Comentario: Occidente debe estar preparado para una larga batalla contra la tiranía

Y

Incluso antes de su invasión a gran escala de Ucrania, Rusia enfrentó el aislamiento occidental y las sanciones económicas por su anexión de Crimea y el apoyo a los separatistas en la región de Donbass. Sus atletas olímpicos no podían competir bajo la bandera rusa como castigo por violaciones de dopaje patrocinadas por el estado, y su economía estaba en un letargo prolongado.

Hoy Rusia es un estado paria en toda regla. Su banco central ha sido sancionado, su moneda está en caída libre y los activos de sus líderes están congelados. Si bien el presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, recibió una ovación de pie del Parlamento Europeo, el aislamiento diplomático de Rusia quedó ilustrado ayer cuando las delegaciones occidentales organizaron una huelga mientras el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, hablaba a través de un enlace de video en un discurso en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

China, Siria y Venezuela fueron tres de los pocos que permanecieron sentados. Y China también se abstuvo la semana pasada de la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que condena a Rusia, mientras que ahora llama a la invasión un «conflicto», lo que representa un cambio de postura y sugiere que podría estar lista para actuar como mediadora.

Occidente podría detenerse ante una zona de exclusión aérea sobre Ucrania, pero las aerolíneas rusas están prácticamente en el suelo y sus equipos de fútbol han sido expulsados ​​de las competiciones de la FIFA y la UEFA. Mientras tanto, algunos rusos, conmocionados por las acciones de su líder, cuyas tarjetas de crédito han dejado de funcionar, abandonan el país.

READ  El enviado del presidente venezolano Maduro, Alex Saab, apela a la extradición a Estados Unidos en la corte

El Primer Ministro tiene un nuevo eslogan: «Putin debe fracasar». Y en su primer discurso sobre el Estado de la Unión, el presidente Joe Biden reafirmó su «determinación inquebrantable de que la libertad siempre triunfará sobre la tiranía».

La situación de los municipios ucranianos es aterradora. Las bajas civiles aumentan cada día. Hoy se informó que un médico pediatra murió cuando las fuerzas rusas abrieron fuego contra su automóvil mientras llevaba a su nieto herido al hospital. Las escenas de personas desesperadas que intentan abordar un tren en dirección oeste evocan aterradores recuerdos de los días más oscuros de Europa.

Pero el mundo está mirando. No se puede permitir que la agresión de Putin tenga éxito. Mientras Ucrania sigue luchando heroicamente, Occidente debe estar preparado para una larga batalla en defensa de la libertad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.