Cerrada la unidad de craqueo catalítico de la refinería venezolana Cardón

Cerrada la unidad de craqueo catalítico de la refinería venezolana Cardón

CARACAS, 2 jun (Reuters) – La unidad de craqueo catalítico de la refinería Cardón de Venezuela, la segunda más grande del país, sufrió una avería y suspendió sus operaciones desde mediados de semana, dijeron a Reuters cuatro personas familiarizadas con la noticia.

La red de refinación venezolana tiene capacidad para procesar 1,3 millones de barriles por día, pero sufre frecuentes problemas de producción. Los críticos de la petrolera estatal PDVSA culpan a la falta de inversión y la mala gestión, mientras que la compañía dice que los saboteadores causan daños a sus refinerías.

La planta de craqueo catalítico fluido (FCC) refina el petróleo en otros productos con mayor valor comercial, como la gasolina.

Las interrupciones en la red de refinación provocan frecuentes escaseces de combustible en el país sudamericano.

«La plataforma se descompuso debido a una falla en el compresor», dijo una de las fuentes, y agregó que la unidad «sufrió daños considerables».

PDVSA no respondió a las solicitudes de comentarios.

Cardón, que forma parte del Centro de Refinación de Paraguaná en el noroeste de Venezuela, junto con la refinería de Amuay, puede procesar hasta 310.000 barriles de petróleo por día (bpd).

La refinería reinició una unidad de destilación el viernes después de una avería, mientras que una segunda unidad permanece inactiva.

La unidad de craqueo catalítico de Amuay, la refinería más grande de Venezuela, estuvo cerrada por reparaciones desde marzo, lo que afectó la producción de gasolina.

PDVSA ha realizado esfuerzos infructuosos para acelerar sus operaciones de refinación en los últimos meses, lo que obligó a los usuarios a esperar en largas filas para reabastecer sus vehículos, especialmente fuera de la capital, Caracas.

READ  El alto tribunal venezolano descalifica retroactivamente al candidato

Informe de Deisy Buitrago Guión de Oliver Griffin; Edición de Davide Gregorio

Nuestros estándares: Los Principios de Confianza de Thomson Reuters.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *