Hombre cocina manjares para los hambrientos en Caracas

Un ejecutivo de publicidad en Venezuela encontró una nueva oportunidad de vida después de que la crisis del país lo obligara a cerrar la empresa que dirigía en la capital, Caracas.

Andrés Burgos, de 55 años, se molestó cuando tuvo que despedir a decenas de empleados debido a la caída de ingresos y la desaparición de empresas.

Y su mundo ha comenzado a cerrarse con muchos de sus familiares que huyen de Venezuela en busca de una vida mejor en el extranjero.

Pero ahora ha convertido sus dificultades en una misión para ayudar a algunos de los residentes más vulnerables de la capital cocinando comida para las personas que viven y duermen en la calle.

Cinco días a la semana, se levanta antes del amanecer y entra en la cocina de su casa para cocinar arepas, los tradicionales pasteles a base de maíz que son el pan y la mantequilla de los venezolanos, especialmente los pobres.

Ella apila los pasteles con rellenos sabrosos y nutritivos como jamón, pollo, lentejas y zanahorias, y luego se sube a su bicicleta para distribuirlos.

Para algunas personas que normalmente sobreviven hurgando en pilas de basura en busca de trozos de comida, esa es la única comida que tendrán ese día.

Burgos llama a su proyecto BiciArepazo, que se traduce aproximadamente como Bike Arepas.

Comenzó poco a poco con su dinero hace un año, repartiendo arepas de camino al trabajo.

Pero cuando en marzo se impusieron estrictas medidas de cuarentena para combatir el coronavirus, aumentó la cantidad de personas sin hogar e incluso personas bien vestidas que vio cavando en la basura.

Fue entonces que Burgos pasó de 20 arepas diarias a 150, gracias al apoyo de familiares y amigos del tejido empresarial.

READ  ¿Reemplazarás a Magda? Andrea Legarreta intentaría hacerse cargo de la producción de 'Hoy'

“Me apasiona esto”, dice. “No gano dinero, pero siempre lo hago con una sonrisa. Ese es todo el pago que necesito”.

Burgos también hace sonreír a las personas que conoce todos los días.

Luis Miguel Yajure, de 25 años, perdió su trabajo a principios de año y lleva ocho meses viviendo en la calle.

Dijo que las dos arepas que le dio Burgos eran probablemente las únicas cosas que comería ese día.

Gracias a Burgos, dijo, no necesitaría buscar comida en el vertedero.

“Ese hombre no nos pide nada”, dijo Yajure. “Una arepa así, hecha con amor y calidez”.

Esta historia no fue editada por www.republicworld.com y se genera automáticamente a partir de un feed sindicado.

(Descargo de responsabilidad: esta historia no fue editada por www.republicworld.com y se genera automáticamente a partir de un feed sindicado).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *