Cómo los migrantes que vuelan a Martha’s Vineyard han llegado a llamarlo hogar

Cómo los migrantes que vuelan a Martha’s Vineyard han llegado a llamarlo hogar

En una finca en expansión en Martha’s Vineyard, no lejos de la costa, Deici Cauro se ajustó una gorra de béisbol para protegerse del sol abrasador. Estaba agachada para arrancar las malas hierbas con sus propias manos cuando una voz familiar la llamó desde el otro lado del jardín.

«¡Ollas!» llamó su patrón y ella le indicó a la Signora Cauro que la siguiera a otro jardín cercano.

“¿Vamos?” La Sra. Cauro respondió en español, preguntándose si habían decidido mudarse.

“Sí, vamos, supongo, lo que sea que eso signifique”, respondió su jefe, lo que provocó que ambas mujeres rieran a carcajadas.

Cuando la Sra. Cauro huyó de Venezuela el verano pasado, nunca imaginó que algún día estaría trabajando y viviendo en una isla rica al sur de Cape Cod, rodeada de barcos y mansiones del tipo que solo había visto en las películas.

Han pasado nueve meses desde que el gobierno de Florida, bajo la dirección del gobernador Ron DeSantis, fletó dos vuelos desde Texas que recogieron a Cauro y a otros 48 migrantes recién llegados y los dejaron en Martha’s Vineyard, un enclave liberal que hasta entonces había poca experiencia directa con el aumento de la migración en la frontera entre Estados Unidos y México.

La medida política, repetida este mes cuando los funcionarios de Florida organizaron dos vuelos más de inmigrantes desde Texas, esta vez a California, fue un intento de obligar a los líderes demócratas a alejarse muchos kilómetros para hacer frente a una ola de migración que afectó a los estados a lo largo de la frontera. Los viajes han dejado a muchos venezolanos confundidos y alarmados. A algunos les dijeron que se dirigían a Boston o Seattle, donde habría muchos trabajos, atención y vivienda.

Pero ni siquiera el destino; era Martha’s Vineyard, y era el final de la ajetreada temporada de verano cuando los vacacionistas comenzaron a retirarse a sus hogares para ir a las oficinas y las escuelas. No había trabajo ni lugares para quedarse. Los voluntarios instalaron a los recién llegados en una iglesia local y organizaron el transporte.

En cuestión de días, la mayoría de los migrantes se habían ido y se dirigían a otras partes de Massachusetts y lugares como Nueva York, Washington y Michigan, ciudades mejor equipadas que una pequeña isla para acomodar a las personas que habían llegado con poco o nada de ellos.

Sin embargo, resultó que no todos se han ido.

La Sra. Cauro es una de al menos cuatro migrantes que permanecieron en silencio en la isla, forjando lazos con una comunidad que abrió todas las puertas que pudo. La Sra. Cauro, de 25 años, trabaja como paisajista. Su hermano, Daniel, de 29 años, y su primo, Eliud Aguilar, de 28, han encontrado trabajo en pintura y techado.

READ  Maduro dice que Venezuela producirá la vacuna cubana Covid-19

Primero se quedaron en las casas de los residentes de Martha’s Vineyard que los invitaron a pasar, y luego comenzaron a ganar suficiente dinero para una casa de dos dormitorios, y los cuatro ganaban $1,000 al mes cada uno. Tienen bicicletas para andar por la ciudad.

“Ni siquiera sabía dónde estaba Martha’s Vineyard. Y ahora me siento bienvenido por todos aquí. Estoy trabajando, haciendo amigos y este es mi hogar ahora”, dijo la Sra. Cauro con una amplia sonrisa. “Este es mi hogar ahora. No quiero irme».

Los vuelos organizados desde Florida se produjeron cuando los gobernadores republicanos de Texas y Arizona estaban sacando a miles de inmigrantes de la frontera, poniendo a prueba los sistemas de apoyo en ciudades como Nueva York, Washington y Chicago.

Muchos de los 49 inmigrantes que fueron llevados a Martha’s Vineyard todavía están luchando. Algunos aún no han obtenido permisos de trabajo y muchos todavía viven en albergues, sin poder pagar una vivienda permanente.

Uno de ellos, un hombre de 42 años llamado Wilson, que huyó de Venezuela después de que un grupo armado desertara allí, vive en un refugio en un suburbio de Boston. Tenía la esperanza de abrir un restaurante o un negocio de remodelación, pero por ahora está haciendo trabajos ocasionales y «haciendo todo lo que puede», dijo.

“Éramos 49 migrantes y tenemos 49 historias diferentes”, dijo. «Quiero lograr el sueño americano como todos los demás».

Los cuatro migrantes que lograron permanecer en la isla también experimentaron dificultades. Cauro dijo que todavía le resultaba difícil confiar en los extraños después de la sensación profundamente inquietante de ser arrojada a la deriva por personas que ahora cree que la usaron a ella y a sus familiares como peones políticos.

Dijo que era importante para ella pagar de su propio bolsillo y no convertirse en una carga para la comunidad que la acogió. Su empleadora, una mujer de unos 60 años que se negó a ser nombrada porque estaba contratando a alguien sin permiso de trabajo, dijo que Cauro se sentía como parte de la familia.

La signora Cauro entendió lo suficiente como para asentir. “Venimos aquí para hacer cualquier trabajo, no importa lo difícil que sea. Estamos felices de vivir aquí».

La vida en «La Isla», como la llaman los migrantes, se parece mucho a la nueva vida que habían imaginado. Pero llegar allí fue un desafío tremendo. La Sra. Cauro y su familia, enfrentados a un gobierno opresor y al colapso económico en Venezuela, partieron hacia Estados Unidos un mes antes de llegar a la frontera.

READ  RTL Today - Necesidad de conciliación: los legisladores franceses votan para prohibir las corridas de toros

Su hermano, Daniel, había dejado esposa y dos hijos, Daniela, de 8 años, y Reynaldo, de 2. Atravesaron el Tapón del Darién, una traicionera franja de selva que conecta América del Sur y Central. En México, el grupo se subió a La Bestia, una red de trenes de carga hacia el norte donde muchos migrantes perdieron extremidades e incluso la vida.

Cuando llegaron a la frontera con Texas, Aguilar recordó haber visto a personas de su grupo perder el equilibrio y ser arrastradas por la fuerte corriente del Río Grande. “Fue tan difícil verlos hundirse hasta el fondo del río”, dijo Aguilar.

El grupo finalmente cruzó a Estados Unidos cerca de Eagle Pass, Texas y encontró refugio en un refugio en San Antonio. Pero después del límite de tiempo de cinco noches, se encontraron varados afuera, cansados ​​y hambrientos. “Estábamos desesperados”, dijo Cauro.

Después de varios días, a principios de septiembre, conocieron a una mujer llamada Perla, quien les entregó tarjetas de regalo de McDonald’s y les ofreció hotel y vuelos gratis a «Washington u Oregón», donde la mujer dijo que encontrarían trabajo y alojamiento, recordaron los migrantes.

Pero 15 minutos antes de que aterrizara su avión, dijeron, algo andaba mal. El Sr. Cauro y su grupo recibieron carpetas rojas con una portada que decía: «Massachusetts le da la bienvenida».

La Sra. Cauro y su hermano dijeron que se sorprendieron y se sintieron «como ganado» cuando los dejaron cerca del campo de una escuela secundaria en Edgartown, uno de los seis pueblos que componen Martha’s Vineyard, y les dijeron que llamaran a las puertas. «Algunas personas se estaban desmayando, teniendo ataques de pánico», recordó Cauro.

El padre Chip Seadale de la Iglesia Episcopal de St. Andrew estaba fuera de la ciudad cuando aterrizaron los vuelos, pero rápidamente llamó al teléfono cuando se enteró de lo que había sucedido. “Si no tienen un lugar donde quedarse, pongámoslos en la iglesia”, les dijo a sus colegas.

Bomberos y voluntarios del Ejército de Salvación instalaron cunas en la iglesia, y los residentes locales llegaron con ropa, alimentos y dinero en efectivo. El padre Seadale dijo que una mujer fue en bicicleta a la iglesia y entregó un cheque por $10,000.

Hubo generosidad de todo el país, dijo, señalando una pared de la iglesia cubierta de cartas de simpatizantes. Un sobre dirigido a la «Iglesia donde han sido llevados los inmigrantes» logró llegar a la dirección correcta. Una carta adjunta decía: «Gracias por tratar a los inmigrantes como personas».

READ  Venezuela: Sin agua, la paciencia de los caraqueños se está acabando, World News

“La comunidad se ha unido”, dijo el padre Seadale. Cualquiera que haya sido la intención del Sr. DeSantis, dijo, “elevó un nivel de conciencia y conciencia. Hasta el día de hoy, cada vez que digo que soy de Martha’s Vineyard, la gente me felicita por cómo lo manejamos».

No todos recibieron a los recién llegados con los brazos abiertos.

Una residente de mucho tiempo, Angela Cywinski, dijo que la situación ha puesto a la comunidad en una posición difícil, tratando de acomodar a personas que no pueden trabajar legalmente en restaurantes u hoteles. La mayoría de los trabajadores migrantes en la isla, dijo, invirtió el tiempo y el dinero necesarios para obtener un estatus legal. Cywinski dijo que conoce a inmigrantes brasileños que han gastado hasta 60.000 dólares y han esperado años para obtener visas para vivir legalmente en la isla. «No es justo que la gente se salte las colas», dijo.

La Sra. Cauro y otros tuvieron que encontrar trabajo clandestino hasta que se aprobaron sus permisos de trabajo, lo que suele llevar varios meses como parte del proceso de asilo.

Rachel Self, una abogada de inmigración que ha trabajado con inmigrantes, dijo que los venezolanos están trabajando duro y pagándose a sí mismos.

En una tarde de domingo reciente, la Sra. Self llegó a la casa donde vivían los venezolanos, en una calle tranquila. Tocaron salsa y cocinaron caldo de res, una sopa de carne roja común en Venezuela. Se lo pasaron bien riéndose durante la cena y planearon visitar la casa de la «abogada» -la abogada, como llegaron a conocerla- y también la playa cercana que se hizo famosa por la película «Tiburón».

Martha’s Vineyard no es el lugar que imaginaron para ellos mismos, dijeron, pero se ha convertido en el lugar donde esperan echar raíces. El Sr. Cauro dijo que le gustaría traer a su esposa y sus dos hijos de Venezuela una vez que su estatus legal esté asegurado.

Cuando su familia lo contacta por FaceTime, les dice que tengan paciencia. No los ha visto en un año, pero promete que no pasará mucho tiempo.

Su hijo de 2 años, Reynaldo, que usa un sombrero de paja que rara vez se quita, siempre pregunta cuándo volverá a casa.

«Ya estoy en casa», responde el Sr. Cauro. Un día, le recuerda a su hijo, él también estará en casa con él.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *