El ejército venezolano mantiene reuniones secretas con la oposición mientras aumenta la presión sobre Maduro

El ejército venezolano mantiene reuniones secretas con la oposición mientras aumenta la presión sobre Maduro

El autoproclamado presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, está en conversaciones secretas con el ejército del país mientras intenta expulsar al presidente Nicolás Maduro del poder en la nación sudamericana afectada por la crisis.

En un editorial para Los New York Times Publicado el miércoles, Guaidó, el líder de 35 años de la Asamblea Nacional controlada por la oposición, expuso su posición como líder legítimo de Venezuela y detalló sus esfuerzos para forzar nuevas elecciones presidenciales y poner fin a la furiosa lucha por el poder.

“Tuvimos reuniones clandestinas con miembros de las fuerzas armadas y de seguridad”, escribió Guaidó. “Retirar el apoyo militar a Maduro es fundamental para permitir un cambio de gobierno, y la mayoría de quienes están en servicio están de acuerdo en que los recientes problemas del país son insostenibles”. Guaidó no dijo con quién había hablado ni si había obtenido algún apoyo militar.

Venezuela, rica en petróleo, ha estado luchando contra crisis económicas durante varios años. Una combinación de mala gestión económica y bajos precios del petróleo dejó importantes agujeros en el presupuesto nacional a medida que la inflación se salía de control. El desempleo es rampante, la moneda casi no vale nada y los ciudadanos tienen dificultades para acceder a alimentos y medicinas básicas. Millones de personas ya han huido a países vecinos con la esperanza de una tregua.

Pero Maduro se mantuvo firme. A pesar del caos, el dictador de izquierda –que sucedió al líder revolucionario Hugo Chávez como presidente en 2013– conserva el apoyo del poderoso ejército nacional, que ha utilizado regularmente para apuntalar su debilitado régimen y reprimir la disidencia.

READ  Respuesta global al coronavirus: Puente aéreo humanitario de la UE apoya a Venezuela - Venezuela (República Bolivariana de)

El establishment militar es un objetivo clave para Guaidó y sus partidarios internacionales. Estados Unidos fue el primero en reconocer oficialmente a Guaidó como líder interino legítimo, y desde entonces lo han seguido Colombia, Brasil, Argentina y el Parlamento de la Unión Europea, así como varias naciones más pequeñas.

Guaidó ofrece amnistía a cualquier soldado «no declarado culpable de crímenes de lesa humanidad» que se ponga de su lado. Mientras tanto, las nuevas sanciones de Estados Unidos a la compañía petrolera estatal de Venezuela, PDVSA, están diseñadas para privar a Maduro del dinero necesario para mantener a los militares de su lado.

A pesar de las presiones, Maduro se mostró optimista en su respuesta. Respaldado por naciones como Rusia y China, el presidente ha rechazado los llamados a nuevas elecciones. Aunque ganó las elecciones presidenciales en mayo de 2018, sus opositores y observadores internacionales calificaron el resultado de ilegítimo debido a boicots, acusaciones de supresión de votantes y otras irregularidades.

Esta semana, el fiscal general pro Maduro anunció una investigación sobre Guaidó por acusaciones de “delitos graves que amenazan el orden constitucional”. El Tribunal Supremo, también leal a Maduro, impuso entonces una prohibición de viajar al hombre de 35 años y congeló sus cuentas bancarias.

Guaidó no pareció inmutarse por la escalada y respondió: «Estamos aquí. Continuaremos actuando y trabajando para abordar la crisis humanitaria». Concluyendo su New York Times En el editorial, Guaidó declaró: «Nuestra fuerza y ​​la salvación de toda Venezuela están en la unidad».