Biden socava la energía de EE. UU. con el acuerdo de Chevron

En lugar de apoyar a los productores de energía estadounidenses, el presidente Biden recurrió a gobiernos extranjeros corruptos. El reciente acuerdo de la administración con Venezuela es otro ejemplo del abandono de Biden de la energía limpia y la independencia energética de Estados Unidos.

Un acuerdo reciente permitiría a Chevron reabrir operaciones en Venezuela.

Desde 2019, Estados Unidos ha impuesto severas sanciones a Venezuela, incluso a empresas estadounidenses que históricamente han perforado en el país. El mes pasado, el Departamento del Tesoro emitió un levantamiento parcial de estas sanciones, autorizando a Chevron para una producción limitada de petróleo en Venezuela. Chevron estará autorizado a transportar el petróleo crudo a los Estados Unidos para su refinación y venta interna.

El cambio de política plantea una pregunta importante: ¿Por qué la administración Biden está aliviando las restricciones sobre el petróleo extranjero cuando Estados Unidos está sentado en los sectores energéticos más productivos y limpios del mundo? Y quizás más preocupante: ¿Qué gana Estados Unidos partiendo el pan con líderes extranjeros corruptos y las compañías petroleras estadounidenses que trabajan con ellos?

La verdad es que la administración se ha arrinconado en la política energética. Durante su campaña, Biden se mostró duro con el cambio climático e insinuó que prohibiría el fracking en tierras federales estadounidenses. Uno de sus primeros actos como presidente fue la cancelación del oleoducto Keystone XL y luchó activamente contra la nueva producción nacional en cada paso del camino. Además, ha culpado públicamente a los productores de energía y las gasolineras estadounidenses por el aumento de los precios de la gasolina.

A pesar de su gran charla sobre el clima, la administración sabe que los combustibles fósiles no se irán a ninguna parte en el corto plazo, y el conflicto entre Rusia y Ucrania solo ha aumentado los costos de energía para el estadounidense típico. Para eludir las ramificaciones políticas para los consumidores estadounidenses y los activistas climáticos, la administración recurrió a rogar a los productores de petróleo extranjeros por reservas mientras arrodillaba a los productores estadounidenses.

READ  Se cierran las sucursales de Sanborns y Saks Polanco

Esta estrategia de mendigar a los productores de petróleo extranjeros puede generar algunos beneficios políticos a corto plazo, pero les costará a los estadounidenses ahora y en el futuro. Buscar suministros de fabricantes extranjeros hace que los estadounidenses dependan de nuestros adversarios y nos vincula a fuentes de combustible que son más dañinas para el medio ambiente.

La principal plataforma petrolera de Venezuela, el Orinoco, es uno de los campos más intensivos en carbono del mundo. Además, debido a los malos estándares ambientales en Venezuela, los derrames de petróleo se han convertido en una constante, dañando la vida silvestre y la salud humana.

A pesar del alarmismo de muchos activistas climáticos, la energía estadounidense no es tan mala en comparación con el resto del mundo. El sistema estadounidense de mercados relativamente libres y el estado de derecho es la incubadora perfecta para las innovaciones que hacen que las tecnologías de combustibles fósiles sean más limpias, a diferencia de la economía de mando y control de Venezuela.

Estados Unidos ha podido aprovechar la fracturación hidráulica para acceder a nuevos combustibles fósiles, una transición que ha llevado al reemplazo del carbón pesado desde 2011 y ha reducido significativamente las emisiones de carbono de Estados Unidos en un 20 % desde 2005.

Por supuesto, se necesita una inversión continua en el desarrollo de energía limpia, pero como ha dejado claro la crisis energética provocada por la invasión rusa de Ucrania, no somos poscombustibles fósiles. Las abundantes fuentes de energía doméstica, incluido el gas natural, son vitales para la economía estadounidense y nuestro medio ambiente. Depender de combustibles fósiles extranjeros solo está canalizando más dinero hacia regímenes corruptos que se preocupan poco por las salvaguardas ambientales y la inversión en tecnologías limpias.

READ  ACTUALIZACIÓN 1 - El gobernador del banco central de Túnez no ve alternativas al acuerdo con el FMI, advierte sobre el `` escenario venezolano ''

Mientras el mundo lucha contra el aumento de los costos de la energía y el cambio climático, la decisión del presidente Biden de aumentar la producción de petróleo en Venezuela es un gran paso atrás. Esto solo puede cambiarse si la administración cambia su tono sobre la energía estadounidense.

Elijah Gullett es el director de la sucursal de Raleigh-Durham de la American Conservation Coalition en Carolina del Norte/InsideSources

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *