A la caza de votantes venezolanos en Argentina

El 12 de septiembre se celebraron en Argentina las elecciones primarias legislativas o PASO. Cerca de 34 millones de argentinos fueron convocados a votar para definir a los candidatos de la mitad de la Cámara de Diputados y un tercio de la Cámara de Senadores. Las elecciones terminaron con una gran pérdida para la coalición de izquierda gobernante, Antes de todo, liderado por el presidente Alberto Fernández y su vicepresidenta, la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner (CFK). En Buenos Aires, Juntos por el cambio, la principal fuerza de oposición del país y la coalición gobernante de la capital, ganó las elecciones con un 48%.

Las fuerzas políticas están preparando sus estrategias para las próximas elecciones del 14 de noviembre. Y los votos de 40.000 venezolanos pueden ayudar en la capital argentina. Lo interesante es quién intenta atraer esos votos y quién no.

Una presencia bastante visible

El sistema electoral en Argentina tiene algunas peculiaridades. PASO no son las primarias habituales en las que un partido elige a su candidato antes de las elecciones. Aquí, la mayoría de los partidos ya prepararon su lista de candidatos ante las PASO, por eso usan esta elección como una gran encuesta antes de las elecciones generales, ya que, al menos en Buenos Aires, todos pueden votar en las PASO, no solo los miembros del partido. Cuando el legislativo verdadero se realizan elecciones, conocemos los nombres de los candidatos a sentarse en el Congreso.

Esta dinámica se desarrolla en el anillo más importante, la capital. El sistema electoral de Buenos Aires permite que todos los extranjeros mayores de 16 años con residencia permanente puedan votar por miembros de la legislatura de la ciudad. Esto significa que alrededor de 40.000 venezolanos tienen derecho a voto en las próximas elecciones de noviembre, como lo hicimos nosotros en las PASO. primario.

Los resultados de las PASO confirmaron varias cosas sobre los votos venezolanos en Buenos Aires. Aunque no hay datos que indiquen cómo todos los venezolanos votaron por las PASO, es bien sabido que la comunidad venezolana está abrumadoramente en contra del chavismo y por lo tanto no apoyamos al gobierno nacional, donde CFK, un amigo cercano del fallecido Hugo Chávez, es un Partidario. del régimen de Maduro. En cambio, tendemos a votar por candidatos de derecha en todos los espacios políticos. En esta ocasión, los venezolanos votaron por la coalición Juntos por el Cambio, que apoyó a candidatos liberales de centroderecha como Ricardo López Murphy, exministro de Economía y Defensa a fines de la década de 1990 y 2000, durante el gobierno de Fernando de la Rúa. La PASO también dejó en claro parte del apoyo de la comunidad a un proyecto populista de derecha cuando vimos banderas venezolanas y activistas políticos venezolanos en las manifestaciones de Javier Milei.

Los venezolanos están seriamente involucrados en el trabajo político en Buenos Aires. Muchos venezolanos fueron observadores en muchos colegios electorales del país en representación de ambas coaliciones de oposición. La comunidad venezolana en Buenos Aires está bien representada, con más de 40 organizaciones que van desde sindicatos hasta partidos políticos y movimientos por los derechos de los inmigrantes. La mayoría de estas organizaciones cuentan con reconocimiento legal y ofrecen todo tipo de asistencia a los venezolanos. Las organizaciones venezolanas en la ciudad representan un desafío y una oportunidad para los partidos que necesitan acercarse a los votantes venezolanos. Cada coalición ha diseñado sus propias estrategias sobre cómo atraer nuestro voto.

Las exigencias del macrismo

Se podría pensar que el gobierno es el más interesado en atraer nuestro voto. Después de todo, los peronistas (o justicialistas, como se les llama en la historia moderna) son los que pierden en los barrios históricamente kirchneristas, hasta el punto de que ahora corren el riesgo de perder una mayoría en ambas cámaras del Congreso. Pero entienden que los venezolanos en Argentina recuerdan que muchos casos de corrupción salieron a la luz durante las presidencias de Néstor Kirchner y CFK y que Caracas ayudó a financiar la campaña de Kirchner en 2007 con maletas llenas de efectivo. Entonces el movimiento peronista no cuenta con el voto venezolano y su estrategia hacia nosotros es la desinformación: pretenden confundir a los votantes sobre el proceso electoral o pretenden impedir que ingresemos a las listas electorales. Bajo el disfraz de la pandemia, el gobierno nacional frenó todos los procesos migratorios, lo que impidió que muchos extranjeros obtuvieran el DNI (documento nacional de identidad) a tiempo para votar.

READ  Venezuela FM pide el fin de las medidas coercitivas de Estados Unidos - Prensa Latina

Al otro lado del pasillo, Juntos por el Cambio está realmente enfocado en capturar los votos venezolanos. Esta coalición gobierna actualmente la capital y debe mantener una mayoría en la legislatura de la ciudad, para que el titular del gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, pueda mantener su agenda legislativa, que es constantemente saboteada por el gobierno nacional. Gobernar Buenos Aires es una plataforma de lanzamiento para la presidencia: así fue como Mauricio Macri abrió el camino a la Casa Rosada. En las elecciones generales de 2023, Juntos por el Cambio buscará tomar el gobierno de Buenos Aires por quinta vez consecutiva, mientras que dos de sus líderes, Rodríguez Larreta y la exministra de Seguridad Patricia Bullrich, compiten por ser la candidata presidencial. Juntos.

Para ambos precandidatos, ahora se requiere el voto venezolano. En 2023, más venezolanos se convertirán en ciudadanos argentinos. Por eso han demostrado que están cerca de activistas y partidos venezolanos como Vente Venezuela. y Primero Justicia a lo largo de la campaña de las primarias de PASO.

Emmanuel Ferrario, líder de la lista de candidatos de Juntos por el Cambio para la legislatura, ha hecho video pidiendo a los venezolanos que voten. Lo mismo ha hecho la exgobernadora de Buenos Aires y jefa de la lista nacional de la ciudad, María Eugenia Vidal, quien encabeza las encuestas para ser la próxima jefa del gobierno porteño.

El encanto del Trump argentino

Cabe señalar que muchos venezolanos están encantados con otro candidato, el economista populista Javier Milei. El ascenso de este candidato fue la mayor sorpresa en la ciudad: obtuvo el 13% de los votos, el mejor resultado en décadas para un candidato de derecha, y la primera vez que un libertario podía ser elegido diputado. Estos logros se pueden entender por muchas razones, como su estilo disruptivo, cabello largo, discursos fogosos con muchos gritos e insultos, y su acercamiento a los jóvenes: la mayoría de los votantes de Milei tienen entre 16 y 30 años. . Muchos ven en él la esperanza de solucionar los eternos problemas estructurales de la economía, con promesas como recortes masivos de impuestos y una reducción general del estado. Además, después de cuatro años de Mauricio Macri, muchos votantes creen que votarán por Juntos por el Cambio. Es un regreso a la inestabilidad política del gobierno de Macri que permitió el regreso del kirchnerismo en 2019, aunque Macri es el único presidente no peronista que completa este mandato en la historia moderna.

La pandemia y sus efectos en la economía, el tono populista de su discurso y la imagen de fuerte oposición al gobierno hicieron que miles de venezolanos miraran a Milei. Sin buscarlo, La Libertad Avanza de Milei ha cosechado éxitos en nuestra comunidad, un éxito que se traduce en una radicalización de sus seguidores y acusando a todos sus detractores de “ser comunistas”, al igual que los Magazuelans en Florida. Quizás comencemos a usar el término “Milesizuelans “. Ya tenemos una imagen clásica: Azabache, un cantante venezolano moderadamente famoso en la década de 1980, estuvo detrás de Milei durante su discurso triunfal sosteniendo una bandera venezolana en la noche de las primarias.

Eventualmente, los 40.000 venezolanos que vayan a votar en las elecciones legislativas de noviembre elegirán entre dos fuerzas opuestas que ofrecerán cosas similares con enfoques diferentes. Milei pretende ser la antítesis ideológica del chavismo pero carece de la estructura para provocar cambios fundamentales en el país, mientras Juntos por el cambiolos candidatos más moderados están dispuestos a negociar con justicialismo pero tienen experiencia en el gobierno y una organización de partido existente. Tendremos que esperar hasta el 14 de noviembre para ver si los venezolanos votarán con emoción o racionalidad por el futuro de Argentina, que alberga a más de 300.000 venezolanos.

READ  La inversión extranjera directa se desploma casi un 10% de enero a septiembre de 2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *