Brasil y Argentina iniciarán preparativos para una moneda común

Brasil y Argentina anunciarán esta semana que están comenzando a trabajar en una moneda común, en un movimiento que eventualmente podría crear el segundo bloque monetario más grande del mundo.

Las dos economías más grandes de América del Sur discutirán el plan en una cumbre en Buenos Aires esta semana e invitarán a otras naciones latinoamericanas a unirse.

El enfoque inicial será cómo una nueva moneda, que Brasil sugiere llamar «sur» (sur), podría impulsar el comercio regional y reducir la dependencia del dólar estadounidense, dijeron funcionarios al Financial Times. Inicialmente correría en paralelo con el real brasileño y el peso argentino.

«Habrá (…) una decisión para comenzar a estudiar los parámetros necesarios para una moneda común, que abarque desde cuestiones fiscales hasta el tamaño de la economía y el papel de los bancos centrales», dijo al Financial Times el ministro de Economía argentino, Sergio Massa.

“Sería un estudio de mecanismos de integración comercial”, agregó. “No quiero crear falsas expectativas. . . es el primer paso de un largo camino que América Latina debe recorrer”.

Inicialmente un proyecto bilateral, la iniciativa sería ofrecida a otras naciones latinoamericanas. “Son Argentina y Brasil los que están invitando al resto de la región”, dijo el ministro argentino.

Una unión monetaria que cubra toda América Latina representaría alrededor del 5% del PIB mundial, según estimaciones de FT. La unión monetaria más grande del mundo, el euro, comprende alrededor del 14% del PIB mundial cuando se mide en términos de dólares.

Otros bloques de moneda incluyen el franco CFA utilizado por algunos países africanos y vinculado al euro y al dólar del Caribe Oriental. Sin embargo, estos comprenden una porción mucho más pequeña de la producción económica mundial.

READ  UE y Rusia esperan acuerdo atómico con Irán mientras Beijing mantiene conversaciones

Es probable que el proyecto tarde muchos años en realizarse; Massa señaló que Europa tardó 35 años en crear el euro.

Se espera un anuncio oficial durante la visita del presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, a Argentina a partir del domingo por la noche, el primer viaje al extranjero del veterano izquierdista desde que asumió el poder el 1 de enero.

Brasil y Argentina han discutido una moneda común en los últimos años, pero las conversaciones colapsaron debido a la oposición del banco central de Brasil a la idea, dijo un funcionario cercano a las discusiones. Ahora que los dos países están gobernados por líderes de izquierda, existe un mayor apoyo político.

Un portavoz del Ministerio de Hacienda de Brasil dijo que no tenía información sobre un grupo de trabajo sobre una moneda común. Señaló que el ministro de Hacienda, Fernando Haddad, había coautor de un artículo el año pasado, antes de aceptar su trabajo actual, proponiendo una moneda digital sudamericana común.

El comercio está en auge entre Brasil y Argentina, alcanzando $ 26,4 mil millones en los primeros 11 meses del año pasado, un aumento de casi el 21% con respecto al mismo período en 2021. Las dos naciones son la fuerza impulsora detrás del bloque comercial regional Mercosur, que incluye a Paraguay. y Uruguay.

Los atractivos de una nueva moneda común son más evidentes en Argentina, donde la inflación anual se acerca al 100% a medida que el banco central imprime dinero para financiar el gasto. Durante los primeros tres años en el cargo del presidente Alberto Fernández, la cantidad de dinero en circulación se cuadruplicó, según datos del banco central, y el billete de peso más grande vale menos de $ 3 en el tipo de cambio paralelo ampliamente utilizado.

READ  Precio del dólar hoy viernes cierre, ¿cómo es el tipo de cambio?

Sin embargo, habrá preocupación en Brasil por la idea de vincular la economía más grande de América Latina a la de su vecino perpetuamente inestable. Argentina ha estado en gran medida aislada de los mercados de deuda internacionales desde su incumplimiento de pago de 2020 y aún debe más de $ 40 mil millones al FMI de un rescate de 2018.

Lula permanecerá en Argentina el martes para una cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) de 33 naciones, que reunirá al nuevo grupo de líderes de izquierda de la región por primera vez desde una ola de elecciones el año pasado. invirtió una tendencia derechista.

Es probable que asista el presidente colombiano Gustavo Petro, dijeron las autoridades, junto con el chileno Gabriel Boric y otras figuras más controvertidas como el presidente socialista revolucionario de Venezuela, Nicolás Maduro, y el líder cubano Miguel Díaz-Canel. El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, generalmente evita viajar al extranjero y no está programado para asistir. El domingo se esperan protestas contra la presencia de Maduro en Buenos Aires.

El canciller argentino, Santiago Cafiero, dijo que la cumbre también haría compromisos sobre una mayor integración regional, la defensa de la democracia y la lucha contra el cambio climático.

Sobre todo, le dijo al Financial Times, la región necesitaba discutir qué tipo de desarrollo económico quería en un momento en que el mundo estaba hambriento de alimentos, petróleo y minerales latinoamericanos.

“¿La región entregará esto de una manera que pondrá patas arriba su economía? [solely] en un productor de mercancías o lo suministrará de una manera que crea justicia social [by adding value]?,» él dijo.

READ  Los maestros venezolanos abandonan la profesión en masa debido a los bajos salarios

Alfredo Serrano, un economista español que dirige el centro de estudios de política regional Celag en Buenos Aires, dijo que la cumbre discutirá formas de fortalecer las cadenas de valor regionales para aprovechar las oportunidades regionales, así como avanzar en una unión monetaria.

«Los mecanismos monetarios y cambiarios son clave», dijo. “Hay posibilidades hoy en América Latina, dadas sus economías fuertes, de encontrar herramientas para reemplazar la dependencia del dólar. Será un paso adelante muy importante».

Manuel Canelas, politólogo y exministro del gobierno boliviano, dijo que la CELAC, fundada en 2010 para ayudar a los gobiernos de América Latina y el Caribe a coordinar políticas sin Estados Unidos o Canadá, fue el único organismo de integración panregional que sobrevivió en el transcurso del última década, mientras que otros se han quedado en el camino.

Sin embargo, los presidentes de izquierda de América Latina ahora enfrentan condiciones económicas globales más duras, políticas internas más complicadas con muchos gobiernos de coalición y menos entusiasmo público por la integración regional.

“Por esta razón, todos los pasos hacia la integración seguramente serán más cautelosos. . . y tendrá que enfocarse directamente en entregar resultados y mostrar por qué son útiles”, advirtió.

Información adicional de Bryan Harris en São Paulo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *