oposición”, las “oposiciones” o quien esté en contra del régimen de Maduro. Primero, lo que acabamos de experimentar: ¿hay oposición en Venezuela o hay varias? En segundo lugar, ¿qué pasará con el gobierno provisional? Y en tercer lugar, ¿qué expectativas deberían tener realmente los venezolanos en la llamada vía electoral?

Una lucha, muchos caminos

La lucha política en Venezuela, desde 1999, ha tenido diferentes formas de manifestarse, desde las protestas contra el decreto n. 1.011 en 2000, no participación en las elecciones a la Asamblea Nacional en 2005, victoria de la Asamblea Nacional en 2015, elecciones presidenciales en 2012 y 2013, y presidencia provisional en 2019 y 2020.

Acostumbrados a votar entre 1958 y 1998, la decisión de presentarse o no a las elecciones desde 1999 se tomó caso por caso, dependiendo del contexto político y de diversas razones no siempre compatibles. La abstención de la candidatura en las elecciones parlamentarias de 2005 se debió a la desconfianza en los resultados del referéndum sobre la revocatoria de 2004otra elecciónaunque, apenas un año después, estábamos votando entre Manuel Rosales y Hugo Chávez. Otro ejemplo es que, luego de la elección entre Hugo Chávez y Henrique Capriles (octubre de 2012), Capriles presentó un documento de más de cien páginas a la Corte Electoral de la Corte Suprema de Justicia, argumentando por qué esas elecciones deberían haber sido nulas. Pero en 2013 volvió a postularse contra Nicolás Maduro, y en 2015 la oposición en su conjunto acudió a las elecciones a la Asamblea Nacional.que han ganado. Otro ejemplo reciente, más revelador, si se quiere: cuando la Asamblea Nacional Constituyente convocó las elecciones presidenciales de 2018, los principales partidos políticos de oposición se unieron como grupo y decidieron no postularse, considerándolo un proceso fraudulento (que luego se convirtió en la base de la presidencia provisional), y Nicolás Maduro ganó las elecciones contra el candidato “opositor”, Henry Falcón. Pero luego, unos meses después, la oposición participó en las elecciones de gobernadores: Juan Pablo Guanipa ganó en Zulia, pero nunca prestó juramento porque se negó a prestar juramento ante la Asamblea Nacional Constituyente.

La necesidad de una ruta electoral

Siempre que falla una estrategia política distinta a la vía electoralmanifestaciones, abstenciones, una presidencia de pasoAhí estaba la necesidad de “retomar” la vía electoral, rechazada por un grupo de fanáticos. Cada una de estas estrategias políticas, que se diferencian de las elecciones, ha sido el resultado de la frustración provocada por la incapacidad de lograr un cambio político. a través de las eleccionesy mantenerlos en condiciones justas y con integridad electoral.

Una de las consecuencias que traerá este panorama es que el régimen solo reconocerá a aquellos en la oposición que estén en línea con la vía electoral que están trazando.

En todos estos años se ha creado un círculo vicioso: la vía electoral no traerá cambios, básicamente porque es corrupta desde dentro del CNE, lo que genera frustración, dando lugar a otro plan que ignora el método electoral, que vuelve a fracasar, generando nuevas frustraciones y nuevas estrategias distintas a las elecciones. Esta versión dañina de la democracia existe desde 2003, cuando el propio CNE puso trabas para retrasar casi un año el referéndum de retirada, del que salió victorioso Hugo Chávez.

Capítulo 2021

En esta tradición, la estrategia de la presidencia provisional se agotó y reintrodujo el tema de las elecciones en las discusiones políticas. El argumento esta vez es que “los atajos han fallado, hay que retomar la vía electoral para construir una nueva mayoría que nos lleve a un cambio político”. Las elecciones para gobernadores y alcaldes están programadas para este año y el régimen ha planteado el tema.

READ  Galilee Montijo dio positivo por COVID-19

La Asamblea Nacional elegida en 2020 nombró a los cinco consejeros principales del CNE el 5 de mayo. De ellos, dos miembros (Roberto Picón y Enrique Márquez) están más o menos cerca del espectro de la oposición. “Un NEC equilibrado”, dijo gran parte del público. Sin embargo, políticos, analistas y académicos se quejaron de que el nombramiento no cumplió con las normas constitucionales y legales.

Lo cierto es que las decisiones que toma el CNE, por diseño institucional, no responden a una mayoría simple de dos o tres; hay decisiones sensibles en el proceso electoral que toman los funcionarios públicos que ahora pueden hacer convocatorias unilaterales, como en el Consejo Nacional Electoral, la Comisión de Registro Civil o la Comisión de Participación Política y Financiamiento. Por lo tanto, tener dos de cada tres miembros de la oposición no es algo de lo que alegrarse.

Hoy tenemos una Asamblea Nacional cuya elección no ha sido reconocida por la oposición ni por gran parte de la comunidad internacional y ha designado un nuevo CNE al margen de la Constitución y la Ley, donde se considera que dos de los tres principales miembros del consejo. pertenecen a la oposición. Muchos líderes políticos, analistas y observadores de la comunidad internacional ven este nombramiento como un “primer” paso hacia una vía electoral que podría, en última instancia, generar un cambio político en Venezuela.

Pero una de las consecuencias que traerá este panorama es que el régimen solo reconocerá a aquellos en la oposición que estén en línea con la vía electoral que están trazando. Esto repercutirá en las posibles negociaciones y en las cuestiones que la oposición pueda plantear en la opinión pública.y más allá de las expectativas que puedan tener los venezolanos respecto a una solución a la crisis política, económica y social.

El hecho de que el régimen “reconozca” una victoria no significa que el vencedor podrá ejercer ningún poder. Mira a Juan Pablo Guanipa.

Y todo esto profundizará las diferencias entre algunos de los opositores, que han crecido con la desaparición de la presidencia interina.

Pero seamos honestos

Dado que hemos visto esta película varias veces en Venezuela, sería franco y responsable disminuir significativamente las expectativas sobre la “vía electoral” que se está filmando.

Primero, debemos reconocer con honestidad intelectual que no existen condiciones para la integridad electoral en Venezuela. Para que haya elecciones libres es necesario cumplir con unos requisitos que no existen, los cuales se pueden encontrar resumidos, entre otros estudios, en el Informe sobre las propuestas de reforma electoral en Venezuela, elaborado hace unos años por la Universidad Católica Andrés Bello.

Una vez aceptado esto, debemos considerar si una vía electoral sin integridad electoral puede ser de alguna utilidad. Una de las razones para reanudar las elecciones es cuidar los espacios municipales y cualquier otro que se pueda ganar, por ejemplo, a nivel regional. El argumento dice que “preferiría tener un alcalde opositor en El Hatillo, o Baruta, o Maracaibo, antes que uno del régimen”. Esto es difícil de contrarrestar.

En el círculo de partidos políticos se suele decir que la vía electoral es la única forma de mantener viva la estructura partidaria, que de otro modo desaparecería.

Lo que no parece muy honesto, sin embargo, es tratar de convencer a los venezolanos de que “retomar el rumbo” (después de fallar todo lo demás) es un “primer paso” para reconstruir una “nueva mayoría” que nos llevará a la victoria. un cambio político para mejorar la vida de los venezolanos. La única vez que la oposición ha logrado una victoria nacional desde 1999 fue con la Asamblea Nacional en 2015 y, de memoria, AN solo logró pasar uno ley en cinco años, una ley que prohíbe el uso de teléfonos celulares en prisión. El hecho de que el régimen “reconozca” una victoria no significa que el vencedor pueda ejercer ningún poder. Mira a Juan Pablo Guanipa.

Si estamos “volviendo” a la senda electoral, primero debemos asegurarnos de ser honestos en la arena pública, y todas las expectativas deben basarse en esa honestidad.

READ  ¡Increíble! Así tratan Gianluca Vacchi y Sharon Fonseca a sus empleados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *