El color de la luz no tiene ningún impacto en su patrón de sueño o reloj interno • Earth.com

El color de la luz no tiene ningún impacto en su patrón de sueño o reloj interno • Earth.com

La visión, un proceso complejo, se basa en la conversión de diferentes longitudes de onda de luz en impulsos eléctricos que se decodifican como colores y brillo en el cerebro.

Los fotorreceptores de la retina, conocidos como conos, facilitan una visión clara, detallada y colorida con suficiente luz.

Los bastones, por otro lado, contribuyen a la visión en condiciones de poca luz, permitiéndonos distinguir diferentes tonos de grises pero con menor precisión.

Luego, los impulsos eléctricos se transmiten a las células ganglionares de la retina y la corteza visual del cerebro los procesa, lo que da como resultado la percepción de una imagen en color.

Color de la luz e impacto en el sueño.

Es importante señalar que la luz ambiental no sólo nos permite ver, sino que también afecta nuestro ciclo de sueño y ritmo circadiano.

Las células ganglionares especializadas, como los bastones y los conos, son sensibles a la luz y reaccionan fuertemente a la luz de longitud de onda corta de unos 490 nanómetros.

Cuando nos exponemos a luz compuesta exclusivamente de longitudes de onda cortas, entre 440 y 490 nanómetros, la percibimos de color azul.

Si esta luz activa las células ganglionares, le indican al reloj interno que es de día. El factor decisivo es la intensidad de la luz por longitud de onda, más que el color percibido.

Palos, conos y colores.

Dra. Christine Blume del Centro de Cronobiología de Universidad de BasileaQuien estudia los efectos de la luz en el hombre se pregunta si los conos y, en consecuencia, el color de la luz también influyen en el reloj interno.

“Las células ganglionares sensibles a la luz también reciben información de los conos. Esto plantea la cuestión de si los conos y, por tanto, el color de la luz, también influyen en el reloj interno», explica el Dr. Flor.

READ  Cómo mantenerse saludable durante la temporada de resfriados, gripe y COVID-19

«Después de todo, los cambios más llamativos en el brillo y el color de la luz se producen al amanecer y al atardecer, marcando el comienzo y el final del día», dice Blume.

En un estudio de 2019 realizado en ratones, se sugirió que la luz amarillenta tiene una mayor influencia en el reloj interno que la luz azulada. Sin embargo, en los seres humanos, el principal efecto de la luz sobre el reloj interno y el sueño probablemente esté mediado por células ganglionares sensibles a la luz.

El Dr. Blume añade: «Hay motivos para creer que el color de la luz, codificado por conos, también podría ser relevante para el reloj interno».

Estudio de los efectos del color de la luz.

Para descubrir la verdad detrás de estas hipótesis, el equipo de investigación expuso a 16 voluntarios sanos a estímulos de luz azulados o amarillentos durante una hora a última hora de la tarde. Se incluyó un estímulo de luz blanca como condición de control.

Los estímulos luminosos se diseñaron cuidadosamente para activar diferencialmente los conos sensibles al color en la retina, mientras que la estimulación de las células ganglionares sensibles a la luz se mantuvo constante en las tres condiciones. Esto permitió a los investigadores aislar los efectos específicos del color en el reloj interno y el sueño.

«Este método de estimulación lumínica nos permite separar de forma experimental y limpia propiedades de la luz que podrían influir en cómo la luz afecta a los humanos», dice Manuel Spitschan, profesor de cronobiología y salud en la Universidad de Los Ángeles. Universidad Técnica de Múnichtambién involucrados en el estudio.

En el laboratorio del sueño, los investigadores evaluaron si el color de la luz tenía algún impacto en el reloj interno de los participantes.

También evaluaron el tiempo que tardaron los voluntarios en conciliar el sueño, la profundidad de su sueño al comienzo de la noche, el cansancio informado y su capacidad de respuesta, que naturalmente disminuye a medida que aumenta la somnolencia.

Resultados sobre el color de la luz, el sueño y los relojes internos.

Los resultados del estudio indican que la variación en el color de la luz, a lo largo de una dimensión azul-amarilla, no juega un papel relevante en el reloj interno humano ni en el sueño. Esto contradice los resultados del estudio con ratones mencionado anteriormente.

«No encontramos evidencia de que variar el color de la luz a lo largo de una dimensión azul-amarilla tenga un papel relevante para el reloj interno humano o el sueño», dice el Dr. Flor.

«Más bien, nuestros hallazgos respaldan los de muchos otros estudios, según los cuales las células ganglionares sensibles a la luz son muy importantes para el reloj interno humano», afirma el científico.

Manuel Spitschan cree que este estudio ayuda a cerrar la brecha entre la investigación básica y las aplicaciones prácticas.

Y señala: “Nuestros resultados muestran que probablemente sea muy importante tener en cuenta el efecto de la luz sobre las células ganglionares sensibles a la luz al planificar y diseñar la iluminación. Los conos y, por tanto, el color desempeñan un papel muy secundario”.

Implicaciones de la “luz azul” e investigaciones futuras

Queda por ver si el color de la luz tiene algún efecto sobre el sueño en presencia de parámetros alterados, como la exposición prolongada a la luz o períodos de tiempo variables. Se necesitan estudios de seguimiento para responder a estas preguntas y proporcionar más información sobre la relación entre el color de la luz, el reloj interno y el sueño.

READ  Boeing todavía está estudiando los problemas de las válvulas Starliner, sin una fecha de lanzamiento a la vista

Los expertos suelen advertir que la “luz azul” de onda corta emitida por los teléfonos inteligentes y las tabletas altera nuestros ritmos biológicos y patrones de sueño.

Como resultado, recomendamos usar estos dispositivos temprano en la noche o habilitar el modo de turno de noche, que disminuye la luz de longitud de onda corta y le da un tinte amarillento.

Sin embargo, el Dr. Blume señala que este ajuste amarillento es un subproducto innecesario. «Tecnológicamente podemos reducir la luz de longitud de onda corta en estas pantallas sin afectar su color, pero los teléfonos móviles comerciales aún no han adoptado este enfoque», explica.

En resumen, este estudio disipa el mito que rodea la influencia del color de la luz en el reloj interno humano y el sueño. Si bien las células ganglionares sensibles a la luz desempeñan un papel importante, el color de la luz, codificado por conos, es menos relevante.

A medida que futuras investigaciones profundicen en este tema, será fundamental reconocer el papel fundamental de las células ganglionares sensibles a la luz en el diseño de soluciones de iluminación que promuevan patrones de sueño saludables y respalden el bienestar general.

El estudio completo fue publicado en la revista Naturaleza Comportamiento Humano.

—–

¿Te gusta lo que lees? Suscríbase a nuestro boletín para recibir artículos interesantes, contenido exclusivo y las últimas actualizaciones.

Descúbrenos en EarthSnap, una aplicación gratuita presentada por Eric Ralls y Earth.com.

—–

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *