Chile expulsará a más de 100 inmigrantes ilegales a medida que se intensifica la crisis fronteriza

SANTIAGO, 9 de febrero. (Reuters) – Chile expulsará a más de 100 migrantes colombianos y venezolanos que ingresaron a la nación sudamericana a través de su remota frontera norte, dijo el martes el ministro del Interior, como parte de un plan más amplio para acabar con una reciente avalancha de inmigración ilegal.

La decisión del gobierno se produce después de que dos migrantes murieran a principios de este mes de exposición después de ingresar a Chile desde Bolivia a través de un paso de tierras altas en los Andes. La región escasamente poblada es conocida por la incesante luz solar durante el día y las noches heladas.

La administración de centro derecha de Sebastián Piñera dijo que las bandas criminales han comenzado a arrastrar a migrantes cada vez más desesperados, desplazados por la crisis política y la pandemia del coronavirus, a través de la peligrosa frontera de las tierras altas de Chile, poniéndolos en riesgo.

El ministro del Interior, Rodrigo Delgado, dijo que el país los enviaría de regreso en un esfuerzo por acabar con la práctica, comenzando con más de 100 migrantes programados para regresar a casa el miércoles.

La polvorienta comunidad fronteriza del “altiplano” de Colchane, que también carece de servicios básicos, se ha visto abrumada por los migrantes a pesar de que las fronteras de Chile han sido cerradas debido a la pandemia de coronavirus, dijeron las autoridades.

Muchos de los migrantes llegaban de Venezuela, dijo el gobierno, como parte de una crisis humanitaria en curso más amplia.

El colapso económico de Venezuela desencadenó la mayor crisis migratoria en la historia reciente de América del Sur, lo que llevó a millones de personas en casi una década a huir del país en desesperación.

READ  Los aumentos salariales en 2020 no coincidirán con la inflación

“La migración venezolana se ha convertido, objetivamente, en una emergencia regional”, dijo a la prensa el ministro del Interior, Delgado, en la visita del martes a Colchane.

Dijo que la administración de Piñera se estaba coordinando con los vecinos Perú y Bolivia para combatir el problema.

Quienes se oponen a la represión de Chile contra la inmigración ilegal dicen que la fuerte policía fronteriza solo daña a los migrantes involucrados y hará poco para detener el flujo de inmigración.

En cambio, pidieron más refugios humanitarios en las escarpadas montañas fronterizas y para fortalecer la coordinación regional.

Reportaje de Fabian Cambero y Dave Sherwood; Edición por Bill Berkrot

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *