¿Es la educación de adultos un escudo cerebral contra la demencia?

¿Es la educación de adultos un escudo cerebral contra la demencia?

Resumen: Los investigadores han descubierto un vínculo prometedor entre la educación de adultos y la reducción del riesgo de demencia. El estudio analizó datos del Biobanco del Reino Unido y encontró que las personas que participaban en cursos de educación para adultos tenían un 19% menos de probabilidades de desarrollar demencia.

El efecto protector no estaba únicamente relacionado con afecciones subyacentes como enfermedades cardiovasculares o mentales. Se necesitan estudios más rigurosos para confirmar estos hallazgos.

Aspectos principales:

  1. Las personas que asistieron a clases de educación para adultos tenían un 19% menos de riesgo de desarrollar demencia.
  2. La investigación analizó datos de 282.421 participantes del Biobanco del Reino Unido de entre 40 y 69 años.
  3. Si bien el estudio reveló efectos protectores de la educación de adultos sobre la inteligencia fluida y el razonamiento no verbal, no mostró efectos sobre la memoria visoespacial o el tiempo de reacción.

Fuente: Fronteras

¿Cómo podemos mantener nuestro cerebro en forma a medida que envejecemos? Se sabe que la actividad cognitiva regular, como los rompecabezas, el sudoku o algunos videojuegos en la mediana y la vejez, tiende a proteger contra el deterioro cognitivo y demencias como el Alzheimer.

Pero muchos de nosotros estamos en clases regulares de educación para adultos, por ejemplo, aprendiendo un idioma o una nueva habilidad. ¿Esta educación de adultos también se asocia con un menor riesgo de deterioro cognitivo y demencia?

Sí, según investigadores del Instituto de Desarrollo, Envejecimiento y Cáncer de la Universidad de Tohoku en Sendai, Japón, que lo han demostrado por primera vez, en un nuevo estudio realizado en Japón. Fronteras en las neurociencias del envejecimiento.

«Aquí demostramos que las personas que asisten a clases de educación para adultos tienen un menor riesgo de desarrollar demencia cinco años después», afirmó el Dr. Hikaru Takeuchi, primer autor del estudio. «La educación de adultos se asocia de manera similar con una mejor preservación del razonamiento no verbal a medida que aumenta la edad».

READ  Fauci rechaza el estudio de eficacia delta entre Moderna y Pfizer como guía para las inyecciones de refuerzo

Biobanco británico

Takeuchi y su coautor, el Dr. Ryuta Kawashima, profesor del mismo instituto, analizaron datos del Biobanco del Reino Unido, que contiene información genética, médica y de salud de alrededor de medio millón de voluntarios británicos, de los cuales 282.421 participantes fueron analizados para este estudio.

Estos habían estado matriculados entre 2006 y 2010, cuando tenían entre 40 y 69 años. En promedio, en el momento de este estudio habían sido seguidos durante siete años.

Según su genotipo en 133 polimorfismos de locus único (SNP) relevantes en su ADN, a los participantes se les asignó una «puntuación de riesgo poligénico» predictivo individual para la demencia. Los participantes indicaron si asistieron a cursos de educación para adultos, sin especificar asistencia, materia o nivel académico.

Los autores se centraron en los datos de la visita de inscripción y la tercera visita de evaluación, entre 2014 y 2018. En esas visitas, a los participantes se les aplicaron una variedad de pruebas psicológicas y cognitivas, como inteligencia fluida, memoria visuoespacial y tiempo de reacción.

El 1,1% de los participantes de la muestra desarrolló demencia durante el período de estudio.

Reducción del riesgo de desarrollar demencia.

Takeuchi y Kawashima demostraron que los participantes que asistieron a la educación de adultos en el momento de la inscripción tenían un riesgo 19% menor de desarrollar demencia que los participantes que no lo hicieron. Esto fue cierto tanto para los caucásicos como para los de otras etnias.

Es importante destacar que los resultados fueron similares cuando se excluyeron los participantes con antecedentes de diabetes, hiperlipidemia, enfermedades cardiovasculares, cáncer o enfermedades mentales. Esto significa que el menor riesgo observado no se debió exclusivamente a los participantes con demencia incipiente que no pudieron continuar con la educación de adultos debido a los síntomas de estas comorbilidades conocidas.

Los resultados también mostraron que los participantes que participaron en clases de educación para adultos mantuvieron su inteligencia fluida y su razonamiento no verbal mejor que sus compañeros que no lo hicieron. Sin embargo, la educación de adultos no afectó la retención de la memoria visoespacial ni el tiempo de reacción.

Se necesitan ensayos clínicos aleatorios

“Una posibilidad es que realizar actividades intelectuales tenga resultados positivos sobre el sistema nervioso, lo que a su vez podría prevenir la demencia. Pero el nuestro es un estudio observacional longitudinal, por lo que si existe una relación causal directa entre la educación de adultos y un menor riesgo de demencia, podría ser en ambos sentidos”, dijo Kawashima.

Takeuchi propuso realizar un ensayo clínico aleatorio para demostrar cualquier efecto protector de la educación de adultos.

«Esto podría tomar la forma de un estudio controlado en el que se anima a un grupo de participantes a participar en un curso de educación para adultos, mientras que al otro se le anima a participar en una intervención de control con interacción social equivalente, pero sin educación», dijo Takeuchi. .

Conozca esta noticia sobre educación e investigación sobre la demencia.

Autor: Mischa Dijkstra
Fuente: Fronteras
Contacto: Mischa Dijkstra – Fronteras
Imagen: La imagen está acreditada a Neuroscience News.

Investigacion original: Acceso libre.
Las personas que asisten a clases de educación para adultos tienen menor riesgo de demenciapor Hikaru Takeuchi et al. Fronteras en las neurociencias del envejecimiento


Abstracto

Las personas que asisten a clases de educación para adultos tienen menor riesgo de demencia

Introducción: Las actividades cognitivas en la mediana edad o en la vejez se asocian con una menor tasa de deterioro cognitivo posterior y un menor riesgo de demencia con el tiempo.

READ  Los astrónomos detectan un objeto misterioso que escupe polvo al espacio

Métodos: En este estudio, investigamos la asociación entre la participación en clases de educación para adultos y el deterioro cognitivo posterior y el riesgo de demencia a lo largo del tiempo después de ajustar la función cognitiva inicial y el riesgo genético de demencia, ajustando varias posibles variables de confusión, utilizando una gran cohorte de datos prospectivos de participantes. del estudio del Biobanco del Reino Unido seguido de 2006 a 2010.

Resultados: Los resultados revelaron que la participación en clases de educación para adultos al inicio del estudio se asoció con una mayor retención posterior de la puntuación de inteligencia fluida. Los modelos de riesgos proporcionales de Cox revelaron que los sujetos que participaron en cursos de educación para adultos tenían un riesgo significativamente menor de sufrir demencia cinco años después del inicio del estudio que aquellos que no lo hicieron al inicio.

Discusión: En este estudio, mostramos que la participación en la educación de adultos precedió a una mayor retención de inteligencia fluida posterior y a un menor riesgo de desarrollar demencia después de 5 años: esta asociación no cambió después de ajustar por la función cognitiva inicial o la predisposición genética a la demencia. En consecuencia, la participación en dichas clases podría reducir el riesgo de desarrollar demencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *