Juan Guaido se prepara para perder su escaño en Venezuela

Juan Guaidó levanta la mano durante una sesión de la Asamblea Nacional en noviembre – CRISTIAN HERNANDEZ / AFP

Cuando Juan Guaidó levantó la mano derecha y simbólicamente asumió el cargo de presidente interino de Venezuela hace casi dos años, las decenas de miles que presenciaron una calle principal de Caracas se regocijaron.

Mientras el himno nacional del país, “Gloria a la gente valiente”, sonaba por los altavoces, algunos levantaron la mano en señal de victoria, llorando y abrumados por la emoción.

La hilera de alarmas en los siguientes días que comunicaban que otro país había reconocido al de 35 años como el líder legítimo del país pareció confirmar su certeza de que Nicolás Maduro pronto se vería obligado a abandonar el palacio presidencial.

Pero dos años después, Maduro permanece en el poder con total control. Y después de las elecciones parlamentarias del domingo, esa declaración probablemente se derrumbará por completo cuando pierda su escaño y, por lo tanto, su pretensión como presidente legítimo de Venezuela.

Incluso puede perder su libertad.

Con el fin del mandato de Guaidó, también lo hará su inmunidad parlamentaria. Maduro puede sentirse animado a detener al líder de la oposición u obligarlo a salir del país.

Diosdado Cabello, candidato en las próximas elecciones a la Asamblea Nacional, en pelea con el presidente de Venezuela Nicolás Maduro

En una señal amenazante de la desintegración del apoyo internacional de Guaidó, su corresponsal en el Reino Unido, Vanessa Neumann, anunció su renuncia a su cargo el martes, aparentemente abandonando el barco antes de que se hundiera por completo.

“Mi afecto y mi vínculo con el Reino Unido siempre serán profundos”, dijo Neumann al Sunday Telegraph. “Esta no es una elección que nadie en el mundo occidental reconocería”, agregó.

Guaidó prometió que continuará la actual legislatura, citando una vaga teoría jurídica de “continuidad constitucional”. Las afirmaciones son diferentes para llevarlo lejos.

READ  Los socialistas en el gobierno venezolano cierran la omnipotente asamblea legislativa

Para Maduro, las elecciones ofrecen la oportunidad de declarar la victoria en una lucha por el poder que se ha prolongado durante demasiado tiempo. En las calles, los aliados de Maduro han lanzado una agresiva ofensiva terrestre y mediática que sugeriría que la votación es una carrera competitiva. La televisión estatal transmite estridentes manifestaciones gubernamentales que se llevan a cabo en todo el país.

“Vayamos juntos a votar por Venezuela, todos juntos salvaremos la Asamblea Nacional”, cantan los astros del pop Chucho y Omar Acedo en el coro de un humber pegadizo que parece dar vueltas en la radio y la televisión y desde los parlantes de los camiones que circulan por las calles. calles.

Dando a la elección una apariencia de legitimidad, cientos de candidatos que se identificaron como opositores a Maduro se han alistado desafiando el boicot a Guaidó. El consejo electoral pro-régimen del país ha prohibido a políticos prominentes de un puñado de partidos tradicionales de oposición.

Algunas encuestas muestran que solo el 14% de los venezolanos tiene la intención de votar.

“Este no es un voto democrático y no hay derechos garantizados en este país”, dijo al Sunday Telegraph Lauren Caballero, una de las pocas candidatas de la oposición. “Si no hay condiciones justas, las conquistaremos, pero no quedándonos al margen”.

& nbsp;  Vanessa Neumann ha abandonado la causa de Guaidó & nbsp;
Vanessa Neumann se ha retirado de la causa de Guaidó

Esta semana, Caballero realizó una campaña en barrios de clase trabajadora en su ciudad natal del estado de La Guaira en la costa del país. Un puñado de jóvenes simpatizantes de la batería atrajeron a los vecinos a sus puertas donde Caballero ofreció su tono.

READ  Celia Lora revela los peores fracasos que tuvo en la cama: VIDEO

“No tenemos agua ni luz, pero aquí están pidiendo votos nuevamente”, dijo Carmen Mile, una desempleada que tiene cuatro hijos.

La crisis económica del país solo ha empeorado en los dos años desde que Guaidó se declaró presidente. Tres años continuos de hiperinflación han devastado los ingresos. Actualmente, con un salario mínimo mensual, solo compras un kilo de pasta. Más de 5 millones han huido del país desde que comenzó la crisis en 2013. La infraestructura del país se está derrumbando, lo que significa que muchos pasan meses sin agua corriente.

Un estudio reciente publicado por las principales universidades del país encontró que en las comunidades vulnerables, el 100% de los residentes viven con inseguridad alimentaria. “El que no vota, no come, porque el que no vota, no habrá comida”, se rió Diosdado Cabello, número dos del régimen, durante una manifestación en el centro de Venezuela.

Decenas de miles se han vuelto adictos a la entrega esporádica de cajas de comida por parte del gobierno para sobrevivir a la crisis. Maduro ha prometido un “premio especial” para las comunidades con mayor participación. Mile, la mujer visitada por el candidato opositor disidente en la costa, dijo que pretende votar pero no especificó por quién. Sobrevive de los subsidios del gobierno y del dinero de los trabajos ocasionales de sus hijos. “Es imprescindible, solo lo digo”, dijo.

Información adicional de Daniel Blanco Paz e Ivanna Laura en La Guaira, Venezuela

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *