Cómo Biden puede poner fin a la pesadilla económica de Venezuela

Cómo Biden puede poner fin a la pesadilla económica de Venezuela

Presidente Nicolás Maduro de Venezuela Anunciado La semana pasada, las elecciones nacionales se llevarán a cabo el 28 de julio, poniendo fin a meses de especulaciones sobre si se llevaría a cabo una votación y cuándo. Al dar luz verde a las elecciones, aunque de aquellas en las que la principal líder de la oposición, María Corina Machado, parece destinada a quedar excluida, Maduro afirma haber respetado el acuerdo con la administración Biden que prevé el alivio de las sanciones a Venezuela. a cambio de reformas democráticas. .

El acuerdo firmado el pasado mes de octubre, conocido como Acuerdo de Barbados, expirará en abril. Si Estados Unidos no extiende las disposiciones del acuerdo, se volverán a imponer sanciones al sector energético de Venezuela, hundiendo al país nuevamente en una situación económica y humanitaria desesperada y aislando a Occidente de las prodigiosas reservas de petróleo y gas del país.

En cambio, la administración Biden podría optar por ampliar el alivio de las sanciones, convencida de que Venezuela está en el camino de regreso a la democracia, por imperfecta que sea, y puede continuar en su papel histórico como proveedor de energía vital para Occidente.

El presidente Biden está siendo empujado a extender el acuerdo de Barbados por una oleada de apoyo entre los venezolanos a las elecciones, cualesquiera que sean las condiciones. Las encuestas están ajustadas e indican que la victoria de Maduro de ninguna manera está garantizada, independientemente del recuento final.

Este apetito se explica en parte por el temor de todas las partes –venezolanos y su gobierno, gobiernos extranjeros y acreedores– de que el regreso de las sanciones pueda alentar una repetición de los últimos cinco años, durante los cuales Venezuela vivió en un limbo económico y legal.

READ  Esta es la nueva imagen de marca

Los venezolanos temen volver a los días más oscuros de su vida bajo sanciones, afectados por la hiperinflación y sufriendo una grave escasez de alimentos y medicinas. El gobierno de Maduro continúa enfrentándose a la ira de ciudadanos afectados por la pobreza que no pueden corregir la caída de sus niveles de vida después de haber sido excluidos del sistema financiero liderado por Estados Unidos.

Para Estados Unidos y sus aliados, las sanciones no sólo no lograron derrocar a Maduro, sino que también cortaron el acceso de Occidente a los hidrocarburos venezolanos, durante una onda expansiva casi sin precedentes en los mercados energéticos mundiales.

La credibilidad de Estados Unidos como administrador del sistema jurídico internacional también se ha visto afectada. De hecho, el reconocimiento La presidencia en la sombra de Juan Guaidó por parte de la administración Trump en 2019 rompió con principios establecidos y de larga data del derecho internacional que rigen los criterios para el reconocimiento de los Estados.

En términos prácticos, la decisión de Estados Unidos de cegarse a la realidad de quién realmente tomó las decisiones en Venezuela (Maduro tenía y todavía mantiene pleno poder ejecutivo) impidió negociaciones significativas tanto sobre reforma democrática como sobre ayuda humanitaria para una población de 30 millones de personas. en condiciones desastrosas. Necesidad.

Los políticos responsables habrán aprendido la lección de que reconocer al gobierno de turno –en lugar de utilizar el reconocimiento como herramienta para promover a los candidatos preferidos– es un requisito previo para el funcionamiento adecuado de las negociaciones bilaterales y multilaterales.

La historia reciente es un tanto vergonzosa, pero al menos los actuales vientos geopolíticos en contra apuntan a una continuación de la distensión. Los mercados energéticos se verían sacudidos por el fin del alivio de las sanciones y Biden se muestra reacio a perder las importaciones de petróleo venezolano en un año electoral; La gasolina cara fácilmente podría inclinar una reñida carrera a favor de Trump.

READ  Los migrantes corren a través de la otrora impenetrable selva del Darién mientras los gobiernos buscan desesperadamente respuestas

Los alineamientos geopolíticos a menudo están determinados por las necesidades energéticas. Cuanto más tiempo mantuvo Occidente a Venezuela en aislamiento económico, más se acercó Maduro a estados hambrientos de energía como China. Rusia no necesita petróleo, pero aun así acudirá en ayuda de un Maduro aislado. Revertir ambas tendencias redunda en interés estratégico de Estados Unidos.

El tercer factor geopolítico que podría empujar a Biden a favor de una extensión del acuerdo de Barbados es la migración. La difícil situación económica de Venezuela ha desencadenado un éxodo continuo de migrantes que se dirigen a la frontera sur de Estados Unidos. Los aumentos sostenidos de llegadas, que Estados Unidos está luchando por procesar, son un veneno político para Biden mientras intenta convencer a los votantes indecisos de que los demócratas se toman en serio la seguridad fronteriza.

Mirando a ambos lados de la balanza, Biden debe decidir si busca la perfección (Maduro acepta todas las exigencias, por improbables que sean) o decide, dadas las realidades geopolíticas y los fracasos del pasado, que las elecciones previstas para julio son lo suficientemente buenas.

Si Biden cede ante la presión del Partido Republicano y concluye que la perfección es enemiga de lo bueno, todos los partidos volverían al punto de partida. Desde esta posición nada envidiable, le correspondería a Estados Unidos demostrar cómo puede garantizar que los próximos cinco años no sean tan mutuamente destructivos como los anteriores.

Adam DuBard se graduó de la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados de Johns Hopkins y ex becario de políticas Marcellus de la Sociedad John Quincy Adams.

Copyright 2024 Nexstar Media Inc. Todos los derechos reservados. Este material no puede publicarse, transmitirse, reescribirse ni redistribuirse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *