El cómic, un lenguaje para defender los derechos humanos en Venezuela

El cómic, un lenguaje para defender los derechos humanos en Venezuela

Las historietas de García Parés nacieron en colaboración con organizaciones de derechos humanos como el Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (Provea) por la necesidad de un lenguaje, una iconografía, más cercana al pueblo, dijo a la AFP. Artista de 50 años, en el pequeño estudio que tiene en su departamento en Caracas.

«Si hace 10 años me hubieran dicho que este era el género con el que abordaríamos los temas centrales de lo que está pasando en el país, no lo habría creído», confiesa.

Venezuela tiene una larga tradición en la caricatura, con grandes exponentes del humor político en América Latina como el fallecido Pedro León Zapata (1829-2016) o Rayma, pero el cómic ha sido un territorio poco explorado.

“Aquí no se han hecho cómics de superhéroes ni grandes novelas de ficción gráfica”, comenta García Parés.

Maduro, que buscará la reelección el próximo año, enfrenta graves acusaciones de abusos contra los derechos humanos y tras la represión de las manifestaciones de 2017, que dejaron más de 100 muertos, la Corte Penal Internacional (CPI) abrió una investigación que aún está en curso. curso.

«Una linda experiencia»

¿Cómo explicar lo que les está pasando a estos jóvenes que afrontan las protestas de una manera más sencilla y cercana? Fue la pregunta que, según Marino Alvarado, director de Provea, guió la serie. Cómics de rebelión en 2017.

El objetivo era superar el clima asfixiante de censura que denunciaba el sindicato de la prensa con estos cómics gratuitos, aunque no distribuidos masivamente.

Su impacto propició nuevas colaboraciones entre Provea y García Parés en los siguientes años: Camino a la justicia resume los informes de investigación de los fiscales de la CPI y Lo que se cuenta no se olvida Trae testimonios emblemáticos de víctimas a las páginas de cómics en un libro del mismo nombre.

«Nos dio una buena experiencia», dijo Alvarado a la AFP.

La proteccionpublicado este año, recuerda la masacre de 14 pescadores ocurrida el 29 de octubre de 1988. Los dos únicos supervivientes, aún hoy, piden justicia en un caso en el que no hay un solo prisionero.

García Parés también ha colaborado con otras organizaciones de derechos humanos como Reacin (Red de Activismo e Investigación para la Convivencia), así como con webs de información; y acaba de publicar su libro: El tema. Una memoria gráfica sobre los Derechos Humanos.

“Empático”

García Pars recuerda que cuando emigró temporalmente a España en 2012, en pleno éxodo masivo por la crisis venezolana, regaló todos los libros de su biblioteca, excepto los cómics que atesoraba desde la adolescencia.

«Es un medio sumamente interesante… Escribí y ahora ya no escribo, porque me di cuenta de que lo que me gusta es hacer cómics», explica este ilustrador, cuyos primeros contactos con organizaciones de derechos humanos se produjeron como diseñador o consultor en comunicación

Mientras trabajaba con estos grupos, su percepción de los derechos humanos evolucionó.

«Te vuelves más comprensivo con el otro… realmente, lo que le pasa al otro empieza a dolerte», dice, esperando que sus lectores experimenten la misma metamorfosis. «La gente tiende a ver que (la cuestión de los derechos humanos) es un problema que sucede en otros lugares y le sucede a otras personas y, de hecho, lo que les sucede a los demás también te sucede a ti».

READ  Reflexiones de Venezuela sobre el Carabobo

FUENTE: AFP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *