Gobierno y oposición de Venezuela acuerdan procedimiento de apelación para candidatos excluidos de postularse a cargos públicos

Gobierno y oposición de Venezuela acuerdan procedimiento de apelación para candidatos excluidos de postularse a cargos públicos

El gobierno de Venezuela y una facción de la oposición acordaron un proceso mediante el cual los posibles candidatos presidenciales a quienes se les ha prohibido postularse pueden intentar revertir esa decisión.

CIUDAD DE MÉXICO — El gobierno de Venezuela y una facción de la oposición acordaron un proceso mediante el cual los posibles candidatos presidenciales a quienes se les ha prohibido postularse pueden intentar revertir esa decisión. El plazo para presentar un recurso de apelación expiró el viernes.

El acuerdo de octubre provocó un alivio de las sanciones en los sectores del petróleo, el gas y la minería. Pero el gobierno de Estados Unidos, consciente de que Maduro había violado acuerdos previamente, amenazó con cancelar parte de la ayuda si el gobierno venezolano no establecía un cronograma y un proceso para fines de noviembre para reinstalar rápidamente a todos los nominados.

El acuerdo anunciado el jueves requiere que los candidatos afectados apelen personalmente ante la sala electoral de la Corte Suprema de Venezuela, que está repleta de jueces leales al gobierno y que hace poco más de un mes suspendió el proceso electoral primario de la oposición.

Las medidas descritas en el acuerdo también colocan a los apelantes afectados bajo una orden cuasi-mordaza, prohibiéndoles incorporar “conceptos que sean ofensivos o irrespetuosos para las instituciones estatales” en sus apelaciones y declaraciones públicas.

El documento deja abierta la interpretación de lo que constituyen comentarios ofensivos o irrespetuosos. Tampoco hay un calendario en el que los jueces se pronunciarán sobre la solicitud, limitándose a afirmar que lo harán «de conformidad con los principios de celeridad, eficiencia y eficacia recogidos en la Constitución».

«Es realmente desconcertante, es muy sutil y bastante cómico en muchos sentidos», dijo Ryan Berg, director del programa de las Américas del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales con sede en Washington. «Hemos solicitado este proceso, pero esto equivale esencialmente a que Maduro nos diga cuándo en el futuro decidirá tomar una decisión ejecutiva sobre la prohibición de candidatos».

A pesar de la falta de claridad en el proceso, dijo Berg, parece probable que “será suficiente” para que la administración Biden retrase la revisión de las sanciones.

Machado, ex parlamentario y viejo enemigo del gobierno, ganó las primarias presidenciales de la oposición con más del 90% de los votos. El gobierno anunció una prohibición de 15 años contra Machado unos días después de que se registrara formalmente para postularse, pero pudo participar en las elecciones porque la operación fue organizada por una comisión que no recibió ayuda de las autoridades electorales venezolanas.

READ  Tres detenidos: "¡Cuba, sí!, ¡Menéndez, no!" - CÓDIGO ROSA

La campaña de Machado se negó a comentar el viernes sobre el proceso de apelación. Su prohibición implica fraude y violaciones fiscales y cargos de buscar sanciones económicas impuestas por Estados Unidos a Venezuela.

“El 22 de octubre, la gente se encargó de hacer un intento irracional de bloquearme”, dijo a sus seguidores el jueves antes de que se anunciara el acuerdo. “Lo único que me importa es lo que piensa la gente. A lo único que me dedico… es a construir esta fuerza ciudadana que derrote a Nicolás Maduro o a quien quieran poner en mi contra”.

Un grupo respaldado por las Naciones Unidas que investiga abusos contra los derechos humanos en Venezuela a principios de este año dijo que el gobierno de Maduro ha intensificado sus esfuerzos para limitar las libertades democráticas antes de las elecciones de 2024. Eso incluye someter a algunos políticos, defensores de los derechos humanos y otros que se oponen a detenciones, vigilancia y amenazas. campañas de desprestigio y procesos penales arbitrarios.

Las negociaciones entre el gobierno de Maduro y la opositora Plataforma Unida, respaldada por Estados Unidos, comenzaron en 2021 en la Ciudad de México con la mediación de diplomáticos noruegos. Pero el diálogo se estancó en varios puntos.

Desde el principio, Maduro ha pedido a Estados Unidos que levante las sanciones económicas y libere los fondos venezolanos retenidos en el exterior. La oposición ha buscado garantías para las elecciones para evitar condiciones en votaciones anteriores que se habían considerado ampliamente favorables a los candidatos progubernamentales.

___

Siga la cobertura de AP sobre América Latina y el Caribe en https://apnews.com/hub/latin-america

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *