AMÉRICA / VENEZUELA: «Trabayo y persona»: el desafío de crear empleo gracias a la formación

AMÉRICA / VENEZUELA: «Trabayo y persona»: el desafío de crear empleo gracias a la formación

Caracas (Agencia Fides) – «Sería bueno que todos los oficios se convirtieran en una moda, una ‘tendencia’, para poder decidir si hacer tal o cual profesión». Fides habla de ello con Alejandro Marius, fundador de «Trabajo y persona», una asociación civil sin fines de lucro nacida en Caracas, con la misión de promover el valor del trabajo en la sociedad venezolana. La ONG promueve la dignidad de la persona a través de cursos de formación diseñados e implementados en colaboración con instituciones, empresas, obras de la Iglesia, escuelas, universidades locales.
Uruguayo de nacimiento, venezolano de adopción con origen italiano (su abuelo era friulano), Alejandro Marius, cincuenta, casado y con 4 hijas, ingeniero, con un rol directivo en una multinacional para América Latina, lo deja todo y funda «Trabajo y persona» en 2009. “Trabajo y persona nació de mi camino vocacional en un sentido profesional con una experiencia de discernimiento – dice -. Especialmente en mi diálogo espiritual con una monja benedictina entendí más profundamente mi pasión por el trabajo en su profundidad, entendí que todo esto tenía que traducirse en algo concreto, algo que pudiera ayudar a los venezolanos a tener una relación positiva con el trabajo ”.
Este es el punto de partida de esta historia, de esta realidad en la que hoy trabajan treinta personas, colaboran más de veinte centros de formación en todo el territorio nacional, con más de un centenar de formadores; El 40% de los tres mil jóvenes y mujeres desempleados que asistieron a sus cursos iniciaron sus propios negocios. Un garaje parroquial se ha transformado en una chocolatería que emplea a mujeres vulnerables que se convierten así en empresarias chocolateras; o, dado el importantísimo fenómeno migratorio que se vive en este momento en Venezuela, en colaboración con la Universidad y la Congregación de las Hijas de María Auxiliadora, se han puesto en marcha cursos de formación para cuidadores para atender a los ancianos que se quedan solos y reciben dinero de los migrantes para vivir.
La idea básica es «no asistir sino formar», acompañar a las personas para brindar un servicio que pueda garantizar una vida digna.
“La emergencia que estamos viviendo ahora en nuestro país es que la mayoría de las respuestas son asistenciales y son necesarias -explica Alejandro Marius-. Intentamos ofrecer una propuesta que sea tanto de ayuda como de desarrollo. Por ejemplo, en 2019 creamos un CD-libro de canciones venezolanas unidas por un hilo conductor: el trabajo. Todo esto se hizo en colaboración con más de 30 músicos venezolanos y socios de prestigio ”.
Entre las especialidades que ofrece la asociación se encuentra la de peluquería, impartida a mujeres de barrios pobres que luego trabajan en casa o montan un salón; hay programas de formación de emprendedores. Además, también es activa la formación de madres desempleadas como emprendedoras del sector gastronómico: se hacen voluntarias en el comedor de Caritas, a la par que se mantienen a sí mismas y a sus hijos, hasta que la actividad gastronómica se convierte en un trabajo y pueden ganarse la vida. .
“Nuestra forma de actuar y operar parte de poner a la persona en el centro – concluye el fundador de Trabajo y persona -. La consecuencia de esto es que la persona desarrolla habilidades, actitudes, carácter, en la relación con su propio trabajo: de esta manera la persona madura en el cuidado de la Casa Común y contribuye a la construcción del bien común ”. (EG) (Agencia Fides 16/12/2021)

READ  Venezuela exportará crudo diluido tras 9 meses de pausa, según documento


Para compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.