Caza al jefe de la pandilla que controlaba la prisión de lujo en Venezuela

Caza al jefe de la pandilla que controlaba la prisión de lujo en Venezuela

  • Por Vanessa Buschschlüter
  • Noticias de la BBC

Fuente de imagen, Ministerio del Interior de Venezuela

Captura de imagen,

Las autoridades venezolanas emitieron un cartel de búsqueda para el fugitivo.

La policía de toda Sudamérica está buscando al líder de una pandilla venezolana que escapó de la lujosa prisión que controlaba poco antes de que fuera allanada.

Cuando 11.000 soldados y policías ingresaron a la prisión de Tocorón en Venezuela el miércoles, Héctor Guerrero Flores no estaba por ningún lado.

La prisión contaba con un pequeño zoológico, una discoteca y una piscina.

Este hombre de 39 años del estado Aragua en Venezuela ha estado entrando y saliendo de la prisión de Tocorón durante más de una década.

En 2012, el líder de la banda criminal transnacional Tren de Aragua logró escapar de prisión sobornando a los guardias.

Después de su nuevo arresto en 2013, fue devuelto a la misma prisión, pero parece que su poder dentro de la prisión –y sobre aquellos encargados de custodiarlo– no ha hecho más que crecer.

No sólo transformó a Tocorón en el centro neurálgico de la empresa criminal Tren de Aragua, sino que bajo su gobierno la prisión estaba equipada con todos los detalles de un hotel de lujo.

Las familias de los reclusos se han trasladado al complejo. Los reclusos tenían acceso a un banco improvisado, una tienda de apuestas, un restaurante y un campo de béisbol, mientras que sus hijos podían admirar flamencos y avestruces en el recinto de los animales.

Según se informa, Guerrero Flores podía ir y venir cuando quisiera. La autora venezolana Ronna Rísquez, quien escribió un libro sobre el Tren de Aragua, relata cómo la policía lo encontró una vez en una fiesta en un yate en 2016.

Según Rísquez, el detenido mostró tranquilamente a los agentes un salvoconducto emitido por el servicio penitenciario venezolano que le permitía viajar libremente por el país.

Humberto Prado, director de la ONG Observatorio Penitenciario Venezolano, le dijo a BBC Mundo que Guerrero Flores vivía «como un rey» dentro del penal y probablemente regresaba por la seguridad que ofrecía.

«Tenía un piso entero para él solo, con todos los lujos… camas dobles, pantallas de plasma, sistemas de sonido. Incluso tenía sus propios guardaespaldas y nadie podía entrar al piso sin su permiso».

Según Prado y otras personas familiarizadas con las condiciones dentro de la prisión, Guerrero Flores no tenía rivales dentro de la prisión y, por lo tanto, podía gobernar con seguridad su red criminal en constante expansión.

Bajo su liderazgo, el Tren de Aragua se expandió a Colombia, Ecuador, Perú y Chile y se diversificó desde la extorsión de migrantes hasta el tráfico sexual, el sicariato y el secuestro.

Fuente de imagen, Ministerio del Interior del Perú

Captura de imagen,

Perú ofrece recompensa por información que conduzca a la captura de Héctor Guerrero Flores

El alcance de la pandilla es tal que el presidente chileno, Gabriel Boric, se pronunció directamente al respecto, afirmando que «los cazaremos, los encarcelaremos y, en los casos que sea necesario, los expulsaremos».

Se cree que la presión de los líderes latinoamericanos condujo a la masiva operación de seguridad lanzada por las autoridades venezolanas la semana pasada en la prisión de Tocorón.

Las autoridades dijeron que se desplegaron 11.000 soldados y policías para recuperar el control de la prisión en manos de los reclusos.

Fue durante la redada que se notó por primera vez la ausencia de Héctor Guerrero Flores, pero los funcionarios venezolanos no hicieron pública su fuga en ese momento.

Recién el sábado, tres días después del operativo de seguridad, el Ministerio del Interior venezolano ofreció una recompensa por información que condujera a la captura de Guerrero Flores.

A pesar de la fuga de su recluso más poderoso, el presidente Nicolás Maduro dijo que el allanamiento se ejecutó «impecablemente».

Admitió que «algunos presos se habían fugado debido a la corrupción de los funcionarios, que habían alertado a los presos sobre la inminente operación de seguridad».

El presidente dijo que los responsables serán «severamente castigados».

Mientras tanto, policías de Colombia, Ecuador, Perú, Chile y Venezuela buscan a Héctor Guerrero Flores.

READ  El consorcio financiará 19 proyectos mexicanos para combatir COVID-19

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *