China logra lanzar y aterrizar una nave espacial reutilizable | Ciencias

China lanzó y logró aterrizar una misteriosa nave espacial experimental reutilizable en una misión de dos días. Los datos que han dado a conocer los medios estatales son muy escasos y se sabe poco sobre las características del barco o las actividades que realizó durante su travesía o que realizará en el futuro. Pero el éxito de la prueba representa un gran paso adelante para el ambicioso programa espacial de la segunda potencia mundial y su objetivo de lanzar misiones tripuladas al espacio.

El vehículo, cuyo nombre ni siquiera se conoce, fue lanzado el viernes 4, propulsado por un cohete Long March 2F y, tras orbitar la Tierra, regresó con éxito a la base espacial de Jiuquan, en el desierto de Gobi. Domingo. .

Según un breve despacho de la agencia de noticias estatal Xinhua que informa sobre el aterrizaje, el éxito de la misión representa “un progreso significativo en la investigación de naves espaciales reutilizables”. El desarrollo del vehículo permitirá, señala Xinhua, “ofrecer transporte para viajes de ida y vuelta convenientes y de bajo costo”. También señala que la nave espacial hará un uso “pacífico” del espacio.

A pesar de estas garantías, toda la misión se mantuvo en secreto. A diferencia de otros lanzamientos del programa espacial chino, no se había anunciado en los días anteriores: las únicas pistas de que algo se estaba preparando eran las repentinas restricciones del espacio aéreo. Un documento oficial citado por el periódico de Hong Kong. Poste matutino del sur de China y que circuló en las redes sociales chinas, pidió al personal de Jiuquan y a los visitantes de la base que no registren el lanzamiento ni lo mencionen en Internet. “Todas las unidades deben fortalecer la capacitación en seguridad del personal y la gestión del personal durante las misiones para garantizar que no se filtren secretos”.

READ  Referéndum en Italia: los primeros resultados dan el ganador al Sí en la consulta sobre la reducción del número de diputados

No se han publicado imágenes del vehículo o sus características, aunque el secreto que lo rodea ha alimentado la especulación. puede querer rivalizar con el Vehículo Orbital Experimental X-37B estadounidense: una nave espacial no tripulada que funciona como una versión más pequeña de los transbordadores espaciales que Washington ha retirado durante la última década.

El X-37B, como sus predecesores, se lanza verticalmente montado en un cohete y aterriza horizontalmente, como un avión convencional. Hasta ahora, ese dispositivo ha completado cinco misiones secretas, incluida una que lo mantuvo en órbita durante 730 días entre 2017 y 2019, y desarrolla una sexta. Nunca se supo qué tipo de actividad desarrollaba en el espacio, lo que llevó a especular sobre un posible uso militar, tanto para espionaje como para pruebas de armas. Oficialmente, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos dice que se utiliza para experimentar con una serie de tecnologías avanzadas, desde la propulsión hasta los materiales para su uso en el espacio.

Ya en 2017, China había confirmado que estaba desarrollando una nave espacial reutilizable que podría aterrizar en una pista y podría usarse para transportar tripulaciones.

Luego, Chen Hongbo, de la Corporación de Ciencia y Tecnología Aeroespacial de China, dijo a los medios oficiales que esta agencia espacial estaba trabajando en un vehículo “capaz de volar como un avión” capaz de transportar carga o tripulaciones al espacio y regresar a la Tierra. Según él, ese vehículo estaría listo en 2020 y sería más fácil de mantener que un sistema tradicional de embarcaciones de un solo uso. También reduciría los costos de lanzamiento y aumentaría su frecuencia, permitiendo que más personas tengan acceso a los viajes espaciales.

READ  Para la OMS, es "probable" que haya dos millones de muertes por Covid-19 si no actuamos colectivamente contra la pandemia

El desarrollo de un vehículo capaz de transportar carga o personal al espacio es especialmente importante para el programa espacial chino, al que la ley estadounidense prohíbe asociarse con la NASA de primera potencia. Entre sus proyectos, planea completar una estación espacial, Tiangong, en la próxima década, que estará en órbita a unos 380 kilómetros de la Tierra. Este verano lanzó una misión a Marte, en competencia directa con el estadounidense enviado por el vehículo explorador Perseverancia al planeta rojo.

Puedes seguir IMPORTA en Facebook, Gorjeo, Instagram o suscríbete aquí al nuestro Boletin informativo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *