Familias venezolanas buscan respuestas sobre migrantes perdidos en el mar

Familias venezolanas buscan respuestas sobre migrantes perdidos en el mar

CARACAS (Reuters) – Las familias de los migrantes venezolanos desaparecidos en el Mar Caribe están pidiendo al gobierno que investigue la desaparición de sus seres queridos después de años de estancamiento.

Al menos 150 personas han desaparecido en relación con una serie de barcos hundidos entre la costa norte de Venezuela y las islas del Caribe desde 2015, según la Organización Internacional para las Migraciones de las Naciones Unidas.

Según Naciones Unidas, de al menos 7,3 millones de venezolanos que han huido de la crisis económica y social en su tierra natal, al menos 100.000 han viajado por mar a islas cercanas como Trinidad y Tobago, Aruba y Curazao.

«Pedimos celeridad, han pasado cuatro años (…) la investigación no continúa», dijo Johnny Romero, presidente de un grupo de defensa familiar de los 150 migrantes desaparecidos, mientras él y otras familias protestaban frente a la fiscalía. oficina . oficina en Caracas en junio.

Solo se ha encontrado un cuerpo de los nueve barcos hundidos entre los casos representados por el grupo, dijo Romero, cuyo hijo Jhonny de Jesús, de 27 años, desapareció junto con otras 32 personas cuando intentaban llegar a Curazao en 2019.

Los viajes por mar son una de las opciones más mortíferas para los migrantes desesperados que buscan nuevas oportunidades en todo el mundo, y miles de personas se ahogan cada año entre África y Europa a través de rutas que incluyen el Océano Atlántico y el Mar Mediterráneo.

No está claro si los cruces marítimos en el Caribe son más mortíferos que las rutas terrestres que llevan a los migrantes a través del peligroso Tapón del Darién, un tramo de selva que conecta Colombia y Panamá y que cruzan cientos de miles de personas cada año.

READ  10 datos sobre el Parque Nacional del Valle de Cuyahoga

Mientras cinco hombres han sido arrestados y esperan juicio en relación con el barco que transportaba al hijo de Romero, el desolado padre se hizo eco de los llamados de otras familias para que se investigue lo sucedido a sus familiares y conduzca a la condena de los responsables.

Ni la Fiscalía General ni la Armada respondieron a las preguntas de Reuters sobre las embarcaciones desaparecidas, los cargos contra los arrestados o el volumen de pasos ilegales, entre otros.

BUSCANDO RESPUESTAS

Los pasajeros, muchos de los cuales no saben nadar, suelen viajar de noche sin chalecos salvavidas, dijo a Reuters una persona familiarizada con el asunto.

Los pilotos del barco dejan a los pasajeros a unos 30 metros de la orilla, añadió la fuente. En Aruba, los migrantes tienen que escalar afloramientos rocosos de hasta cuatro metros de altura y muchos fracasan y se ahogan, dijeron, aunque sus cuerpos no han sido encontrados.

No hay investigaciones en Aruba o Curazao sobre el paradero de los migrantes venezolanos que desaparecieron durante las travesías marítimas, dijo a Reuters un funcionario familiarizado con el asunto.

«Lamentablemente no tenemos los datos de las personas sospechosas de estar desaparecidas porque no hemos encontrado ningún cuerpo», dijo Shalick Clement, portavoz de la Guardia Costera Holandesa del Caribe, que vigila las aguas de Aruba y Curazao.

La Guardia Costera de Trinidad y Tobago no respondió a las preguntas.

“Fuimos a Caracas a buscar respuestas”, dijo Ana Arias, ama de casa de 43 años cuya hija Luisannys Betancourt desapareció durante un viaje en barco en abril de 2019.

La embarcación fue encontrada abandonada en un islote, pero Luisannys no fue uno de los 10 ocupantes -de 38- que fueron rescatados.

READ  Venezuela vota en elecciones regionales bajo la mirada internacional

Las familias buscan «aclaraciones sobre los hechos, respuestas», dijo Carolina Bastardo, cuya hija embarazada y dos nietos viajaban en un barco que se hundió en mayo de 2019.

Los restos del barco, el Ana María, nunca fueron encontrados, mientras que un venezolano, que se cree que era el piloto, huyó de Granada antes de que se pudiera llevar a cabo una investigación, dijo la policía.

«Hemos vivido cuatro años llenos de silencio, de dolor; es desesperante», afirmó.

(Reporte de Vivian Sequera en Caracas, Tibisay Romero en Valencia y Mircely Guanipa en Maracay; escrito por Oliver Griffin)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *