David Rivera: excongresista acusado por investigación de gripe venezolana



CNN

El exrepresentante republicano David Rivera de Florida fue arrestado el lunes en Atlanta por cargos federales que incluyen falta de registro como agente extranjero y conspiración para cometer lavado de dinero, según el Departamento de Justicia.

La acusación de ocho cargos alega que Rivera y una coacusada, Esther Nuhfer, se reunieron con varios funcionarios estadounidenses para normalizar las relaciones de Estados Unidos con el gobierno venezolano sin registrarse ante el Departamento de Justicia, como lo exige la ley.

Rivera, quien es cubanoamericano, recibió millones de dólares por su trabajo de PDV USA, una subsidiaria estadounidense de la compañía petrolera estatal de Venezuela, para cabildear a los políticos estadounidenses para mejorar las relaciones entre las dos naciones, dice la acusación, e impedir que «los Estados Unidos Estados impongan nuevas sanciones económicas» contra el presidente venezolano y «otros miembros de su régimen».

Funcionarios estadounidenses dijeron que Rivera firmó un contrato de 50 millones de dólares con PDV USA en 2017.

Rivera sirvió en el Congreso de 2011 a 2013.

El abogado de Rivera y el gobierno venezolano rechazaron la solicitud de CNN de comentar sobre las acusaciones. Un abogado de Nuhfer también se negó a comentar sobre las acusaciones.

La acusación detalla varias reuniones entre Rivera y funcionarios estadounidenses, incluido un senador estadounidense anónimo que representa a Florida y un congresista de Texas. Los fiscales dijeron que Rivera también trató de reunirse con un asesor de la Casa Blanca del entonces presidente Donald Trump.

En 2017, según la acusación, Rivera se reunió con el Senador en una residencia privada en Washington, DC, «durante la cual Rivera le dijo (al Senador) que el Individuo Extranjero 1 había convencido al Presidente (Nicolás) Maduro de aceptar un acuerdo bajo el cual celebraría elecciones libres y justas en Venezuela”, a cambio de “la reconciliación con Estados Unidos”.

Se llevó a cabo una segunda reunión en un hotel en Washington, DC, con un político venezolano no identificado que se unió por teléfono.

“El objetivo final de estos esfuerzos fue obtener apoyo político en los Estados Unidos para la normalización de las relaciones entre los Estados Unidos y Venezuela, para incluir la resolución de una disputa legal entre la US Oil Company 1 y Venezuela, y para evitar que los Estados Unidos impongan más sanciones económicas contra el presidente Maduro y otros miembros de su régimen”, según el gobierno.

En 2018, el grupo ayudó a organizar una reunión entre un congresista y Maduro. El grupo se reunió con el mandatario venezolano el 2 de abril de 2018. Durante el encuentro, el diputado anónimo acordó entregar una carta a Trump de Maduro pidiendo «el apoyo de Estados Unidos al plan del presidente Maduro para normalizar las relaciones a cambio de la promesa de celebrar elecciones libres y justas en el futuro».

La oficina del senador Marco Rubio confirmó a CNN el miércoles que el republicano de Florida se reunió con Rivera en 2017 y luego se reunió con un colaborador cercano de Maduro.

Durante la reunión, “el senador Rubio comunicó directamente lo que ha dicho públicamente durante más de cinco años, que la única forma en que se deben levantar las sanciones es si el régimen acepta elecciones libres y justas. Si, como se alega, esto fue un esfuerzo por suavizar su postura sobre las sanciones, fracasó miserablemente”, dijo un portavoz de Rubio a CNN. El portavoz también destacó el hecho de que la fiscalía señaló que el grupo nunca le dijo a Rubio que estaban cabildeando. en nombre de Venezuela.

Rubio no se nombra en la acusación y no ha sido acusado de irregularidades.

La sentencia máxima por el cargo de conspiración es de cinco años, la sentencia máxima por no registrarse como agente extranjero es de cinco años y la sentencia máxima por el cargo de lavado de dinero es de 20 años. La pena máxima por los cinco cargos de realizar transacciones con el producto de actividades delictivas es de 10 años cada uno.

El gobierno busca la confiscación de $23,7 millones, así como varias propiedades, según la acusación.

READ  El gobierno venezolano señala "acuerdos parciales" al diálogo mexicano con la oposición

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *