Diego Salazar: pieza clave en el saqueo de la petrolera estatal venezolana gastó $ 2,5 millones en una vida de lujo | Internacional

Rafael Ramírez, exministro de Petróleo de Venezuela, en la sede de PDVSA en Caracas en mayo de 2013.JUAN BARRETO / AFP / Getty Images

Más de $ 806,000 en relojes patek philippe, $610.000 en el hotel Ritz y $330.000 en artículos de moda de la firma italiana Brioni. El empresario Diego Salazar, presunto autor intelectual de la red que sustrajo más de $2 mil millones a la estatal Petróleos de Venezuela SA (PDVSA), gastó $2,5 millones en hoteles, joyas y ropa de diseñador mientras participaba en el saqueo de la principal empresa energética de su país entre 2007 y 2012, según los documentos a los que tuvo acceso EL PAÍS.

Salazar -quien es primo de Rafael Ramírez, exministro de Energía de Hugo Chávez, expresidente de PDVSA y exembajador ante Naciones Unidas- también disfrutó de un viaje de placer a París con su familia en agosto de 2008. El capricho fue $ 500.000 en propinas, cenas y regalos.

Junto a su esposa, Rosycela Díaz Gil, Salazar pagó 865.312 dólares en joyas durante el quinquenio en que los funcionarios saquearon la petrolera, un gigante que producía 800.000 barriles diarios en Enero. Con ese dinero pagó nueve compras por un total de 806.630 dólares en relojes Patek Philippe y desembolsó 58.682 dólares en piezas del joyero estadounidense Harry Winston, según los registros de su tarjeta de crédito.

Los hoteles de lujo representaron el segundo gasto más alto en esta ruta de abundancia y exceso. El empresario y su esposa gastaron $719.061 entre 2007 y 2012 en alojamientos de lujo. El Ritz, donde pagaron 610.000 dólares durante cinco años, era su cadena favorita. En marzo de 2009, la pareja gastó $ 210.138 en estos establecimientos, cuyas direcciones exactas no se especifican en los registros bancarios.

READ  La corte mundial intervendrá en la disputa por la frontera entre Guyana y Venezuela

El Hôtel Plaza Athénée se encuentra a cinco minutos a pie de la Avenue des Champs-Elysées de París. Salazar y su esposa gastaron $87,711 en agosto de 2007 para hospedarse en este edificio tipo palacio con vista a la Torre Eiffel. La pareja también pagó 21.350 dólares en mayo de 2012 para dormir en el hotel parisino Le Meurice, que combina muebles Luis XVI con un restaurante de dos estrellas Michelin.

También entre 2007 y 2012, años en los que PDVSA fue despedida, la pareja optó por renovar su guardarropa. Salazar y Díaz Gil compraron ropa por valor de $ 385.905 durante este período. La lista de marcas caras la encabezó la firma de moda italiana Brioni ($330.000), seguida de Louis Vuitton ($25.982), Christian Dior ($15.162) y Ralph Lauren ($14.791).

La pareja pagó esta vida de lujo a través de una cuenta en Banca Privada d’Andorra (BPA), un banco ubicado en un pequeño principado enclavado entre España y Francia que ha comenzó a tomar acción intercambiar información bancaria en un intento de acabar con la evasión fiscal. La cuenta fue abierta a nombre de una empresa panameña sin giro comercial llamada Worldwide Traders Line SA, que canalizó pagos por $49 millones.

La cuenta de Andorra también se utilizó para comprar propiedades. En junio de 2006, la pareja transfirió 3,3 millones de dólares a un depósito de HSBC en Suiza para comprar un terreno a un empresario que aparece en Linkedin como intermediario en la venta de inmuebles en Venezuela, Estados Unidos y Canadá.

Un análisis de las transacciones bancarias también revela cómo en agosto de 2008 la pareja transfirió 500.000 dólares a una empresa francesa vinculada a un magnate de las subastas marroquí para hacer frente a los gastos de su viaje a París ese verano.

READ  Joe Biden recibe la vacuna COVID-19

Cargos misteriosos en la tarjeta

Además, la cuenta de Salazar asociada a la firma panameña Worldwide Traders Line SA muestra $ 14,1 millones en cargos de tarjetas de crédito «que no pudieron ser identificados», según un documento presentado a la Unidad de Inteligencia Financiera de Andorra (Uifand), una agencia pública que tiene como objetivo lavado de dinero.

La pareja se convirtió en cliente de BPA en enero de 2007. Salazar, de 54 años, se presentó como un empresario de seguros que se convirtió al negocio de corretaje de petróleo. Ha manifestado su interés en depositar $25 millones como resultado de su negocio, así lo refleja Know Your Customer, un proceso de identificación obligatorio antes de abrir una cuenta donde los potenciales clientes deben justificar el origen de sus fondos.

Salazar agregó que tiene vínculos con siete empresas, entre ellas Inversiones TPSK CA e Inmobiliaria Torre Edicampo CA. La mujer del empresario, que estaba vinculada a cuatro cuentas en BPA, dijo al banco andorrano que era «ama de casa». Y, al igual que Salazar, anunció su intención de mantener un balance anual de $7 millones. Un informe de la consultora PwC incluido en la investigación asegura que Díaz Gil no facilitó al banco andorrano documentación que acreditara el origen de sus millones.

Salazar fue detenido en 2017 por corrupción y lavado de dinero junto a otros 65 altos funcionarios de energía, en relación con el saqueo de PDVSA, que dejó un agujero de 4.200 millones de dólares en las arcas de la petrolera, según el fiscal venezolano.

La detención se produjo dos años después de que las autoridades andorranas intervinieran en la BPA por el presunto blanqueo de fondos de grupos delictivos. Los clientes del banco incluyeron ex viceministros y testaferros de políticos del gobierno venezolano durante la presidencia de Hugo Chávez (1999-2013). Estos funcionarios habrían cobrado tarifas ilegales de hasta un 15% por corretaje para que empresas extranjeras, especialmente chinoaseguraría los contratos de PDVSA.

READ  Venezuela: Asamblea Nacional reforma la ley contra la corrupción

Para no llamar la atención, los sospechosos disfrazaron sus ingresos bajo el paraguas de trabajos de consultoría que, según los investigadores, no existían.

Un juzgado andorrano procesó en 2018 a Salazar y su esposa por blanqueo de capitales y cargos por comisiones ilegales, junto a 26 líderes y frentes afines al chavismo, entre ellos los exviceministros de Energía Nervis Villalobos y Javier Alvarado.

El juez andorrano también procesó al director comercial de Salazar, Luis Mariano Rodríguez Cabello, y a su abogado, José Luis Zabala.

[email protected]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.