En Venezuela, el juguete navideño al estilo Maduro está causando polémica

En Venezuela, el juguete navideño al estilo Maduro está causando polémica

Cada año, el gobierno socialista de Venezuela distribuye miles de regalos de Navidad a los niños más pobres del país, incluidas bicicletas, muñecas Barbie y camiones de plástico importados de China.

Esta temporada navideña, los funcionarios agregaron un nuevo elemento a su lista: una figura de acción con mallas rojas, una capa azul y un gran bigote que lucha contra el «imperio» de los Estados Unidos y sigue el modelo del presidente Nicolás Maduro.

El personaje recibe el nombre de «Super Bigote» debido a su tupido bigote negro. Durante aproximadamente un año, tuvo una serie animada en la televisión estatal venezolana, donde lucha contra un villano parecido a Donald Trump que busca causar estragos desde su base en una mansión distante que se asemeja a la Casa Blanca.

En los días previos a la Navidad, los funcionarios de diferentes partes de Venezuela compartieron videos de ellos mismos repartiendo juguetes Super Bigote a los niños durante la temporada navideña. Organizaciones comunitarias vinculadas al gobierno de Maduro también dijeron que habían distribuido decenas de figuras con carga política.

El regalo de Navidad enfureció a académicos y líderes de la oposición, quienes lo describieron como un esfuerzo de mal gusto para adoctrinar a los niños mientras Venezuela lucha por recuperarse de años de recesión económica, escasez de alimentos e hiperinflación bajo el gobierno de Maduro, dificultades que han obligado a millones de personas a migrar.

READ  EAU pone fin a la retirada de Austria con derrota 4-0 en amistoso ante Venezuela

Pero muchos patrocinadores del gobierno estaban felices de recibir el juguete. En su serie animada, Super Bigote también lucha contra villanos que se asemejan a los líderes de la oposición venezolana, a quienes el gobierno culpa por las sanciones estadounidenses que también han afectado la economía de la nación.

«Me encantó esta iniciativa», dijo Yasmin Herrera, una enfermera que trabaja para un consejo comunitario financiado por el gobierno en la ciudad de Carayaca, a unos 90 minutos en automóvil desde Caracas. Herrera dijo que recolectó 22 juguetes Super Bigote de una oficina del gobierno local la semana pasada, así como dos figuras de acción de «Cilita», un personaje que se parece a la primera dama venezolana Cilia Flores.

Los concejales de la ciudad de Herrera empacaron los juguetes y los distribuyeron a los niños en un proyecto de vivienda pública, donde no hay agua corriente y los residentes dependen de los camiones cisterna.

«A algunos padres no les gustaron los regalos y los niños mayores no estaban muy interesados», recordó. “Pero los niños pequeños están jugando con ellos. Pongamos una sonrisa en sus rostros».

Rosa Rodríguez, quien ayudó a Herrera a envolver los juguetes, dijo que estaba feliz con las figuras de acción porque ayudaron a los niños a «apreciar» la revolución socialista de Venezuela. Dijo que hace tres años recibió un apartamento gratis del gobierno en la urbanización remota donde se distribuyeron los juguetes.

Pero otros tenían puntos de vista menos favorables sobre los nuevos regalos. Belkis Bolívar, líder del sindicato de maestros más grande del país, describió los juguetes como una peligrosa pérdida de dinero.

READ  Venezuela: Tribunal Internacional dice que puede pronunciarse sobre disputa fronteriza entre Guyana y Venezuela

“Estos juguetes están cargados de ideología y están tratando de imponer un culto a la personalidad”, dijo. “Los niños que juegan con estos juguetes pueden comenzar a idolatrar a Maduro, como idolatran a Superman o Spider-Man”.

Dijo que en lugar de gastar dinero en juguetes «ideológicamente cargados», el gobierno debería arreglar las escuelas que no tienen electricidad y donde los salarios de los nuevos maestros son de menos de $20 al mes.

La vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez, dijo el domingo que el gobierno había comprado 13 millones de regalos para los niños de Venezuela, que tiene una población de solo 25 millones. No estaba claro cuántos de los obsequios eran figuras de acción de Super Bigote o su pareja, Cilita.

Después de la distribución de los regalos, algunos venezolanos también se burlaron del juguete en las redes sociales al compartir imágenes de Super Bigote y Cilita en poses incómodas.

“Los creadores de Super Bigote advierten que este juguete no es apto para niños”, escribió en Twitter el periodista y politólogo Pedro Pablo Peñaloza. “Produce hiperinflación, devaluación, migración masiva, escasez de alimentos”.

___

Manuel Rueda informó desde Bogotá, Colombia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *