Funcionarios estadounidenses viajan a Venezuela para discutir «agenda bilateral»

Una delegación estadounidense llegó este lunes silenciosamente a Venezuela para discutir una «agenda bilateral» y «mantener las conversaciones» iniciadas en marzo, confirmó el presidente Nicolás Maduro.

Maduro anunció en la televisión nacional VTV que Jorge Rodríguez, presidente de la Asamblea Nacional y negociador del Gobierno en las conversaciones con la oposición, ha recibido una «importante delegación» del Gobierno estadounidense, sin dar más detalles.

“Mientras hablamos, Jorge Rodríguez recibe a una delegación del gobierno de EE. UU. que llegó a Venezuela hace un par de horas y está trabajando para mantener las conversaciones que iniciamos en marzo y la agenda bilateral entre EE. UU. y Venezuela”, dijo Maduro. «Él está en una reunión con ellos en este momento».

Anteriormente, CNN citó a un portavoz del Departamento de Estado de EE. UU. diciendo que los funcionarios habían viajado “para discutir sobre el bienestar y la seguridad de los ciudadanos estadounidenses en Venezuela”.

Tras el inicio del conflicto en Ucrania en febrero, Washington envió una delegación de alto nivel a Caracas con el objetivo de alejar a Caracas de Moscú, discutiendo la flexibilización de las sanciones estadounidenses al petróleo venezolano.

La Casa Blanca confirmó la reunión, pero dijo que las conversaciones se centraron en la «seguridad energética» de Estados Unidos debido al aumento de los precios del petróleo tras el conflicto en Ucrania.

Como gesto de buena voluntad, Venezuela liberó a dos estadounidenses detenidos en el país al término de las conversaciones, aunque en ese momento no se había llegado a ningún acuerdo.

Washington siguió en mayo al anunciar el alivio de las sanciones limitadas, incluida la vinculada a la multinacional petrolera estadounidense Chevron.

READ  Venezuela ve aumentar las exportaciones de petróleo a pesar de las sanciones de EE. UU.

Estados Unidos impuso varias rondas de sanciones paralizantes contra el país después de que Maduro fuera reelegido en 2018 para un segundo mandato en una votación boicoteada por la oposición.

Para derrocar a Maduro, la Casa Blanca reconoció a un líder opositor leal a Washington, Juan Guaidó, como presidente interino.

Desde entonces, Maduro ha recibido un importante apoyo de países como Rusia e Irán para poder seguir exportando petróleo a pesar de las sanciones.

A pesar de las sanciones ilegales de Estados Unidos, Teherán ha enviado varios envíos de gasolina a Venezuela para ayudarla a superar la escasez de combustible en 2020, así como equipos para ayudar a la petrolera estatal PDVSA a reparar sus refinerías en ruinas.

Tanto Irán como Venezuela han logrado resistir las presiones económicas de sanciones sin precedentes al encontrar gradualmente formas de eludirlas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.