COVID-19 Aumento de los desafíos de la menstruación en América Latina y el Caribe; acciones e inversiones necesarias – Mundo

NACIONES UNIDAS, Ciudad de Panamá – La pandemia de COVID-19 ha trastornado la vida de personas en todo el mundo, incluyendo cómo las personas experimentan y perciben la menstruación. La región de América Latina y el Caribe no fue una excepción. Las restricciones de movimiento asociadas con el cierre de los centros de salud han afectado el acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva, incluido el tratamiento de trastornos relacionados con la menstruación, como la endometriosis o la migraña. Las consecuencias económicas de la pandemia también han limitado el acceso a los suministros menstruales para muchas personas.

“Las mujeres tienen que elegir entre comprar medio kilo de arroz o un paquete de toallas sanitarias femeninas”, dijo Claudia Vidal, fundadora del colectivo Wordspoderosxs en Panamá.

Esta privación, la falta de acceso a agua, jabón y productos como toallas sanitarias, tampones o copas menstruales, se conoce comúnmente como pobreza menstrual o pobreza menstrual, y los expertos temen que la situación haya empeorado.

Las pérdidas de inventario y las interrupciones de la cadena de suministro también han limitado el acceso a toallas sanitarias, tampones y otros materiales relacionados con la menstruación. Las emergencias humanitarias también están afectando la disponibilidad de estos suministros esenciales. Los responsables de la toma de decisiones deben asegurarse de que estos elementos esenciales sigan estando disponibles.

“En los planes que se desarrollan para cuando hay emergencias nacionales, calamidades o cualquier otro tipo de crisis, se debe tener en cuenta a las mujeres y sus necesidades. Tener acceso a la higiene menstrual es un derecho y no se debe descuidar en la planificación del período. “Respuestas de emergencia”, comentó Yuri Pitti, del socio del UNFPA Not One Less Chiriquí.

READ  Suzuki Jimny: precios, versiones y equipamiento

Fortalecer la educación en salud e higiene menstrual

Durante la pandemia de COVID-19, el UNFPA brindó capacitación en salud reproductiva a adolescentes, jóvenes y maestros de toda la región, enfatizando que la menstruación es un proceso natural y saludable.

“Aprendemos que tenemos que cuidar mucho nuestra higiene y más cuando tenemos la regla”, dijo Jeannie Cruz, de 12 años, estudiante del Grand Duchy of Luxembourg College en Puerto Cabezas, Nicaragua.

Por su parte, Lesbia Mena, profesora de la escuela Ignika Raya en el barrio José Centeno de Nicaragua, dice estar feliz de compartir esta actividad con sus alumnos. “Trajeron una gran charla sobre higiene, sobre cómo cuidarse en el momento de la menstruación y sobre cómo aprender a usar toallas sanitarias. Tenían esta necesidad … Ahora las niñas podrán utilizar la información de la mejor manera y tomar en cuenta las medidas de higiene ”.

La atención del UNFPA a la escasez de productos menstruales

Como parte de su respuesta al COVID-19, UNFPA entregó más de 150.000 kits de emergencia a América Latina y el Caribe en 2020. Estos kits contenían suministros de higiene personal, incluidas toallas sanitarias desechables y reutilizables, ropa interior, jabón y artículos relacionados. Estos fueron generalizados en comunidades donde las necesidades eran mayores, así como en crisis humanitarias y centros de cuarentena.

“Tenemos que mantenernos limpios, cuidar nuestra higiene. Especialmente en nuestras ciudades donde hay muchas mujeres vulnerables ”, dijo Emilie Echare de Guanarito en Venezuela.

El UNFPA también apoya los sistemas nacionales de salud, que pueden promover la salud menstrual y ofrecer tratamiento a las niñas y mujeres que padecen trastornos menstruales, y ayuda a recopilar datos y pruebas sobre la salud menstrual y su conexión con el desarrollo mundial, un tema de investigación ignorado durante mucho tiempo.

READ  (Vídeo) La crisis económica de Irán y el estancamiento del régimen tras las elecciones

La menstruación nunca debe provocar miedo, vergüenza o exclusión, ni debe dejar a las personas más vulnerables, dicen los expertos. Vivir con dignidad, incluso durante la menstruación, es un derecho humano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *