El Consejo de Derechos Humanos de la ONU condena las sanciones «ilegales».

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU condena las sanciones «ilegales».

La resolución fue presentada por Azerbaiyán en nombre del Movimiento de Países No Alineados durante la 52ª sesión del organismo en Ginebra y contiene 35 puntos que critican el uso de medidas coercitivas unilaterales, también conocidas como sanciones, y su impacto negativo en el disfrute de los derechos humanos.

el texto de la resolución hace un llamado explícito a todos los Estados a “dejar de adoptar, mantener, implementar o cumplir con medidas coercitivas unilaterales que no estén de acuerdo con el derecho internacional, el derecho internacional humanitario, [and] la Carta de las Naciones Unidas».

El texto de la resolución llama explícitamente a todos los Estados a «dejar de adoptar, mantener, implementar o cumplir medidas coercitivas unilaterales que no estén en conformidad con el derecho internacional, el derecho internacional humanitario, [and] la Carta de las Naciones Unidas».

El documento también pide la «eliminación» de las medidas coercitivas unilaterales y condena su aplicación e imposición como «instrumentos de presión» por parte de «determinadas potencias» como forma de limitar la soberanía de los Estados en la determinación de sus sistemas políticos, económicos y sociales, especialmente contra los últimos países desarrollados y países en vías de desarrollo.

El lenguaje refleja el mayor uso de sanciones por parte de Estados Unidos y sus aliados como medio de coerción contra estados que no se alinean con los intereses de Washington. La proliferación de sanciones unilaterales ha atraído escrutinio por expertos en derechos humanos, destacando su impacto desproporcionado en mujeres, niños y otros grupos vulnerables.

Así lo aseguró Ana Gabriela Salazar, coordinadora de investigación de la organización venezolana de derechos humanos SURES análisis venezolano que la votación en el Consejo de Derechos Humanos expone la «hipocresía» de países como Estados Unidos, que pretenden defender los derechos humanos en el mundo, y revela la «explotación política de los derechos humanos» al servicio del imperialismo estadounidense.

READ  Operación Brasil: respuesta COVID-19, julio de 2021 - Brasil

“Por un lado, estos países afirman ser defensores y promotores de los derechos humanos a nivel mundial y por otro lado, apoyan la imposición de estas medidas ilegales contra los pueblos del mundo”, dijo Salazar.

Desde 2017, Estados Unidos y sus aliados han impuesto un alcance de gran alcance. sanciones régimen sobre Venezuela, implementado por primera vez por el expresidente estadounidense Donald Trump y mantenido en gran medida por su sucesor Joe Biden. Siguiente sanciones financieras contra PDVSA en 2017, el Departamento del Tesoro de EE.UU. impuso una embargo petrolero en 2019, bloqueando efectivamente la principal fuente de ingresos del país, lo que ha reducido gravemente el desarrollo económico del país. Los analistas estiman pérdidas de hasta 30.000 millones de dólares al año.

Salazar apoya la afirmación de que las medidas coercitivas unilaterales están diseñadas para lograr la «subordinación» de un Estado a los dictados de otro, lo que dice «claramente va en contra de los principios de independencia política y no intervención en asuntos que son esencialmente competencia interna de estados».

El gobierno venezolano ha pedido durante mucho tiempo a Estados Unidos que levante las sanciones que consideró ilegales, algo que Washington y sus aliados han apoyado firmemente. rechazado. El subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, Brian Nichols, dijo recientemente que Washington solo levantaría las sanciones impuestas a Venezuela si hay «avances» en las negociaciones entre el gobierno y la oposición.

Washington y Caracas parecen estar en un punto muerto, con el gobierno de Nicolás Maduro condicionando las conversaciones con la oposición de línea dura sobre la publicación de $3 mil millones en fondos venezolanos en el extranjero, incautados ilegalmente por Washington y sus aliados desde 2019. El fondo es parte de la acuerdo firmado por el gobierno y la oposición en la Ciudad de México.

READ  Explicador: ¿Qué es la "impresión de dinero"?

Estados Unidos también ha ignorado varios llamamientos de voces dentro de las Naciones Unidas, incluido el Alto Comisionado para los Derechos Humanos. volker turcolevantar las sanciones a Venezuela.

Salazar dijo análisis venezolano que SURES espera que la votación del mes pasado «contribuya a visibilizar los impactos en los derechos humanos básicos de las personas, así como el uso generalizado de medidas coercitivas unilaterales y fenómenos relacionados como las sanciones secundarias y el exceso de cumplimiento».

Exceso de cumplimiento se refiere a casos en los que las empresas se niegan a hacer negocios con un país sancionado por temor a entrar en conflicto con las duras sanciones de EE. UU. a pesar de no violar necesariamente las medidas coercitivas unilaterales.

SURES ha trabajado para abogar por los derechos humanos a través de sus esfuerzos de campo dentro de Venezuela y ha criticado previamente el trabajo de los grupos de la ONU que carecen de presencia dentro del país. En septiembre, la organización cuestionó un informe de la Misión Internacional Independiente de Investigación sobre la República Bolivariana de Venezuela, recargar que las denuncias de alto perfil de abusos contra los derechos humanos carecían de objetividad e imparcialidad.

La votación en el Consejo de Derechos Humanos rompió en gran medida las líneas geopolíticas, lo que llevó al excanciller ecuatoriano Guillaume Long a tweets«Global North vs. Global South» en respuesta al resultado de la votación.

Salazar argumentó que la votación mostró una tendencia a utilizar el sistema de Naciones Unidas para fines políticos con «cada vez mayor frecuencia», así como la «politización de agendas particulares dentro del Consejo de Derechos Humanos».

READ  Las sanciones empujan a Venezuela a expulsar al jefe de la delegación de la UE

Agregó que esperaba que la resolución del mes pasado también ayudara a Venezuela a argumentar en foros internacionales que la imposición de sanciones al país debería ser considerada en el Examen Periódico Universal del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Durante el último balance de Venezuela, la vicepresidenta Delcy Rodríguez también llamado Estados miembros de las Naciones Unidas a abstenerse de utilizar el sistema de derechos humanos con fines políticos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *